Co­men­ta­rio so­bre la pe­lí­cu­la “Lo­ca­men­te mi­llo­na­rios”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE Ci­neas­ta y en­sa­yis­ta

¿ Có­mo se ex­pli­ca el éxi­to mun­dial que ha ob­te­ni­do “Lo­ca­men­te mi­llo­na­rios”? Se tra­ta de una cin­ta que no tie­ne nin­gún acier­to na­rra­ti­vo re­le­van­te y que sin em­bar­go ha ga­na­do el fa­vor del pú­bli­co y ha re­ci­bi­do am­plios elo­gios de par­te de la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da.

Al­guien po­dría de­cir que lo in­tere­san­te se en­cuen­tra en que cons­ti­tu­ye una prue­ba más de la glo­ba­li­za­ción del ci­ne, ya que se tra­ta de un film fi­nan­cia­do por un es­tu­dio nor­te­ame­ri­cano, pe­ro rea­li­za­do en el Asia con ac­to­res de es­te ori­gen, pe­ro ni si­quie­ra es­to es una no­ve­dad ya que en los úl­ti­mos años Net­flix ha vuel­to es­te mo­de­lo mo­ne­da co­rrien­te.

El “olor” de la ri­que­za

Lo más in­tere­san­te de la cin­ta, por lo pun­tual, pe­ro a su vez en­ga­ño­so, es la fra­se de Na­po­león con que se abre: “Cuan­do Chi­na se des­pier­te el mun­do tem­bla­ra”. En la me­di­da en que el me­tra­je avan­za, nos da­mos cuen­ta de que el rea­li­za­dor no se re­fie­re ni a la geo­po­lí­ti­ca, ni a la acu­mu­la­ción de po­de­río mi­li­tar, y ni si­quie­ra al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por par­te del gi­gan­te asiá­ti­co. La his­to­ria nos habla de los mul­ti­mi­llo­na­rios chi­nos, que en es­te ca­so ni si­quie­ra vi­ven allí, sino que ge­ne­ra­cio­nes atrás fi­ja­ron re­si­den­cia en Sin­ga­pur; ese pe­que­ño en­cla­ve asiá­ti­co del ul­tra­ca­pi­ta­lis­mo.

En to­do ca­so el de­ta­lle tie­ne cohe­ren­cia con el desa­rro­llo pos­te­rior del ar­gu­men­to. Al­gu­nos teó­ri­cos con­tem­po­rá­neos ase­gu­ran que los mi­llo­na­rios de hoy ya no tie­nen pa­tria. Son nó­ma­das que van de país en país, bus­can­do ven­ta­jas lo­gís­ti­cas o im­po­si­ti­vas. Un ejem­plo real es el de Eduar­do Sa­ve­rin, un mi­gran­te bra­si­le­ño que se hi­zo mul­ti­mi­llo­na­rio gra­cias a Fa­ce­book en Es­ta­dos Uni­dos y lue­go re­nun­cio a la na­cio­na­li­dad nor­te­ame­ri­ca­na a fin de pa­gar me­nos im­pues­tos, ra­di­cán­do­se pre­ci­sa­men­te en Sin­ga­pur.

Sa­ve­rin ( en la vi­da real) y los per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la ( en una fic­ción que se es­fuer­za por glo­ri­fi­car es­te seg­men­to de esa vi­da real), per­te­ne­ce a ese 1 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial que se­gún da­tos de Ox­fam acu­mu­la más de la mi­tad de la ri­que­za mun­dial y que el año pa­sa­do se em­bol­so un 82 por cien­to de la ga­nan­cia ge­ne­ra­da en el pla­ne­ta ( en ese mar­co vi­ven los ocho per­so­na­jes reales cu­ya ri­que­za es equi­va­len­te a la de otros 3.500 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos).

¿ Po­de­mos ima­gi­nar­nos có­mo una por­ción de se­res hu­ma­nos tan pe­que­ña gas­ta una can­ti­dad de di­ne­ro tan gran­de? Eso es lo que tra­ta de mos­trar­nos la pe­lí­cu­la de la mano de Ra­chel, una jo­ven pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na de as­cen­den­cia chi­na que acom­pa­ña a su no­vio, el he­re­de­ro de una de las fa­mi­lias mas ri­cas de Sin­ga­pur, a la bo­da de unos pa­rien­tes en Sin­ga­pur.

El gran atrac­ti­vo de la cin­ta en­ton­ces es ha­cer ga­la de la for­ma en la que es­tos pri­vi­le­gia­dos des­pil­fa­rran su ri­que­za. Es un mun­do en el que las ca­sas me­dio­cres son imi­ta­cio­nes de pa­la­cios fran­ce­ses del si­glo XVII, en el que la des­pe­di­da de sol­te­ro del no­vio se rea­li­za en un tras­atlán­ti­co ani­ma­do por be­llí­si­mas mis­ses de to­do el mun­do ( que ac­túan co­mo pros­ti­tu­tas), y en el que la des­pe­di­da de soltera de la no­via con­sis­te en va­les de de­ce­nas de mi­les de dó­la­res pa­ra

“El asun­to no se­ría tan tris­te si es que la me­dio­cri­dad del ar­gu­men­to de la pe­lí­cu­la no fue­ra tan com­ple­men­ta­ria a la me­dio­cri­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co en el que vi­vi­mos: a la pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria de eco­no­mía Har­vard ni se le ocu­rre cues­tio­nar la éti­ca de tan­to de­rro­che”

que las in­vi­ta­das ad­quie­ran la ro­pa más ca­ra del mun­do.

El ma­yor es­fuer­zo de la ima­gi­na­ción de los guio­nis­tas y del di­rec­tor Jon. M. Chu se cen­tra en ima­gi­nar dis­tin­tas for­mas en que nos pue­dan ha­cer “oler” el ex­ce­so de ri­que­za ( en el sen­ti­do del aro­ma que a ve­ces sen­ti­mos cuan­do pa­sa­mos por una chu­rras­que­ría, sa­bien­do que no po­dre­mos de­te­ner­nos a pro­bar el asa­do). Y esa tam­bién es la cla­ve del éxi­to de la cin­ta, ya que el res­to de su ar­ma­do na­rra­ti­vo es con­ven­cio­nal y reite­ra­do: la chi­ca “hu­mil­de” ( aun­que en es­te ca­so se tra­te de una pro­fe­so­ra de Har­vard), des­pre­cia­da por la sue­gra al­ta­ne­ra, que fi­nal­men­te se ga­na el res­pe­to de la fa­mi­lia y re­afir­ma el amor del no­vio.

Pin­ce­la­das de hi­per­rea­li­dad

“Lo­ca­men­te mi­llo­na­rios” pa­sa en­ton­ces a ser uno más de los ele­men­tos de la “hi­per­rea­li­dad” en la que se­gún va­rios teó­ri­cos con­tem­po­rá­neos vi­vi­mos ac­tual­men­te: la que anu­la nues­tra per­cep­ción de lo au­tén­ti­ca­men­te “real”, mer­ced al uso sis­te­má­ti­co de ele­men­tos sim­bó­li­cos y/ o co­mu­ni­ca­cio­na­les que nos ha­cen ar­ti­fi­cial­men­te par­ti­ci­pes del gla­mour sin fin de los pri­vi­le­gia­dos ( reality shows so­bre las vidas de los “fa­mo­sos”, va­ca­cio­nes en Las Ve­gas u Or­lan­do pa­ra los cla­se­me­die­ros con al­go de pla­ta, e in­clu­si­ve los “malls” ti­po Ven­tu­ra o Ci­ne Cen­ter a los cua­les po­de­mos in­gre­sar unas ho­ras pa­ra sen­tir­nos co­mo si vi­vié­ra­mos en el mun­do de “los otros”).

Ar­gu­men­to

El asun­to no se­ría tan tris­te si es que la me­dio­cri­dad del ar­gu­men­to de la pe­lí­cu­la no fue­ra tan com­ple­men­ta­ria a la me­dio­cri­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co en el que vi­vi­mos: a la pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria de eco­no­mía Har­vard ni se le ocu­rre cues­tio­nar la éti­ca de tan­to de­rro­che, su triun­fo con­sis­te que los ri­cos apren­dan a va­lo­rar su hu­mil­dad y la acep- ten. En el mun­do ac­tual en to­dos sus ni­ve­les, a na­die se le ocu­rre cues­tio­nar se­ria­men­te ( más allá de la de­ma­go­gia opor­tu­nis­ta) esa reali­dad que des­cri­ben los da­tos de Ox­fam; ocho per­so­nas que ga­nan acu­mu­lan ri­que­zas inima­gi­na­bles, mien­tras 3.500 mi­llo­nes mue­ren de ham­bre. El triun­fo cul­tu­ral del neo­li­be­ra­lis­mo fue tan am­plio en los 90 ( y la res­pues­ta de la iz­quier­da y el li­be­ra­lis­mo clá­si­co tan me­dio­cres), que hoy la de­sigual­dad y la mi­se­ria pa­re­cen ser ele­men­tos ina­mo­vi­bles de la reali­dad.

Pa­ra­fra­sean­do a al­gún teó­ri­co po­de­mos de­cir que vi­vi­mos en un mun­do en el que sa­be­mos que “ellos mien­ten” ( sa­be­mos que eso de que la “mano li­bre del mer­ca­do” pro­du­ce ri­que­za y bie­nes­tar es una ton­te­ría), ellos sa­ben que no­so­tros sa­be­mos que mien­ten ( to­dos en­ten­de­mos que el ac­tual sis­te­ma de acu­mu­la­ción de ri­que­za es­ta pro­vo­can­do no so­la la mi­se­ria de la ma­yo­ría, sino tam­bién la des­truc­ción fí­si­ca del pla­ne­ta). Y sin em­bar­go na­die tie­ne ga­nas de cues­tio­nar na­da, porque nos han he­cho creer que los cam­bios reales son im­po­si­bles. Ése pa­re­ce ser el uni­ver­so de la hi­per­rea­li­dad, de la que “Lo­ca­men­te mi­llo­na­rios” cons­ti­tu­ye una pe­que­ña pin­ce­la­da.

Ima­gen de la pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por Cons­tan­ce Wu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.