Crí­ti­ca de ar­te en Bolivia ¿ Una prác­ti­ca sin ri­gor ni fun­da­men­tos?

Ar­tis­tas y re­se­ñis­tas ha­blan de la ne­ce­si­dad de una crí­ti­ca pa­ra las ar­tes na­cio­na­les y de las fa­len­cias con las que se en­fren­tan des­de am­bas ca­ras de la mo­ne­da.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID

Al es­ti­lo de los co­men­ta­ris­tas del Show de los Mup­pets, Statler y Wal­dorf, la crí­ti­ca de ar­te en nues­tro país pue­de lle­gar a te­ner tin­tes bur­les­cos y desatar con­tien­das que lle­gan a ser has­ta in­fan­ti­les en re­des so­cia­les e in­clu­so en­tre me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Qui­zás uno de los ma­yo­res pro­ble­mas es que no exis­ten ver­da­de­ros crí­ti­cos, só­lo co­men­ta­ris­tas que se pue­den de­jar lle­var por sus afec­tos y odios. Lec­tu­ras & Ar­te con­ver­só con al­gu­nos ar­tis­tas y “re­se­ñis­tas” de nues­tro me­dio pa­ra ana­li­zar es­ta es­ca­sa y ne­ce­sa­ria prác­ti­ca pa­ra el ar­te bo­li­viano.

“Es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta que la crí­ti­ca es fun­da­men­tal en to­do ar­te y que si bien pue­de ma­ni­fes­tar­se co­mo un me­ca­nis­mo re­for­ma­dor y re­pre­sor, tam­bién pue­de pre­sen­tar un com­po­nen­te la­ten­te de eman­ci­pa­ción, in­clu­si­ve pa­ra los mis­mos ar­tis­tas al otor­gar­les los ele­men­tos teó­ri­cos pa­ra su des­plie­gue”, ex­pli­ca Mi­re­ya Sán­chez Eche­va­rría, do­cen­te In­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des UMSS, quien ade­más ha rea­li­za­do es­tu­dios so­bre crí­ti­ca.

Pen­sar en una ca­rre­ra de crí­ti­ca en nues­tro país se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil, te­nien­do en cuen­ta que ape­nas exis­ten las ca­rre­ras de ar­te, pe­ro la prác­ti­ca de la re­se­ña se es­tá ha­cien­do po­pu­lar y ca­da vez son más los me­dios que le dan un es­pa­cio a la opi­nión de “en­ten­di­dos”, de al­gu­na ma­ne­ra, en las ar­tes.

Por su par­te, el es­cri­tor Ho­me­ro Car­val­ho di­ce que en Bolivia exis­te crí­ti­ca li­te­ra­ria, sin em­bar­go, es eli­tis­ta y muy po­co pu­bli­ca­da.

“La Ca­rre­ra de Li­te­ra­tu­ra de la UMSA pu­bli­ca de vez en cuan­do un li­bro en la co­lec­ción ‘ La crí­ti­ca y el au­tor’ no es su­fi­cien­te, tie­ne que ser más am­plia e in­clu­si­va, no so­la­men­te a sus ami­gos. Lo que nos ha­ce fal­ta son más re­se­ñas li­te­ra­rias. La re­se­ña, a di­fe­ren­cia de la crí­ti­ca que es un en­sa­yo y tie­ne que ser es­cri­to por un ex­per­to, por lo ge­ne­ral li­te­ra­tos, li­cen­cia­dos en li­te­ra­tu­ra o fi­lo­so­fía y le­tras, es un tex­to bre­ve que bus­ca se­ña­lar los ras­gos más destacados de una obra li­te­ra­ria, sin pro­fun­di­zar en el aná­li­sis de la es­truc­tu­ra, las téc­ni­cas o bus­car los erro­res que ha­ya co­me­ti­do el au­tor en la es­cri­tu­ra de la mis­ma”, co­men­ta Car­val­ho. Ade­más, in­di­ca que al­gu­nos con­fun­den el aná­li­sis crí­ti­co de la obra con el ata­que “ad ho­mi­nem” al au­tor y pa­ra ello usan tam­bién las re­des so­cia­les y/ o los pan­fle­tos pa­sa­dos de mo­da, en los que se las dan de dis­cí­pu­los de Char­les Lynch, in­ten­tan­do lin­char a sus su­pues­tos enemi­gos que en la ma­yo­ría de los ca­sos ni se dan por en­te­ra­dos.

Res­pec­to a la crí­ti­ca al ar­te con­tem­po­rá­neo, que nor­mal­men­te des­pier­ta po­lé­mi­ca por sus par­ti­cu­la­ri­da­des, Sán­chez Eche­va­rría co­men­ta que “un crí­ti­co - cu­ya la­bor es dis­tin­ta a la del his­to­ria­dor o al teó­ri­co del ar­teen la ac­tua­li­dad y da­da la com­ple­ji­dad del ar­te de­be ma­ne­jar­se con sol­tu­ra en el cam­po de las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas ta­les co­mo la his­to­ria del ar­te, la es­té­ti­ca, la se­mióti­ca, la an­tro­po­lo­gía, la psi­co­lo­gía, in­cor­po­ran­do in­clu­si­ve co­no­ci­mien­tos de las nue­vas téc­ni­cas y tec­no­lo­gías usa­das por los ar­tis­tas que con­tri­bu­yen a ge­ne­rar un dis­cur­so más ri­co y com­ple­jo. To­man­do en con­si­de­ra­ción lo di­cho, en el me­dio ad­mi­ro en pri­me­ra ins­tan­cia la crí­ti­ca de Ra­mi­ro Ga­ra­vi­to y los es­fuer­zos de Ale­jan­dra Do­ra­do y Ro­dri­go Ra­da en el tra­ba­jo de for­ma­ción. La­men­ta­ble­men­te, por otro la­do, per­ci­bo que abun­dan opi­nio­nes po­co in­for­ma­das que no lle­gan al es­ta­tu­to de crí­ti­ca, la

“Al­gu­nos con­fun­den el aná­li­sis crí­ti­co de la obra con el ata­que “ad ho­mi­nem” al au­tor y pa­ra ello usan tam­bién las re­des so­cia­les”.

ma­yo­ría in­fluen­cia­das por Ave­li­na Les­per, que desahu­cian el ar­te pos­mo­derno ba­jo pre­cep­tos del mo­der­nis­mo, des­con­tex­tua­li­za­das de las obras y ba­jo a un es­ti­lo su­per­fi­cial y vi­ru­len­to”.

Abrir el diá­lo­go

Si bien uno de los crí­ti­cos más ho­nes­tos y de­ci­si­vos pa­ra la obra de un ar­tis­ta es el mis­mo pú­bli­co, hay que to­mar en cuen­ta que las ar­tes es­tán en cons­tan­te desa­rro­llo y trán­si­to, por lo tan­to, la crí­ti­ca pue­de te­ner un pa­pel re­le­van­te co­mo víncu­lo en­tre los que crean y los que con­su­men ar­te.

“Creo que so­mos un país que no quie­re crí­ti­ca, por­que pen­sa­mos en és­ta co­mo si se pen­sa­ra en un cri­ti­cón, pe­ro ne­ce­si­ta­mos una crí­ti­ca que va­ya más allá de lo per­so­nal y se ha­ga con fun­da­men­tos. Pien­so que el ar­te de­be ana­li­zar­se des­de su épo­ca y con­tex­to y que los ar­tis­tas no pue­den ser só­lo re­pe­ti­do­res de for­mas del pa­sa­do. El ar­tis­ta aho­ra es muy po­lí­ti­co y so­cial, creo que la crí­ti­ca de­be exis­tir a par­tir de eso”, di­ce la ar­tis­ta Ale­jan­dra Do­ra­do, pa­ra quien es im­por­tan­te en­con­trar un diá­lo­go en­tre los ar­tis­tas y la crí­ti­ca, pa­ra que és­ta úl­ti­ma lo­gre leer la pro­pues­ta del ar­tis­ta y ha­cer­le una re­tri­bu­ción.

“Creo que en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no exis­te crí­ti­ca pa­ra na­da, si ni si­quie­ra te­ne­mos pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, hay muy po­cas per­so­nas que pue­dan es­cri­bir so­bre va­rios te­mas, en las uni­ver­si­da­des no te­ne­mos es­pe­cia­li­da­des en pe­rio­dis­mo”, co­men­ta Do­ra­do y ha­ce én­fa­sis en que es muy im­por­tan­te for­mar­se en teo­ría del ar­te.

Del otro la­do del ca­mino

Mi­jaíl Mi­ran­da ha­ce re­se­ñas con gui­ño de crí­ti­ca a ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas co­mo el tea­tro y el ci­ne, tie­ne un blog que se lla­ma Bang Bang y tam­bién es pu­bli­ca­do en me­dios im­pre­sos. Res­pec- to a si los ar­tis­tas bo­li­via­nos es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir crí­ti­cas, ase­gu­ra que “de­pen­dien­do de cuán fa­vo­ra­ble o des­fa­vo­ra­ble les sea la crí­ti­ca ( ri­sas). Es ob­vio que ha­ya cier­to uti­li­ta­ris­mo en las crí­ti­cas po­si­ti­vas, lo que no se en­tien­de mu­cho es la vi­ru­len­cia con la que reac­cio­nan los ar­tis­tas an­te las crí­ti­cas ne­ga­ti­vas. Y no só­lo ellos, sino to­do su círcu­lo in­me­dia­to que sue­len ser re­fe­ren­tes en el ám­bi­to cul­tu­ral, lo que pro­pi­cia un cin­tu­rón de pro­tec­ción que in­va­li­da y juz­ga cual­quier voz di­si­den­te”.

Mi­ran­da pa­ra­fra­sea a Bor­dieu y ase­gu­ra que la crí­ti­ca es un de­por­te de com­ba­te.

“Creo que hay ar­tis­tas que sí sa­ben re­ci­bir crí­ti­cas, son un sec­tor re­du­ci­do, las­ti­mo­sa­men­te, pe­ro exis­ten. Es alu­ci­nan­te, por­que pro­mue­ven un diá­lo­go a par­tir de sus crea­cio­nes, que es, fi­nal­men­te, el ob­je­ti­vo que per­si­gue cual­quier ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. El pro­ble­ma con el res­to es que, al pa­re­cer, ejer­cen el ofi­cio ar­tís­ti­co con un áni­mo de sa­tis­fac­ción per­so­nal, lo cual es com­ple­ta­men­te de­lez­na­ble. A otros, por lo que he po­di­do ver en es­te tiem­po, les cues­ta tan­to aca­bar su obra que la tie­nen bien en­car­na­da y de­fien­den su tra­ba­jo co­mo a un hi­jo”, di­ce.

Statler y Wal­dorf, los “vie­jos cri­ti­co­nes” de Los Mup­pets.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.