El ar­tis­ta uru­gua­yo se­rá ju­ra­do en la Bie­nal del Car­tel

Scla­vo ha­bla so­bre su ex­pe­rien­cia co­mo di­se­ña­dor grá­fi­co y pin­tor, an­tes de su lle­ga­da a Bo­li­via el si­guien­te año, pa­ra ser par­te del ju­ra­do in­ter­na­cio­nal del BICeBé.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MA­RÍA JO­SÉ FERREL Pe­rio­dis­ta

Fi­del Scla­vo es un ar­tis­ta uru­gua­yo par­te de los nue­ve ju­ra­dos que lle­ga­rán a Bo­li­via el pró­xi­mo año ba­jo la mi­sión de ele­gir a los mejores car­te­les de la con­vo­ca­to­ria in­ter­na­cio­nal que lan­zó la Bie­nal del Car­tel Bo­li­via ( BICeBé) 2019.

La di­ver­si­dad es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la BICeBé. Ade­más del cir­cui­to iti­ne­ran­te de las obras que pa­san por Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz, la ju­ra prin­ci­pal se rea­li­za en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te ( MNA), don­de jun­to a Scla­vo ten­drán la di­fí­cil ta­rea de se­lec­cio­nar el car­tel ga­na­dor otros ar­tis­tas co­mo son Rik­ke Han­sen ( Di­na­mar­ca), Meh­di Saee­di ( Irán y Es­ta­dos Uni­dos), Dai­su­ke Kas­hi­wa ( Ja­pón), Joan­na Górs­ka ( Po­lo­nia), Ma­li­ka Fa­vre ( Fran­cia), Ki­ko Far­kas ( Bra­sil), Em­met Smith ( EEUU) y Cynt­hia Pa­ti­ño ( Bo­li­via).

Scla­vo es pin­tor y di­se­ña­dor grá­fi­co, es­tu­dió for­mal­men­te Ar­qui­tec­tu­ra, ca­rre­ra que abandonó un po­co an­tes de re­ci­bir­se, tam­bién se for­mó con Mil­ton Gla­ser en la School of Vi­sual Arts en Nueva York ( EEUU).

Aun­que Scla­vo nun­ca es­tu­vo en Bo­li­via, fue par­te de al­gu­nas mues­tras de car­te­les, creó al­gu­nos so­bre la Cul­tu­ra de la Fe­li­ci­dad y fue par­te tam­bién del Ho­me­na­je rea­li­za­do a Um­ber­to Eco en la ver­sión 2017 de la Bie­nal. “Es una Bie­nal que ha ido cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te a tra­vés de es­tos años y es mo­ti­vo de ale­gría. (…) Co­noz­co el de­sa­rro­llo de la Bie­nal a tra­vés de va­rios co­le­gas”, apun­tó des­de la ca­pi­tal por­te­ña.

El ar­tis­ta con­ver­só con Los Tiem­pos so­bre al­gu­nos ám­bi­tos de su tra­ba­jo pe­ro de­jó va- rias te­má­ti­cas pen­dien­tes pa­ra pro­fun­di­zar so­bre su obra pa­ra cuan­do lle­gue al país en no­viem­bre del pró­xi­mo 2019.

- Eres di­se­ña­dor, ilus­tra­dor y di­bu­jan­te. A los pe­rio­dis­tas nos en­can­ta en­ca­si­llar y po­ner eti­que­tas. ¿ Có­mo te de­fi­nes?

- A tu lis­ta, po­dría­mos agre­gar que ade­más soy pin­tor, lo que tam­bién es otra fa­ce­ta le­ve­men­te dis­tin­ta, o más par­ti­cu­lar, que fun­cio­na ba­jo “otros dio­ses” por de­cir al­go. Pe­ro me in­tere­sa ese lí­mi­te en­tre una co­sa y otra. Tra­ba­jar en esa fron­te­ra don­de el di­se­ño se fun­de con la ilus­tra­ción o la pin­tu­ra. Don­de to­mas lo que más te con­vie­ne de ca­da la­do se­gún la oca­sión. Y más aún: de la li­te­ra­tu­ra, la fotografía, la música. Es­tá cla­ro que to­dos so­mos un com­pen­dio de mu­chas co­sas, una ma­de­ja lle­na de ex­pe­rien­cias de to­do ti­po, que no son so­la­men­te vi­sua­les. Por lo cual, a ve­ces, un afi­che pue­de ape­lar a otras vi­ven­cias, don­de lo vi­sual tra­ba­je co­mo dis­pa­ra­dor de otras ideas o aso­cia­ción de con­cep­tos, al igual que la mag­da­le­na de Proust que te lle­va ha­cia otro la­do y otra épo­ca, un es­ce­na­rio don­de el es­pec­ta­dor pue­da ter­mi­nar de com­ple­tar, ha­cer su ca­mino pro­pio que lo lle­ve al mis­mo lu­gar que otros pe­ro a su ma­ne­ra, y se sien­ta de al­gún mo­do in­te­gra­do a eso que es­tá mi­ran­do.

- ¿ Qué es lo que te in­tere­sa — en cuan­to a lo vi­sual— en es­tos mo­men­tos de tu ca­rre­ra?

- Siem­pre me ha in­tere­sa­do esa con­vi­ven­cia en­tre dis­ci­pli­nas, no que­dar ata­do a nin­gu­na de ellas ni per­te­ne­cer a nin­gún club es­tric­to o rí­gi­do en ad­mi­tir a sus so­cios. Vi­vir en la fron­te­ra y sin do­cu­men­tos, me­ta­fó­ri­ca­men­te. Me pa­re­ce que — en va­rias oca­sio­nes— el diá­lo­go en­tre una co­sa y otra, sue­le ser lo que ter­mi­na en­ri­que­cien­do el tra­ba­jo fi­nal. Fun­cio­nar con ca­be­zas di­fe­ren­tes, se­gún el día, el mo­ti­vo y el tra­ba­jo a se­guir.

- ¿ Cuál es tu lec­tu­ra so­bre el di­se­ño y la in­dus­tria crea­ti­va de la re­gión?

- Des­de ha­ce va­rios años, me pa­re­ce que el di­se­ño en Amé­ri­ca La­ti­na ha to­ma­do un em­pu­je de enor­me vi­gor, to­tal­men­te ne­ce­sa­rio y es­pe­ra­do. Pues siem­pre ha­bía es­ta­do ahí, pe­ro aca­so no te­nía la di­fu­sión me­re­ci­da que siem­pre es ne­ce­sa­ria pa­ra to­mar con­fian­za y desa­rro­llar­se, cre­cer, ilu­mi­nar­se a sí mis­mo y a los de­más.

En es­ta épo­ca de glo­ba­li­za­ción, es cier­to que en par­te pue­den bo­rrar­se un po­co las di­fe­ren­cias en­tre un di­se­ño de cual­quier par­te del mun­do, pe­ro eso es lo que su­ce­de en me­nor pro­por­ción. Siem­pre hay al­go que va por de­trás, que pa­re­ce que no, pe­ro ter­mi­na sien­do muy re­pre­sen­ta­ti­vo del di­se­ño de ca­da lu­gar y ha­bla por sí mis­mo. A ve­ces con un vo­lu­men más ba­jo y otras ve­ces a un so­ni­do que se per­ci­be des­de le­jos.

- ¿ Qué pien­sas so­bre es­tos even­tos vi­sua­les, aca­dé­mi­cos y cul­tu­ra­les? ¿ Cuál crees que es su im­por­tan­cia?

- Siem­pre es un lu­gar de en­cuen­tro en­tre co­le­gas, alum­nos y pú­bli­co, don­de el re­sul­ta­do ter­mi­na sien­do su­ma­men­te ri­co, ins­pi­ra­dor, re­mo­ve­dor y fer­men­tal en to­dos sus as­pec­tos. Lo más lin­do que es­tos even­tos sue­len te­ner — co­mo to­do en­cuen­tro— es que más allá de lo pro­gra­ma­do, hay una par­te enor­me que no sa­bes qué va a su­ce­der y te sor­pren­de. Eso es lo que ha­ce mo­ver la rue­da.

- Di­cen que to­da se­lec­ción siem­pre es ar­bi­tra­ria. En cuan­to al rol de ser “ju­ra­do”, ¿ qué pro­pues­tas grá­fi­cas y vi­sua­les te in­tere­san?

- Una de las co­sas más lin­das que tie­ne siem­pre ser ju­ra­do es en­con­trar tra­ba­jos ex­tra­or­di­na­rios, que no sa­bes có­mo lle­ga­ron allí. Pues aun en la peor de las hi­pó­te­sis, en al­gu­nas oca­sio­nes don­de el vien­to no vie­ne a fa­vor y el ni­vel pue­da ser más ba­jo que otros, por lo ge­ne­ral su­ce­de que hay al me­nos un par de tra­ba­jos que se des­pren­den no­to­ria­men­te y son de una ca­li­dad ines­pe­ra­da, y a ve­ces ex­tra­or­di­na­ria. Es una suer­te de cli­ché de­cir­lo, pe­ro tam­bién es cier­to que ter­mi­nas apren­dien­do al­go de esa ener­gía, de ese tra­ba­jo que to­da­vía no tie­ne ma­nie­ris­mos, es­ti­los de­ter­mi­na­dos o una fir­ma re­co­no­ci­ble de­trás.

“Siem­pre me ha in­tere­sa­do esa con­vi­ven­cia en­tre dis­ci­pli­nas, no que­dar ata­do a nin­gu­na de ellas ni per­te­ne­cer a nin­gún club es­tric­to o rí­gi­do en ad­mi­tir a sus so­cios” La in­quie­tud, o el flu­jo/ mo­vi­mien­to cons­tan­te, es lo que ca­rac­te­ri­za a Scla­vo, quien ade­más de Mon­te­vi­deo vi­vió en Nueva York, Bar­ce­lo­na y des­de ha­ce 13 años cru­zó el Río de La Pla­ta pa­ra ins­ta­lar­se en Bue­nos Ai­res ( Ar­gen­ti­na), des­de don­de desa­rro­lla su tra­ba­jo.

Ar­tis­ta. El pin­tor y di­se­ña­dor que lle­ga­rá a Bo­li­via el pró­xi­mo año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.