Re­se­ña de “Días de mer­me­la­da”.

Mer­me­la­das he­chas por la abue­la. Ma­ria­na Ruiz nos re­ga­la una se­rie de cuen­tos cor­tos car­ga­dos de dul­ces sen­sa­cio­nes

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - VERÓNICA LI­NA­RES Miem­bro de nú­me­ro de la Aca­de­mia Bo­li­via­na de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y Ju­ve­nil

Ya el tí­tu­lo de es­te con­jun­to de cuen­tos bre­ves, ga­na­dor del Con­cur­so Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra pa­ra Ni­ños del gru­po Edi­to­rial La Ho­gue­ra 2018, en su co­lec­ción “Abra­pa­la­bra”, nos ha­ce evo­car esas tar­des ma­ra­vi­llo­sas de la in­fan­cia, en la que la mer­me­la­da de fru­ti­lla, de du­razno, de pi­ña, un­ta­da en una ma­rra­que­ta o una tos­ta­da con man­te­qui­lla, era el me­jor mo­men­to del día, y en reali­dad aún lo pue­de ser. O en pa­la­bras de la mis­ma au­to­ra: “Hay días nu­bla­dos y días con sol, días con vien­to y días con ca­lor, con mu­cho ca­lor. Hay días de ha­cer ta­reas y días de ir a la pis­ci­na.

Pa­ra mí, mis fa­vo­ri­tos, son los días de mer­me­la­da, que son cuan­do la abue­la ha­ce mer­me­la­da en la olla gran­de y me sien­ta a su la­do pa­ra que pei­ne a Dolly y es­cu­che sus his­to­rias”. Aquí te­ne­mos que sa­ber que ¡ Dolly es una ove­ja!

Cuen­tos cor­tos

Ma­ria­na Ruiz, au­to­ra de la co­no­ci­da y lar­ga sa­ga so­bre las aven­tu­ras y via­jes de Uma a di­ver­sos y ma­ra­vi­llo­sos lu­ga­res de Bo­li­via, nos re­ga­la una se­rie de cuen­tos cor­tos car­ga­dos de sen­sa­cio­nes y evo­ca­cio­nes.

Es así que, en “Días de mer­me­la­da”, la au­to­ra nos pre­sen­ta cin­co cuen­tos que de al­gu­na ma­ne­ra ha­cen re­fe­ren­cia a una mer­me­la­da en par­ti­cu­lar y, có­mo no, a la voz de esa abue­la cu­yas na­rra­cio­nes son siem­pre inol­vi­da­bles.

Ma­ria­na lo­gra se­du­cir al lec­tor con las in­tro­duc­cio­nes a ca­da cuen­to, ella crea un am­bien­te fa­mi­liar re­la­cio­na­do al mo­men­to en que la abue­la es­tá pre­pa­ran­do una ex­qui­si­ta mer­me­la­da. En­ton­ces po­de­mos sen­tir el olor de la mis­ma, su sa­bor y hasta su tex­tu­ra. En ese con­tex­to, na­cen los cuen­tos: son his­to­rias sim­ples, pe­ro lle­nas de ima­gi­na­ción, de evo­ca­cio­nes a lu­ga­res y si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res, mo­men­tos del día, o tam­bién a na­rra­cio­nes y per­so­na­jes de cuen­tos de ha­das: el dra­gón de los co­lo­res, duen­des, un dra­gón- la­gar­to di­mi­nu­to, un rey, ni­ños, y hasta se­ño­res ju­bi­la­dos.

La au­to­ra lo­gra uti­li­zar el vo­ca­bu­la­rio y el tono ade­cua­dos pa­ra ca­da cuen­to, in­terio­ri­zán­do­se en los per­so­na­jes, el lu­gar y la épo­ca. De acuer­do a ello, Ma­ria­na ha­ce uso del hu­mor, o bien de la fan­ta­sía, o de del re­la­to cos­tum­bris­ta. Nos reí­mos, nos en­ter­ne­ce­mos y nos ma­ra­vi­lla­mos.

El des­tino de los co­lo­res

El pri­mer cuen­to, “El dra­gón de los co­lo­res”, que es el cuen­to que la abue­la con­tó cuan­do hi­zo mer­me­la­da de mo­ras, es la his­to­ria que res­pon­de a la pre­gun­ta que con se­gu­ri­dad se ha­cen to­dos los ni­ños: ¿ A dón­de se van los co­lo­res, los cra­yo­nes, los mar­ca­do­res o las ti­zas que se pier­den? Bueno, pues se tra­ta ni más ni me­nos que del Dra­gón de los co­lo­res que no só­lo ro­ba los co­lo­res per­di­dos du­ran­te las no­ches, sino que se re­vuel­ca en es­tos, ex­ta­sia­do con su olor y su sa­bor.

En el cuen­to “Mer­me­la­da de fru­ti­llas con ter­nu­ra”, ob­via­men­te, se ha­ce re­fe­ren­cia a la mer­me­la­da de fru­ti­lla, la pre­fe­ri­da del rey. És­te la co­mía to­dos los días con tos­ta­das y ca­da día le sa­bía di­fe­ren­te. Y es que quie­nes pre­pa­ra­ban el desa­yuno, el pa­na­de­ro y la co­ci­ne­ra que es­ta­ban enamo­ra­dos, te­nían un se­cre­to pa­ra que así sea. Sin em­bar­go, el día que el pa­na­de­ro se en­fer­mó, la co­ci­ne­ra tris­te, no lo­gró en­dul­zar las fru­ti­llas las cua­les tu­vie­ron pe­sa­di­llas, y por lo tan­to no hu­bo desa­yuno pa­ra el rey. ¿ Quién re­sol­ve­ría es­te ca­so? ¿ Vol­ve­rían a te­ner pe­sa­di­llas las fru­ti­llas?

En “La mas­co­ta se­cre­ta de Clau­di­na”, gra­cias a la mer­me­la­da de ki­no­to, unas na­ran­jas pe­que­ñas y alar­ga­das, po­de­mos co­no­cer a Ali­na, la mas­co­ta de Clau­di­na. Al igual que Ali­na, una es­pe­cie de la­gar­ti­ja azul y si­len­cio­sa, Clau­di­na ama co­mer ki­no­tos. Sin em­bar­go, la ni­ña, al des­cu­brir que Ali­na ha pues­to dos hue­vi­tos, de­ci­de com­par­tir sus pre­cia­dos ki­no­tos, y le pi­de a su mami que no uti­li­ce tan­tos pa­ra ha­cer mer­me­la­da.

Gra­cias al cuen­to “El to­que má­gi­co”, un sim­pá­ti­co re­la­to que ocu­rre en el orien­te bo­li­viano, po­de­mos co­no­cer a un duen­de muy par­ti­cu­lar y bro­mis­ta que en es­te ca­so le con­ce­dió un po­der muy es­pe­cial a Mar­ce­li­to, un ni­ño que de­tes­ta­ba co­mer ver­du­ras y en es­pe­cial el bró­co­li. El po­der es­pe­cial era el po­der con­ver­tir to­do lo que co­mía en na­da más y na­da me­nos que CHO­CO­LA­TE. Al co­mien­zo, to­do fue de ma­ra­vi­lla, sin em­bar­go, ¿ se ima­gi­nan lo que pa­só cuan­do TO­DO lo que co­mía Mar­ce­li­to sa­bía a cho­co­la­te? ¿ In­clu­so su pla­to fa­vo­ri­to? ¿ Có­mo hi­zo Mar­ce­li­to pa­ra des­ha­cer su po­der?

Mis­te­rio

Cuan­do se ha­ce dul­ce de le­che, la abue­li­ta di­ce que no se pue­de sa­car la vis­ta de en­ci­ma, pues se pue­de que­mar. En­ton­ces es hora de con­tar his­to­rias de mis­te­rio co­mo la de Don Cos­me, quien tie­ne que ave­ri­guar quién le pu­so de­ma­sia­da sal a su so­pa, tan­to que ni el pe­rro pu­do co­mér­se­la. ¿ Cuál de sus ami­gos bro­mis­tas le es­ta­ba de­vol­vien­do la bro­ma pe­sa­da? ¿ Don Chu­ma a quien le ha­bía pues­to pe­ga­men­to en la si­lla? ¿ Don Ni­ca­nor, a quien le cam­bió los so­bres de edul­co­ran­te en el ca­fé?, o ¿ Don Ar­man­do, a quien le cor­tó la luz en ple­na no­che? ¿ Có­mo ter­mi­na­rá es­te cuen­to de com­pa­dres bro­mis­tas?

“Días de mer­me­la­da”, cin­co cuen­tos lle­nos de co­lor, ima­gi­na­ción y ter­nu­ra, que tie­nes que leer cuan­do te an­to­jes de una ri­ca mer­me­la­da, o por qué no, cuan­do quieras pei­nar a una ove­ja.

EL LI­BRO “Días de mer­me­la­da” Ga­na­dor del Con­cur­so Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra pa­ra Ni­ños del gru­po Edi­to­rial La Ho­gue­ra 2018, en su co­lec­ción “Abra­pa­la­bra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.