El abastecimiento de agua po­ta­ble en Ta­ri­ja es una in­cer­ti­dum­bre.

IN­CON­CE­BI­BLE Uno de los es­tu­dios que pu­do dar da­tos so­bre un ma­ne­jo res­pon­sa­ble del agua, es­tu­vo guar­da­do por más de 10 años en el es­cri­to­rio de un exfuncionario de la Cor­po­ra­ción de De­sa­rro­llo

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Je­sús Var­gas V. Fo­tos: Die­go Pino Za­mo­ra

Un ni­ño abre los ojos por pri­me­ra vez y lan­za el gri­to de vi­da, en eso, el mé­di­co le da una pal­ma­di­ta en las nal­gas, dán­do­le la bien­ve­ni­da al mun­do. Los ros­tros de la ma­dre, co­mo de los fa­mi­lia­res son só­lo de fe­li­ci­dad, pe­ro ¿qué le de­pa­ra el fu­tu­ro?

A ni­vel mun­dial se ha­bla de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ten­drán un se­rio pro­ble­ma: la fal­ta del agua. Es­te re­cur­so po­dría ser pa­ra ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les fuen­te de fu­tu­ros con­flic­tos co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad con el pe­tró­leo en Me­dio Orien­te.

“El agua es uno de los re­cur­sos na­tu­ra­les de ma­yor im­por­tan­cia en la Tie­rra. Pre­ci­sa­men­te es­ta im­por­tan­cia lo con­vier­te en una man­za­na de la dis­cor­dia pa­ra los que más la ne­ce­si­tan”, re­fie­re un re­por­te de la ca­de­na in­ter­na­cio­nal RT.

Hay paí­ses y ciu­da­des que han prio­ri­za­do las po­lí­ti­cas de un ma­ne­jo res­pon­sa­ble de las fuen­tes de agua, de for­ma que es­te re­cur­so no fal­te no só­lo en el pre­sen­te, sino en el fu­tu­ro, ejem­plos hay múl­ti­ples co­mo Las Ve­gas en el Es­ta­do de Ne­va­da, que se en­cuen­tra en me­dio de un ári­do de­sier­to.

Pe­ro es­te ni­ño na­ció en Ta­ri­ja, Bo­li­via en el hos­pi­tal Obre­ro y co­mo to­do ser hu­mano, su fu­tu­ro es­tá li­ga­do al agua, por en­de… qué se es­tá ha­cien­do en es­ta ciu­dad en cuan­to al ma­ne­jo de sus re­cur­sos hí­dri­cos.

PO­Lí­TI­CAS

Agua, tu­ris­mo y se­gu­ri­dad fue­ron las pa­la­bras más uti­li­za­das en las úl­ti­mas cam­pa­ñas elec­to­ra­les de las elec­cio­nes sub­na­cio­na­les del año 2015 en Ta­ri­ja, es­tan­do es­tos te­mas en los pla­nes de go­bierno tan­to de ga­na­do­res co­mo de per­de­do­res ¿Qué se hi­zo has­ta aho­ra?

“De­be­mos de­jar de la­do las obras de ce­men­to por pro­yec­tos es­truc­tu­ra­les”, re­fi­rió el al­cal­de Ro­dri­go Paz Pe­rei­ra, al ha­cer re­fe­ren­cia que las di­ri­gen­cias ve­ci­na­les de­ben de­jar de pe­dir tin­gla­dos y so­li­ci­tar al­can­ta­ri­lla­do, re­des sa­ni­ta­rias o elec­tri­fi­ca­ción.

Paz en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da el año 2015 con Ver­dad con Tin­ta ase­gu­ró que la prio­ri­dad en su ges­tión se­ría el agua.

Con ba­se en es­ta afir­ma­ción, se hi­zo un se­gui­mien­to a los pro­yec­tos de agua que en­ca­ró la Al­cal­día.

Co­mo an­te­ce­den­te, se tie­ne que has­ta 2016, la ciu­dad de Ta­ri­ja es­tu­vo su­mi­da des­de el área cen­tral has­ta la pe­ri­fe­ria sin ex­cep­cio­nes en pro­ble­mas de ra­cio­na­mien­to del ser­vi­cio.

La di­fe­ren­cia en­tre una zo­na y otra es que exis­tían ba­rrios en los que el ser­vi­cio lle­ga­ba só­lo por una ho­ra al día y otros que te­nían el lí­qui­do por más tiem­po.

“El Go­bierno Mu­ni­ci­pal es­tá tra­ba­jan­do con 20 pro­yec­tos de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio en la ciu­dad de Ta­ri­ja. Ade­más que lo es­tá ha­cien­do por cuen­ta pro­pia, sin con­tra­par­te de na­die más”, re­sal­ta el di­rec­tor de la Uni­dad de Agua y Sa­nea­mien­to Bá­si­co de la Al­cal­día, Omar Mo­ra­les.

Apar­te de los pro­yec­tos men­cio­na­dos, exis­ten otros en con­cu­rren­cia con el Go­bierno na­cio­nal, la Go­ber­na­ción y la Coo­pe­ra­ti­va de Ser­vi­cios de Agua y Al­can­ta­ri­lla­do de Ta­ri­ja (Co­saalt).

Unos 10 po­zos fue­ron ha­bi­li­ta­dos el año 2016 en un pro­yec­to con­cu- rren­te en­tre la Uni­dad de Pro­yec­tos Es­pe­cia­les (Upre) del Go­bierno na­cio­nal con la Al­cal­día de Ta­ri­ja.

Con esos 10 po­zos, se be­ne­fi­ció a 35 ba­rrios, con una po­bla­ción es­ti­ma­da de 150 mil ha­bi­tan­tes que fue­ron be­ne­fi­cia­dos.

Al mis­mo tiem­po, la Al­cal­día en con­jun­to con la Go­ber­na­ción pre­ten­de en­ca­rar el pro­yec­to de la plan­ta de tra­ta­mien­to de San Blas, pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de al­can­ta­ri­lla­do sa­ni­ta­rio al mar­gen de­re­cho del río y pa­ra sa­near el Gua­dal­qui­vir, el prin­ci­pal afluen­te de la ciu­dad.

Los cos­tos de to­dos los pro­yec­tos men­cio­na­dos son mi­llo­na­rios. Los 10 po­zos tu­vie­ron un cos­to de Bs 18.935.567, la plan­ta de tra­ta­mien-

to de San Blas ten­drá un cos­to apro­xi­ma­do de 14,8 mi­llo­nes de dó­la­res.

A es­tos pro­yec­tos de­be su­mar­se el de la me­ga plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les que el Go­bierno se com­pro­me­tió en rea­li­zar el es­tu­dio, aun­que en es­ta obra es­pe­cí­fi­ca hay una se­rie de des­en­cuen­tros po­lí­ti­cos.

“Se aca­bó la épo­ca de es­tia­je”, re­sal­ta el ge­ren­te de Co­saalt, Fer­nan­do Vidaurre Wa­yer, al des­ta­car que es­tán lo­gran­do el 90 por cien­to de co­ber­tu­ra en la ciu­dad de Ta­ri­ja, usan­do los po­zos en la épo­ca ba­ja y el agua del Rincón de la Vic­to­ria en la tem­po­ra­da de llu­vias.

Más del 70 por cien­to del agua que se con­su­me en la épo­ca ba­ja es pro­ve­nien­te de los po­zos, mien­tras que el res­tan­te 30 por cien­to vie­ne de la fuen­te na­tu­ral del Rincón de la Vic­to­ria. En la tem­po­ra­da de llu­vias, el por­cen­ta­je es el mis­mo pe­ro al re­vés.

“Años atrás, a es­tas al­tu­ras ya te­nía­mos que ha­cer un cro­no­gra­ma de ra­cio­na­mien­tos, do­tar del lí­qui­do ele­men­to a de­ter­mi­na­das ho­ras a unos ba­rrios y en otros mo­men­tos a otras zo­nas, la gen­te te­nía que in­for­mar­se so­bre qué días no re­ci­bi­rían agua; eso su­ce­día en la ma­yo­ría de los sec­to­res de la ciu­dad”, com­pa­ró el ge­ren­te.

La de­man­da de agua de la ciu­dad de Ta­ri­ja es de 577 li­tros por se­gun­do y Co­saalt ofer­ta 525.

Con es­te re­su­men, po­dría de­cir- se que el ma­ne­jo del agua en los úl­ti­mos cua­tro años se amol­dó al dis­cur­so elec­to­ral, lo­gran­do que la ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía ten­ga ac­ce­so a uno de los ser­vi­cios bá­si­cos más ele­men­ta­les.

FAL­TA DE ES­TU­DIOS

El pro­ble­ma in­me­dia­to es­tá re­suel­to, pe­ro ¿qué pa­sa­rá de acá a 20 o 30 años?

La prin­ci­pal fuen­te de agua de la ciu­dad de Ta­ri­ja pro­vie­ne del Rincón de la Vic­to­ria, la que es uti­li­za­da des­de los años 40, cu­yo en­torno fue vio­la­do una y otra vez por la mano del hom­bre.

“To­da­vía no to­ma­mos con­cien­cia de que el agua vie­ne de al­gún la­do, pen­sa­mos que es­ta vie­ne ni bien abri­mos el gri­fo, cuan­do en reali­dad el ini­cio de ese tu­bo es­tá en otro lu­gar que se lla­ma la Cor­di­lle­ra de Sa­ma, el Rincón de la Vic­to­ria”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro am­bien­tal, Iván Ar­nold Tó­rrez, quien es di­rec­tor de la fun­da­ción Na­tu­ra­le­za, Tie­rra y Vi­da (Na­ti­va).

Pa­ra Ar­nold, las ac­cio­nes de pro­tec­ción a la prin­ci­pal re­ser­va de agua de Ta­ri­ja son es­ca­sas. Re­cor­dó el in­cen­dio de mag­ni­tud his­tó­ri­ca re­gis­tra­do en agos­to del año pa­sa­do, que con­su­mió más de 10.600 hec­tá­reas de bos­que, cu­yas se­cue­las no de­ri­va­ron en gran­des ac­cio­nes des­de las ins­ti­tu­cio­nes.

“Más allá de los en­cen­di­dos dis­cur­sos en los días del in­cen­dio, por par­te de to­das las au­to­ri­da­des, des­pués no se ha he­cho mu­cho más que de­jar que la na­tu­ra­le­za va­ya re­ge­ne­ran­do es­to”, cri­ti­có.

Lo real es que el pre­su­pues­to pa­ra los tra­ba­jos de pre­ven­ción co­mo de re­ge­ne­ra­ción de los bos­ques en la Re­ser­va Na­tu­ral de Sa­ma no es su­fi­cien­te.

“La fá­bri­ca de agua”, es el nom­bre con el que fue bau­ti­za­do el Rincón de la Vic­to­ria, pe­ro las ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra su pro­tec­ción son po­cas des­de el sec­tor pú­bli­co, más allá de al­gún pro­gra­ma de re­fo­res­ta­ción, cu­yo ini­cio cuen­ta con la fo­to ofi­cial de la au­to­ri­dad de turno.

En el ca­so del agua, se im­po­ne la ne­ce­si­dad de lo in­me­dia­to por en­ci­ma de la pla­ni­fi­ca­ción a fu­tu­ro.

“La so­lu­ción de es­to ca­da vez se­rá más com­ple­ja, pa­sa por­que cui­de­mos no só­lo el buen ma­ne­jo del agua, sino tam­bién la crea­ción de nue­vas fuen­tes, pe­ro eso se ha­ce con la re­cu­pe­ra­ción de nues­tros bos­ques”, ana­li­za el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Rincón de la Vic­to­ria, Vir­gi­nio Le­ma Tri­go.

La fun­da­ción Rincón de la Vic­to­ria fue crea­da pos­te­rior­men­te al in­cen­dio con la idea de crear un vi­ve­ro de es­pe­cies na­ti­vas en el co­ra­zón de la re­ser­va de Sa­ma pa­ra pre­ser­var la “fá­bri­ca de agua”.

Ini­cia­ti­vas pri­va­das exis­ten, pe­ro no son su­fi­cien­tes, se­gún afir­man los pro­pios ex­per­tos.

Otra de las soluciones in­me­dia­tas de las ins­ti­tu­cio­nes fue la per­fo­ra­ción

de po­zos de agua que es­tán dan­do re­sul­ta­do en la épo­ca de es­tia­je.

Sin em­bar­go, no to­dos los acuí­fe­ros son si­mi­la­res. “En los 90, vos per­fo­ra­bas un po­zo a 20 me­tros de pro­fun­di­dad y ya en­con­tra­bas agua, pe­ro aho­ra de­ben ha­cer­lo a más de 100 me­tros”, in­di­ca el in­ge­nie­ro Jai­me Vi­lle­na Mo­ra­les, quien es di­rec­tor del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­rías y Cien­cias Exac­tas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Bo­li­via­na (UCB).

Es­te ejem­plo re­fle­ja que ca­da vez las fuen­tes na­tu­ra­les de agua es­tán a ma­yor pro­fun­di­dad. Una de las ra­zo­nes es que po­si­ble­men­te se es­té ex­tra­yen­do más agua de la que se tie­ne.

Vi­lle­na ve con preo­cu­pa­ción que no exis­ten es­tu­dios ni pla­nes a fu­tu­ro so­bre el ma­ne­jo res­pon­sa­ble del agua, lo que pue­de lle­var a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma in­me­dia­to, pe­ro no in­te­gral.

ES­TU­DIO

“Ese es el úni­co es­tu­dio se­rio que se hi­zo so­bre el agua en Ta­ri­ja”, afir­ma el in­ge­nie­ro Vi­lle­na so­bre el tra­ba­jo fi­nan­cia­do por el Ban­co Mun­dial ba­jo el aus­pi­cio de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), eje­cu­ta­do por el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos.

La in­ves­ti­ga­ción de las aguas sub­te­rrá­neas del va­lle cen­tral de Ta­ri­ja fue rea­li­za­do el año 1981, cu­yos re­sul­ta­do no fue­ron to­ma­dos en cuen­ta por nin­gu­na ins­ti­tu­ción pa­ra ela­bo­rar los pla­nes de tra­ba­jo so­bre el ma­ne­jo sos­te­ni­ble del re­cur­so hí­dri­co.

Lo que pu­do ave­ri­guar­se, es que es­te tra­ba­jo in­clu­so lle­gó a pa­rar en el es­cri­to­rio pri­va­do de un exfuncionario de la ex­tin­ta Cor­po­ra­ción del De­sa­rro­llo de Ta­ri­ja (Co­de­tar), que de­pen­día de la en­ton­ces Pre­fec­tu­ra del De­par­ta­men­to.

En otras pa­la­bras, el es­tu­dio nun­ca fue uti­li­za­do. Una prue­ba de aque­llo es que las ci­ta­das obras an­te­rior­men­te no tie­nen la ba­se de un es­tu­dio so­bre los acuí­fe­ros de Ta­ri­ja.

“No sa­be­mos si el agua de los po­zos que es­tán sa­can­do es mi­le­na­ria o de un mes”, aco­ta el in­ge­nie­ro Vi­lle­na.

En el es­tu­dio se de­ve­la que exis­ten po­zos con agua mi­le­na­ria, lo que quie­re de­cir, que el lí­qui­do tar­dó más de mil años en acu­mu­lar­se en la are­na.

Sin em­bar­go, tam­bién hay po­zos que se lle­nan en uno o dos me­ses, pe­ro la cla­ve pa­ra un ma­ne­jo ade­cua­do de es­te re­cur­so, es­tá en iden­ti­fi­car­los.

“Si per­fo­ra­mos un po­zo mi­le­na­rio, po­de­mos con­su­mir el agua en 20 años de al­go que tar­dó mil en lle­nar­se”, com­pa­ra el pro­fe­sio­nal.

Se­gún es­ta ex­pli­ca­ción, un po­zo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pue­de ser ab­sor­bi­do, sin que pue­da que­dar po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar­se en el tiem­po es­pe­ra­do.

Lo ideal es tra­ba­jar con po­zos en los que el agua se fil­tre en un mes.

Los es­tu­dios que fue­ron rea­li­za­dos pa­ra la per­fo­ra­ción de po­zos de agua fil­tran­te en Ta­ri­ja, sim­ple­men- te iden­ti­fi­ca­ron las re­ser­vas, no de­fi­nen la edad del agua, co­mo sí ha­bía efec­tua­do el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos.

El agua es­tá sien­do ex­traí­da de po­zos ca­da vez más pro­fun­dos, lo que re­fle­ja una ex­plo­ta­ción del re­cur­so que po­co a po­co se va aca­ban­do.

“Cuan­do es­to sea de mag­ni­tud, no es­ta­rán es­tas au­to­ri­da­des, a otras les re­cae­rá res­pon­der por si­tua­cio­nes ex­tre­mas, las ac­tua­les pre­su­mi­rán que so­lu­cio­na­ron el pro­ble­ma del agua, cuan­do en reali­dad es­ta­rían de­pre­dan­do los es­pa­cios en los que se en­cuen­tra”, ad­vier­ten es­tu­dian­tes de la Ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Am­bien­tal.

Otro pun­to im­por­tan­te de di­cho es­tu­dio es que re­sal­ta las zo­nas co­lec­to­ras de agua, que se en­cuen­tran pre­ci­sa­men­te en el Rincón de la Vic­to­ria, don­de es­tá la ac­tual plan­ta de Co­saalt.

El pro­ble­ma que sal­ta a la vis­ta es que es­ta zo­na, es­ta­ría sien­do ur­ba­ni­za­da. “Mu­chos pien­san que la zo­na de don­de se ge­ne­ra el agua só­lo es en La Vic­to­ria, pe­ro en reali­dad ini­cia des­de San An­drés”, agre­ga el aca­dé­mi­co.

“Lo­te en ven­ta”, es el le­tre­ro más co­mún en el tra­yec­to en­tre la ciu­dad de Ta­ri­ja y el Rincón de la Vic­to­ria pa­san­do por San An­drés.

Es­com­bros, ba­su­ra y la­dri­llos son par­te del nue­vo pai­sa­je de es­ta zo­na.

En los es­pa­cios re­co­lec­to­res cuan­do llue­ve, el agua se va fil­tra­do de a po­co has­ta que se acu­mu­la en un fon­do de are­na.

Pe­ro si es­tas zo­nas son ha­bi­ta­das, ade­más de ta­par las po­si­bi­li­da­des de que el agua fil­tre na­tu­ral­men­te, tam­bién hay la po­si­bi­li­dad de que el lí­qui­do que pa­se es­té con­ta­mi­na­do. “Ya ba­ja­ría agua su­cia”, aco­ta Vi­lle­na.

Tan­to San An­drés co­mo La Vic­to­ria es­tán sien­do po­bla­dos sin nin­gún ti­po de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, co- rrien­do gran pe­li­gro las fuen­tes na­tu­ra­les de agua.

Johann Hein­rich Hofs­tet­ter es un hom­bre de 60 años, na­ci­do en Ale­ma­nia, pe­ro ra­di­ca­do ha­ce 18 años en Bo­li­via, pa­ra ser más pre­ci­sos en Tu­ru­ma­yo, don­de se hi­zo de su ho­gar por la be­lle­za del pai­sa­je.

Johann mues­tra or­gu­llo­so su car­net de iden­ti­dad con na­cio­na­li­dad bo­li­via­na, sien­do un po­bla­dor más del área ru­ral de Ta­ri­ja.

El hom­bre, si bien se enamo­ró de los pai­sa­jes del va­lle cen­tral ta­ri­je­ño, ve con preo­cu­pa­ción có­mo em­pie­zan a le­van­tar­se cons­truc­cio­nes de for­ma ile­gal por to­da la zo­na, sin nin­gún ti­po de con­trol.

“¡No en­tien­do por qué no res­pe­tan ni ha­cen res­pe­tar las nor­mas!”, di­ce ad­mi­ra­do por lo que ve en Ta­ri­ja, una ciu­dad don­de las ins­ti­tu­cio­nes no ha­cen cum­plir la ley a com­pa­ra­ción de otras ca­pi­ta­les en el mun­do, en Ale­ma­nia, al­go así es in­con­ce­bi­ble.

Por to­da la zo­na pue­den ver­se ma­llas con los le­tre­ros pe­ga­dos de: “En Ven­ta”, agre­ga­do con un nú­me­ro de te­lé­fono del al­gún agen­te in­mo­bi­lia­rio. “Lo­tes en ven­ta”, “Te­rre­nos en ven­ta”, son par­te de los le­tre­ros que se ven por to­do el bor­de del ca­mino de San An­drés.

Las cons­truc­cio­nes clan­des­ti­nas se al­zan en el lu­gar con las de­no­mi­na­das “ca­jas de fós­fo­ros”, co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te a es­te ti­po de edi­fi­cios cua­dra­dos, en los que un pi­so va so­bre otro co­mo si fue­ran ca­ji­tas, con el la­dri­llo ex­pues­to, sin pin­ta­do ni nin­gu­na me­di­da de se­gu­ri­dad.

“No es­ta­mos ma­tan­do los es­pa­cios de re­co­lec­ción del agua”, ad­vier­te Jai­me.

El abo­ga­do Jo­sé Ál­va­rez Pla­ta en­vió una se­rie de car­tas al­cal­de Ro­dri­go Paz Pe­rei­ra, aler­tan­do de es­ta si­tua­ción en la zo­na de San An­drés sin re­ci­bir res­pues­ta al­gu­na.

La Al­cal­día in­di­ca que la Di­rec­ción

de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (DOT), es­tá ve­ri­fi­can­do si la ma­yo­ría de es­tos te­rre­nos han si­do ava­sa­lla­dos, aun­que afir­man que la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va es­ta­ría en una nue­va nor­ma­ti­va mu­ni­ci­pal, que san­cio­ne con me­di­das más drás­ti­cas a los de­no­mi­na­dos “lo­tea­do­res”.

Ya en la zo­na de La Vic­to­ria, la be­lle­za del pai­sa­je de los al­re­de­do­res ha­ce que el lu­gar sea un pa­raí­so, pe­ro la fal­ta de agua, pue­de con­ver­tir la vi­da de Ta­ri­ja en un ver­da­de­ro apo­ca­lip­sis.

La se­quía, su­ma­da a la im­per­mea­bi­li­dad de los sue­los pro­duc­to de los in­cen­dios que afec­ta­ron a la zo­na co­mo a la fal­ta de ár­bo­les, más la ur­ba­ni­za­ción de la zo­na, ha­cen que la ca­pa­ci­dad de la re­ser­va pa­ra ge­ne­rar agua, sea ca­da vez me­nor.

En tan­to, to­do se man­tie­ne igual, en­tre cum­plir el de­seo in­me­dia­to, el dis­cur­so po­lí­ti­co, la ile­ga­li­dad y la de­pre­da­ción del agua…

DIE­GO PINO ZA­MO­RA

FUEN­TE NA­TU­RALEl Rincón de la Vic­to­ria si­gue sien­do la prin­ci­pal fuen­te de agua de Ta­ri­ja.

DIE­GO PINO ZA­MO­RA

EN RIES­GOLa re­ser­va de Sa­ma es­tá ame­na­za­da por el cam­bio cli­má­ti­co y la in­ter­ven­ción hu­ma­na.

DIE­GO PINO ZA­MO­RA

SI­TUA­CIóN CRí­TI­CALos ríos y afluen­tes na­tu­ra­les es­tán se­cos no só­lo por la se­quía, sino por­que los cau­da­les de La Vic­to­ria dis­mi­nu­ye­ron.

DRA­MA HU­MANOLos pro­ble­mas de fal­ta de agua es­tán pre­sen­tes en el área ru­ral de Ta­ri­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.