Por apor­tes vo­lun­ta­rios, clu­bes va­llu­nos no tie­nen ga­nan­cia.

Los clu­bes na­cio­na­les aún co­bran apor­tes vo­lun­ta­rios; sin em­bar­go, aque­llo no les de­ja ré­di­tos pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos eco­nó­mi­cos que tie­nen

Los Tiempos - Numero 1 - - PORTADA - GE­RAL­DI­NE CO­RRA­LES A.

No es de ex­tra­ñar­se que cuan­do los hin­chas com­pran sus en­tra­das, ob­ser­van que el pre­cio que pa­ga­ron es di­fe­ren­te al que fi­gu­ra en el boleto fac­tu­ra­do. Al pre­cio de las en­tra­das, en mu­chas oca­sio­nes, se in­cre­men­ta el apor­te vo­lun­ta­rio, que al fi­nal re­sul­ta sien­do obli­ga­to­rio, si es que el hin­cha o fa­ná­ti­co del fút­bol quie­re in­gre­sar a ver el par­ti­do.

Des­de ha­ce va­rios años en Bo­li­via se op­tó por in­cluir es­te ti­po de apor­tes, que si bien de­ben ser re­gis­tra­dos pa­ra cum­plir con la li­qui­da­ción del bor­de­ró, lue­go de un par­ti­do de fút­bol, al mo­men­to de ha­cer la li­qui­da­ción pa­ra el pa­go de im­pues­tos no son to­ma­dos en cuen­ta.

La idea ini­cial era co­brar un apor­te vo­lun­ta­rio que iba a ser des­ti­na­do a un fin es­pe­cí­fi­co, en al­gu­nos ca­sos ayu­dar a per­so­nas que lo re­que­rían. En mu­chas oca­sio­nes, se dio que ju­ga­do­res re­que­rían de ayu­da eco­nó­mi­ca por di­ver­sos mo­ti­vos, lo que mo­ti­vó a que las en­ti­da­des im­pul­sen es­te ti­po de con­tri­bu­ción, pe­ro lue­go és­ta per­ma­ne­ció y ya no iba des­ti­na­da a un fin en es­pe­cí­fi­co.

En es­te sen­ti­do, es que sur­ge la in­te­rro­gan­te, ¿qué su­ce­de con ese di­ne­ro, es des­ti­na­do a un fon­do es­pe­cial o al­go en es­pe­cí­fi­co?.

De acuer­do a pu­bli­ca­cio­nes de di­fe­ren­tes me­dios na­cio­na­les y lo­ca­les, el ré­gi­men im­po­si­ti­vo na­cio­nal obli­ga a los clu­bes pro­fe­sio­na­les, des­de ha­ce sie­te años apro­xi­ma­da­men­te, a re­gir­se ba­jo las nor­ma­ti­vas que re­gen­tan en el te­rri­to­rio na­cio­nal. De acuer­do a las mis­mas, las en­tra­das de cor­te­sía, los “apor­tes vo­lun­ta­rios” y ri­fas de­bían ha­ber­se su­pri­mi­do.

En es­te sen­ti­do, los clu­bes de­ben rea­li­zar un tra­ba­jo mi­nu­cio­so des­de la do­si­fi­ca­ción de las en­tra­das co­mo fac­tu­ras has­ta que se pro­ce­de con la ela­bo­ra­ción del bor­de­ró, do­cu­men­to pre­sen­ta­do al Ser­vi­cio De­par­ta­men­tal del De­por­te ( Se­de­de) y a la Fe­de­ra­ción Bo­li­via­na de Fút­bol (FBF).

De ese mon­to las en­ti­da­des de­ben pa­gar un por­cen­ta­je de­ter­mi­na­do a la en­ti­dad fe­de­ra­ti­va. De acuer­do a lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 71 del Es­ta­tu­to de la Li­ga Bo­li­via­na (ac­tual­men­te Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal), los clu­bes de­ben apor­tar el 5 por cien­to del 80 por cien­to del to­tal re­cau­da­do “en to­dos y ca­da uno de los par­ti­dos, ya sean de ca­rác­ter ofi­cial o amis­to­so”.

Es­te por­cen­ta­je ini­cial es di­vi­do de la si­guien­te ma­ne­ra: 2 por cien­to pa­ra la FBF, 1 por cien­to pa­ra la sec­ción Afi­cio­na­dos de la FBF (pa­ra cam­peo­na­tos de afi­cio­na­dos) y 2 por cien­to pa­ra las aso­cia­cio­nes del dis­tri­to don­de se jue­gue el par­ti­do.

En el ca­so de que al­gún club es­té dispu­tan­do al­gún tor­neo in­ter­na­cio­nal, el apor­te es di­fe­ren­te, pues el 2 por cien­to del 60 por cien­to del to­tal re­cau­da­do se des­ti­na pa­ra la FBF, mien­tras que el 3 por cien­to va a la Li­ga (aho­ra Di­vi­sión Pro­fe­sio­nal).

Sin em­bar­go, no es el úni­co pa­go a rea­li­zar, pues­to que se de­be de­po­si­tar el 10 por cien­to al Se­de­de por con­cep­to del al­qui­ler del es­ta­dio. Apar­te de es­tos cri­te­rios, los clu­bes ero­gan el 13 por cien­to del costo de ca­da en­tra­da al Ser­vi­cio de Im­pues­to Na­cio­na­les (SIN).

El pre­si­den­te de Au­ro­ra, Jai­me Cor­ne­jo, se­ña­ló que pe­se a que en to­dos los par­ti­dos del tor­neo Aper­tu­ra se co­bra­ron apor­tes vo­lun­ta­rios, los mis­mos son re­gis­tra­dos en el bor­de­ró pre­sen­ta­do al Se­de­de y a la FBF, por lo que los des­cuen­tos pa­ra los apor­tes se ha­ce a par­tir del mon­to fi­nal re­cau­da­do.

“To­das las en­tra­das que han in­gre­sa­do, al pre­cio al que has ven­di­do (se in­clu­yen en el bor­de­ró). Pa­ra li­qui­dar el im­pues­to, só­lo pa­ra eso en­tran las fac­tu­ras”, ex­pli­có.

Cor­ne­jo ar­gu­men­tó que ni la Ren­ta ni otra ins­tan­cia prohí­be in­cluir el apor­te vo­lun­ta­rio en el pre­cio de las en­tra­das.

“Las do­na­cio­nes es­tán le­gal­men­te per­mi­ti­das, es una fi­gu­ra ju­rí­di­ca en la Ley 843. Es un es­pec­tácu­lo pú­bli­co, si quie­res en­tras, si no quie­res no en­tras; na­die te obli­ga. Acep­tas por­que quie­res en­trar a ver el par­ti­do”, sos­tu­vo.

El ti­tu­lar ce­les­te apun­tó tam­bién otros cri­te­rios y es que, se­gún ase­gu­ró, no es el úni­co club que ha­ce es­te ti­po de co­bros, aun­que de­jó en cla­ro que los in­gre­sos per­ci­bi­dos por es­te con­cep­to son mí­ni­mos y no al­can­zan pa­ra cu­brir suel­dos, con­cen­tra­cio­nes, trans­por­te o al­guno de los otros re­que­ri­mien­tos que pre­ci­sa un elen­co pro­fe­sio­nal.

Más allá de si es­tá bien o mal, que­da cla­ro que los clu­bes en Bo­li­via no pue­den con­si­de­rar sos­te­ner sus pla­ni­llas a par­tir de sus in­gre­sos por re­cau­da­cio­nes cuan­do jue­gan sus par­ti­dos de lo­cal.

Las do­na­cio­nes es­tán le­gal­men­te per­mi­ti­das, es una fi­gu­ra ju­rí­di­ca en la Ley 843. Es un es­pec­tácu­lo pú­bli­co, si quie­res en­tras, si no quie­res no en­tras; na­die te obli­ga. Jai­me Cor­ne­jo Pre­si­den­te de Au­ro­ra

No­so­tros (por Wils­ter­mann) no co­bra­mos más de lo que se es­ta­ble­ce en la en­tra­da. Es­to se da por te­ner to­do en or­den con el SIN. Gro­ver Vargas Pre­si­den­te de Wils­ter­mann

CAR­LOS Ló­PEZ

Hin­chas tra­tan de in­gre­sar al es­ta­dio Fé­lix Ca­pri­les, en la fi­nal de la Co­pa Si­món Bo­lí­var, en 2017.

CAR­LOS Ló­PEZ

Una in­ci­den­cia del clá­si­co va­lluno, en Ivir­gar­za­ma.

CAR­LOS Ló­PEZ

Una hin­cha com­pra su boleto de un re­ven­de­dor.

DA­NIEL JA­MES

Las en­tra­das pa­ra el úl­ti­mo par­ti­do de Au­ro­ra, en Sa­ca­ba.

DA­NIEL JA­MES

El par­ti­do en­tre Wils­ter­mann y Uni­ver­si­ta­rio, en Sa­ca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.