Adela Za­mu­dio Un le­ga­do más allá del 11 de oc­tu­bre

Las pin­tu­ras y poe­mas de la ar­tis­ta se­gui­rán vi­gen­tes en los nue­vos pro­yec­tos que en­ca­ra la Fun­da­ción Cul­tu­ral To­rri­co Za­mu­dio.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID A.

Ca­da oc­tu­bre re­apa­re­ce la ima­gen y obra de Adela Za­mu­dio, aque­lla mu­jer que abrió la edu­ca­ción pa­ra otras mujeres, aque­lla que se ani­mó a pu­bli­car su pa­la­bra, pin­tar su vi­sión y de­jó un le­ga­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra la so­cie­dad bo­li­via­na.

Za­mu­dio fue tan ac­ti­va que hasta aho­ra se si­gue ge­ne­ran­do pro­yec­tos pa­ra di­fun­dir su va­lio­so le­ga­do. La Fun­da­ción Cul­tu­ral To­rri­co Za­mu­dio se cen­tra en el desa­rro­llo cul­tu­ral, hu­mano, so­cial y edu­ca­ti­vo, fue for­ma­da ha­ce ca­si 10 años por pa­rien­tes de Adela, quie­nes se ocu­pan de con­ser­var y dar vi­da a la vas­ta obra de la mu­jer, en cu­yo ho­nor es el Día de la Mu­jer Bo­li­via­na ( 11 de oc­tu­bre).

Va­le­ria To­rri­co, ta­ta­ra­nie­ta de Za­mu­dio y ges­to­ra den­tro la Fun­da­ción, co­men­ta que la ar­tis­ta lle­gó a te­ner 30 cua­dros pin­ta­dos, en­ton­ces se quie­re con­vo­car a to­das las per­so­nas que ten­gan esas obras pa­ra ha­cer una ex­po­si­ción.

“Ella fun­dó las dos pri­me­ras es­cue­las de ar­te en Co­cha­bam­ba. Es una par­te muy in­tere­san­te que no es tan ex­plo­ra­da y que nos lle­va a ha­cer un poe­ma­rio ilus­tra­do, co­mo do­ble ho­me­na­je”, así anun­ció que, en di­ciem­bre de es­te año, sal­drá un nue­vo poe­ma­rio, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que ca­da poe­ma se­rá ilus­tra­do por ar­tis­tas re­co­no­ci­das, por ejem­plo, Ale­jan­dra Do­ra­do es­tá en­car­ga­da de po­ner­le ima­gen al poe­ma “Na­cer hom­bre”.

En el li­bro de Ga­brie­la Ta­bor­ga hay cons­tan­cia de que Za­mu­dio pin­tó 30 cua­dros, dos de és­tos se en­cuen­tran en la se­de de la Fun­da­ción.

Va­le­ria To­rri­co pu­bli­có su pri­mer li­bro ha­ce un año. Con­fie­sa que hay una cier­ta in­fluen­cia al ser ta­ta­ra­nie­ta de Adela Za­mu­dio.

“La veo co­mo a al­guien muy tier­na y leal con­si­go mis­ma, muy ín­te­gra y fuer­te, pe­ro so­bre to­do muy dul­ce”, di­ce so­bre su ta­ta­ra­bue­la y ase­gu­ra que es di­fí­cil ver al ser hu­mano de­trás del mi­to. “Me en­can­ta que era mul­ti­fa­cé­ti­ca y que no se de­fi­nía co­mo na­da, era fe­mi­nis­ta, pe­ro tam­bién muy ar­tis­tas, hi­zo desde tea­tro hasta pin­tu­ra y eso me da pe­na que se pierda”, ase­gu­ra.

Pa­ra Ma­ri­cruz To­rri­co La­ser­na, so­bri­na bis­nie­ta de Za­mu­dio, és­ta ha si­do par­te de un mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta a ni­vel mun­dial. “En la eta­pa en la que es­ta­mos no­so­tros, los plan­tea­mien­tos fe­mi­nis­tas ya tie­nen que ser otros. La ima­gen de Adela Za­mu­dio tie­ne que tras­cen­der a só­lo el 11 de oc­tu­bre. La lu­cha de la mu­jer aho­ra es dis­tin­ta y, sin de­jar de ser una lu­cha, es­ta­mos le­jos de lle­gar a una equi­dad de gé­ne­ro. Lo que más me preo­cu­pa co­mo mu- jer son los ase­si­na­tos que no se to­man en se­rio, es­ta­mos igual que ha­ce 20 años. La edu­ca­ción y el va­lo­rar­se a no­so­tras mis­mas es im­por­tan­te”, co­men­ta.

11 de oc­tu­bre

El 11 de oc­tu­bre fue es­ta­ble­ci­do co­mo Día de la Mu­jer Bo­li­via­na en ho­me­na­je al na­ci­mien­to de Paz Adela Ra­fae­la Za­mu­dio Ri­be­ro, quien fue es­cri­to­ra, maes­tra, poe­ti­sa y de­fen­so­ra in­tran­si­gen­te de las mujeres de su épo­ca, ade­más de pre­cur­so­ra en edu­ca­ción lai­ca y la reivin­di­ca­ción pe­da­gó­gi­ca, so­cial y cul­tu­ral de las mujeres bo­li­via­nas.

Fue la ex­pre­si­den­ta Li­dia Guei­ler Te­ja­da, la úni­ca mu­jer en el país que lle­gó a esas fun­cio­nes, quien du­ran­te su cor­to man­da­to, en 1980, apro­bó un de­cre­to su­pre­mo ins­ti­tu­yen­do el 11 de oc­tu­bre co­mo Día de la Mu­jer Bo­li­via­na en ho­nor al na­ci­mien­to de la es­cri­to­ra co­cha­bam­bi­na.

Za­mu­dio, con su in­te­lec­tua­li­dad y ac­cio­nes, abrió ca­mi­nos que lle­va­ron a una más ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción de las mu-

je­res en las ac­ti­vi­da­des de la so­cie­dad.

Za­mu­dio es­tu­dió só­lo hasta tercero de pri­ma­ria ( gra­do al que lle­ga­ban las mujeres en ese tiem­po), pe­ro asu­mió el re­to de se­guir for­mán­do­se a tra­vés de la li­te­ra­tu­ra. Ella, a lo lar­go de su vi­da y en un con­tex­to ab­so­lu­ta­men­te ce­rra­do, uti­li­zó su plu­ma pa­ra desafiar los cá­no­nes que re­gían la vi­da de los bo­li­via­nos.

Adela fue au­to­di­dac­ta. A los 15 años ha­bía pu­bli­ca­do su pri­mer poe­ma, que fue ti­tu­la­do “Dos ro­sas”. Pa­ra en­ton­ces ya fir­ma­ba con el pseu­dó­ni­mo de “So­le­dad”, nom­bre que de­la­ta la me­lan­co­lía de su ca­rác­ter. Ha­cia 1887, pu­bli­có su pri­mer li­bro en Bue­nos Ai­res. “En­sa­yos poé­ti­cos” fue aco­gi­do po­si­ti­va­men­te por la crí­ti­ca y los lec­to­res, dán­do­le a Adela la se­gu­ri­dad y con­fian­za pa­ra mo­ver­se con sol­tu­ra en los ám­bi­tos li­te­ra­rios.

De ca­rác­ter trans­gre­sor e in­con­for­mis­ta, Adela lu­chó por ser acep­ta­da en el ma­gis­te­rio pro­fe­sio­nal, hasta que en 1890 lo­gró in­gre­sar en la es­cue­la San Alberto de Co­cha­bam­ba, don­de co­men­zó una fe­cun­da actividad pe­da­gó­gi­ca orien­ta­da a de­fen­der el de­re­cho de la mu­jer a re­ci­bir una edu­ca­ción de ex­ce­len­cia y a eli­mi­nar to­da tra­ba y pre­jui­cio que en ese en­ton­ces aten­ta­ban con­tra la for­ma­ción aca­dé­mi­ca y es­pi­ri­tual de las jó­ve­nes bo­li­via­nas.

Ac­tual­men­te, la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do re­co­no­ce los de­re­chos so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos de las mujeres co­mo par­te fun­da­men­tal y es­truc­tu­ral de la so­cie­dad que re­sal­ta a la mu­jer bo­li­via­na co­mo el pi­lar fun­da­men­tal de la fa­mi­lia, por su im­por­tan­te pre­sen­cia en el ho­gar y en la vi­da de ca­da uno de los miem­bros de la fa­mi­lia. Asi­mis­mo, se ha apro­ba­do de­cre­tos y le­yes a fa­vor de las mujeres, co­mo el de­re­cho a la lac­tan­cia ma­ter­na, el Se­gu­ro Uni­ver­sal Ma­terno In­fan­til ( SUMI), ha cre­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te el tiem­po de es­tu­dios de las mujeres, así co­mo su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, se ha le­gis­la­do so­bre la inamo­vi­li­dad la­bo­ral a las ma­dres hasta que sus be­bés cum­plan un año, el de­re­cho a la fi­lia­ción, la ju­bi­la­ción y en el sa­nea­mien­to de tie­rras, que en mu­chos ca­sos son ape­nas pa­lia­ti­vos pa­ra re­sol­ver un problema que exi­ge una po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

La Fun­da­ción Cul­tu­ral To­rri­co Za­mu­dio, que tie­ne un es­tand en la ac­tual Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Co­cha­bam­ba, ya tie­ne cin­co pu­bli­ca­cio­nes, que res­ca­tan tra­ba­jos vi­sua­les en­tre otros.

Ar­tis­ta. Una de las obras pin­ta­das por Adela Za­mu­dio que se en­cuen­tra en la se­de la Fun­da­ción Cul­tu­ral To­rri­co Za­mu­dio.

Re­tra­to. Uno de los re­tra­tos más co­no­ci­dos de Adela Za­mu­dio.

Ta­ta­ra­nie­ta. Va­le­ria To­rri­co tam­bién es es­cri­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.