Pe­rio­dis­tas en­tre cró­ni­cas y se­me­jan­zas

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos - LUIS GON­ZÁ­LEZ QUIN­TA­NI­LLA Pe­rio­dis­ta

Dos pe­rio­dis­tas de enor­me ba­ga­je pro­fe­sio­nal han op­ta­do por tras­pa­sar la ba­rre­ra de lo efí­me­ro pa­ra or­ga­ni­zar sus lí­neas en sen­dos li­bros. To­dos sa­be­mos que pu­bli­car en el pe­rió­di­co cuen­ta con la ven­ta­ja y la fres­cu­ra de la in­me­dia­tez, pe­ro tam­bién co­no­ce­mos que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les son mer­can­cía de rá­pi­da ob­so­les­cen­cia.

Se tra­ta de Juan Car­los “el Ga­to” Sa­la­zar y Car­los “el Chino” Dec­ker, miem­bros se­ñe­ros de esa ge­ne­ra­ción de pro­fe­sio­na­les de la in­for­ma­ción que em­pe­zó a des­ta­car en el pe­rio­dis­mo na­cio­nal en los años 60 y 70. Juan Car­los pre­sen­ta en la fe­ria del li­bro de nues­tra ciu­dad “Se­me­jan­zas” ( es­bo­zos bio­grá­fi­cos de gen­te po­co co­mún). Mien­tras que Car­los Dec­ker nos en­tre­ga “Cró­ni­cas”, una an­to­lo­gía de sus co­lum­nas, con una ín­ti­ma co­ne­xión con la li­te­ra­tu­ra. Am­bos per­te­ne­cen a esa plé­ya­de de pe­rio­dis­tas de hue­so co­lo­ra­do, que en las dé­ca­das de fu­ria de las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res su­frie­ron la per­se­cu­ción y el exi­lio. Y am­bos lo­gra­ron, en esas con­di­cio­nes ad­ver­sas, éxi­tos pro­fe­sio­na­les.

“En el tra­ba­jo de Sa­la­zar ha ha­bi­do, ni du­da ca­be, in­ves­ti­ga­ción bi­blio­grá­fi­ca y un pa­so fir­me por la he­me­ro­te­ca”

Se­me­jan­zas

Es ver­dad que los he­chos re­pre­sen­ta­ti­vos o los re­tra­tos de an­ti­guos pro­ta­go­nis­tas, cuan­do se es­bo­zan en las sem­blan­zas pe- rio­dís­ti­cas, no car­gan con la ten­ta­ción de abar­car la to­ta­li­dad bio­grá­fi­ca del per­so­na­je, co­mo quie­re ha­cer­lo el es­tu­dio es­pe­cia­li­za­do. Lo que es­cri­be Juan Car­los Sa­la­zar es una par­te, es un de­ta­lle, na­rra­do a bo­te pron­to, sal­pi­ca­do de ju­go­sas anéc­do­tas con el áni­mo de re­fres­car la me­mo­ria, po­ner en re­lie­ve al­gu­nos ins­tan­tes del per­so­na­je, pa­ra re­cuer­do y de­lei­te del lec­tor. Y si el in­ten­to vie­ne bor­da­do con una ex­ce­len­te pro­sa, tan­to me­jor.

En el tra­ba­jo de Sa­la­zar ha ha­bi­do, ni du­da ca­be, in­ves­ti­ga­ción bi­blio­grá­fi­ca y un pa­so fir­me por la he­me­ro­te­ca. Pe­ro la ba­se de su tra­ba­jo ha si­do ca­mi­nar por los re­co­ve­cos de la me­mo­ria y des­ci­frar los vie­jos apun­tes en su cua­derno de des­or­de­na­das no­tas pe­rio­dís­ti­cas. To­do ello re­co­gi­do “con los ojos es­cru­ta­do­res de un ga­to”, co­mo di­ce Car­los D. Me­sa, su pro­lo­guis­ta.

Ca­si me­dio cen­te­nar de re­ta­zos bio­grá­fi­cos se reúnen en “Se­me­jan­zas”. La ma­yor par­te co­rres­pon­de a per­so­na­jes bo­li­via­nos, pe­ro otros tan­tos son hombres sin­gu­la­res de otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. En el con­jun­to no hay sal­tos des­con- cer­tan­tes, pues Sa­la­zar ha he­cho su obra con gen­te de nues­tro tiem­po.

Cró­ni­cas

Tam­bién Car­los Dec­ker ha ex­traí­do el in­tere­san­te con­te­ni­do de su obra de la ar­ga­ma­sa de su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal. Cu­brió al prin­ci­pio la­bo­res de re­por­te­ro, de corresponsal de gue­rra, hasta que sus pa­tro­nes de Ra­dio Sue­cia In­ter­na­cio­nal des­cu­brie­ron su apa­sio­nan­te es­ta­tus de lec­tor com­pul­si­vo y re­cal­ci­tran­te. Y le die­ron co­mo ta­rea la in­for­ma­ción de los pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra que se anun­cian ca­da año en Es­to­col­mo.

Sus “Cró­ni­cas”, pues, es­tán po­si­ti­va­men­te re­ga­das de re­fe­ren­cias li­te­ra­rias, ex­traí­das de en­tre­vis­tas con au­to­res, y cuen­tos que se dan en­tre las bam­ba­li­nas del es­ce­na­rio del pre­mio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.