4 apun­tes so­bre su vi­da, obra y ac­ti­vi­da­des

Los Tiempos - Lecturas - - Homenaje -

1 Co­cha­bam­bi­na

Se­gún ma­nus­cri­to de su pa­dre Adol­fo Za­mu­dio, Paz Jua­na Pla­ci­da Adela Ra­fae­la Za­mu­dio Ri­be­ro na­ció en Co­cha­bam­ba el miér­co­les 11 de oc­tu­bre de 1854 a las cin­co me­nos cuar­to de la ma­ña­na .

En una car­ta a su buen ami­go Al­ci­des Ar­gue­das, ella des­cri­be sus da­tos bio­grá­fi­cos.

“En cuan­to a mi bio­gra­fía, pue­de re­du­cir­se a tres re­glo­nes: Na­cí en Co­cha­bam­ba, creo que el 55 o 56. No ten­go mi fe de edad. He pa­sa­do mi ju­ven­tud a la ca­be­ce­ra de una ma­dre en­fer­ma y mi edad ma­du­ra co­mo mi ve­jez, lu­chan­do pe­no­sa­men­te por la vi­da”, se­gún una pu­bli­ca­ción de la Fun­da­ción Cul­tu­ral To­rri­co Za­mu­dio.

2 Ac­ti­vis­mo

La cons­tan­te evo­ca­ción de su ac­ti­vis­mo, sin em­bar­go, no ha lle­ga­do a os­cu­re­cer el va­lor in­trín­se­co de su obra poé­ti­ca, que se si­túa en la tran­si­ción del ro­man­ti­cis­mo al mo­der­nis­mo.

En­tre su de­di­ca­ción a la en­se­ñan­za y su actividad li­te­ra­ria, Adela Za­mu­dio desa­rro­lló una sig­ni­fi­ca­ti­va la­bor so­cio­cul­tu­ral en pro de la eman­ci­pa­ción in­te­lec­tual y so­cial de la mu­jer. Di­ri­gió la pri­me­ra es­cue­la lai­ca de Bo­li­via en La Paz, y fun­dó asi­mis­mo la pri­me­ra es­cue­la de pin­tu­ra pa­ra mujeres ( 1911) y pos­te­rior­men­te pa­ra ni­ños, en uno de los arra­ba­les de la ca­pi­tal.

Jun­to su actividad do­cen­te, re­par­ti­da en­tre el ma­gis­te­rio y la pin­tu­ra, a las que de­di­có nu­me­ro­sos es­tu­dios y con­fe­ren­cias, Adela Za­mu­dio lu­chó con fir­me­za por la eman­ci­pa­ción so­cial e in­te­lec­tual de la mu­jer, por dar pres­ti­gio a la idea de fe­mi­ni­dad; y aun­que su re­bel­día es­tu­vo inex­tri­ca­ble­men­te li­ga­da a unos al­tos prin­ci­pios cris­tia­nos, fue com­ba­ti­da de for­ma fe­roz tan­to por las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas co­mo por las ci­vi­les, hasta sus­ci­tar una cé­le­bre po­lé­mi­ca na­cio­nal en la pa­ca­ta so­cie­dad bo­li­via­na que le va­lió el so­li­da­rio apo­yo de gran par­te de los ma­yo­res es­cri­to­res de su país.

3 Poe­mas

Sus ini­cios crea­ti­vos fue­ron la pu­bli­ca­ción de al­gu­nos poe­mas ba­jo el seu­dó­ni­mo de “So­le­dad”, con una lí­ri­ca flui­da en la que apa­re­cían la na­tu­ra­le­za y los sen­ti­mien­tos co­mo te­mas prin­ci­pa­les, ele­men­tos que des­pués ter­mi­na­ron por ser fun­da­men­ta­les en su obra, don­de su­po ex­pre­sar­se sir­vién­do­se de to­dos los gé­ne­ros y for­mas re­tó­ri­cas. Las pri­mi­cias poé­ti­cas de la au­to­ra, al igual que las de la poe­ti­sa cu­ba­na Jua­na Bo­rre­ro, sor­pren­den por su pre­co­ci­dad: a los 16 años ha­bía pu­bli­ca­do su pri­mer poe­ma, ti­tu­la­do “Dos ro­sas” ( 1860).

El lu­gar más des­ta­ca­do en­tre la pro­duc­ción poé­ti­ca de Za­mu­dio lo ocu­pa la obra “En­sa­yos poé­ti­cos”, pu­bli­ca­da en Bue­nos Ai­res en 1887, con un pró­lo­go de Juan José Gar­cía Ve­llo­so. En las 24 com­po­si­cio­nes con­te­ni­das en es­te poe­ma­rio apa­re­cen re­fle­ja­dos to­dos los te­mas re­cu­rren­tes de la es­cri­to­ra — la vi­da, la na­tu­ra­le­za, las cues­tio­nes fi­lo­só­fi­cas, los sen­ti­mien­tos y la mu­jer—, ex­pre­sa­dos en el es­ti­lo ar­mo­nio­so y es­pon­tá­neo que ca­rac­te­ri­za­ron una es­cri­tu­ra en­tre tier­na y pe­si­mis­ta, aun­que tam­bién al­ti­va y re­bel­de. Su si­guien­te li­bro de poe­mas, “Rá­fa­gas”, se pu­bli­có en Pa­rís en 1913.

4 Re­co­no­ci­mien­to

Co­mo cul­mi­na­ción de su tra­yec­to­ria li­te­ra­ria, la poe­ti­sa fue re­co­no­ci­da co­mo “la más ele­va­da ex­po­nen­te de la cultura fe­me­ni­na” por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, en un ho­me­na­je ce­le­bra­do en 1926; mu­chos de sus poe­mas me­re­cie­ron tam­bién el ho­nor de ser mu­si­ca­dos y can­ta­dos por el pue­blo. Ob­tu­vo así el re­co­no­ci­mien­to que tam­bién al­can­za­ron, en un pe­rio­do de la lí­ri­ca his­pa­noa­me­ri­ca­na su­ma­men­te fér­til en vo­ces fe­me­ni­nas, otras poe­ti­sas co­mo la do­mi­ni­ca­na Sa­lo­mé Ure­ña, la ar­gen­ti­na Al­fon­si­na Stor­ni, la sal­va­do­re­ña Clau­dia Lars y las uru­gua­yas Ma­ría Eu­ge­nia Vaz Fe­rrei­ra, Del­mi­ra Agus­ti­ni y Jua­na de Ibar­bou­rou.

En­tre las res­tan­tes obras de Adela Za­mu­dio ca­be ci­tar la no­ve­la epis­to­lar “Ín­ti­mas” ( 1913) y di­ver­sas na­rra­cio­nes que se­rían pu­bli­ca­das pós­tu­ma­men­te en los vo­lú­me­nes “No­ve­las cor­tas” ( 1942) y “Cuen­tos bre­ves” ( 1943).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.