“TEN­GO UN SUE­ÑO…”

Los Tiempos - Oh - - ACTUALIDAD - JEAN CAR­LA SABA DE ALISS Con­fe­ren­cis­ta, es­cri­to­ra y Li­fe Coach et­hos.ca­pa­ci­ta­cio­nes@gmail.com Fa­ce­book: Jean Car­la Saba

El 28 de agos­to 1963, dos­cien­tas mil per­so­nas jun­tas ( Was­hing­ton, D.C.) to­dos con la mis­ma idea en men­te y apor­tan­do con su pre­sen­cia en se­ñal de es­tar en pro de los de­re­chos ci­vi­les pa­ra los ne­gros en los EEUU; Mar­tin Lut­her King, Jr. em­pie­za lo que has­ta aho­ra se co­no­ce co­mo uno de los me­jo­res dis­cur­sos de la his­to­ria, lo que to­dos sa­be­mos que ti­tu­la “I ha­ve a dream” (Ten­go un sue­ño).

Lla­ma la aten­ción el po­der de con­vo­ca­to­ria, dos­cien­tas mil per­so­nas que acu­die­ron en un tiem­po don­de no ha­bía uso del ce­lu­lar, don­de se pa­sa­ba la voz bo­ca a bo­ca, don­de se ha­cía uso del te­lé­fono fi­jo y don­de no exis­tían las re­des so­cia­les. Dos­cien­tas mil per­so­nas reuni­das por vo­lun­tad pro­pia, por con­vic­ción y pres­tan­do una es­cu­cha ac­ti­va al “sue­ño” de otra per­so­na. En­fa­ti­zo que es al “sue­ño” de otra per­so­na –¿no es im­pre­sio­nan­te es­to?–, con esa ilu­sión reunió ¡dos­cien­tas mil per­so­nas! Y di­jo: “Ten­go un sue­ño”; no di­jo “ten­go un plan”; no di­jo “ten­go una pro­pues­ta”; no di­jo “ten­go un re­cla­mo”; no di­jo “ten­go una lu­cha”; no di­jo ha­cia quien de­cla­ra­ba una gue­rra, un re­sen­ti­mien­to, un com­ple­jo o un do­lor; sen­ci­lla­men­te di­jo: “Ten­go un sue­ño”, que re­su­mien­do y pa­ra­fra­seán­do­lo em­pe­zó afir­man­do que “to­dos los hom­bres son crea­dos igua­les” (no hay ju­dío, ni grie­go di­ría Pa­blo… yo con­tex­tua­li­zo, cha­pa­co, co­lla o cam­ba); in­tere­san­te por­que de­no­ta crea­ción y no evo­lu­ción.

So­ña­ba con que se com­par­ta una me­sa sin di­fe­ren­ciar al amo del es­cla­vo o me­jor di­cho al blan­co del ne­gro, en un am­bien­te de her­man­dad; her­man­dad de la cual dis­fru­ta­mos los ci­ta­di­nos y los cam­pe­si­nos en nues­tros país y al con­tra­rio de es­te dis­cur­so so­ña­mos con que no nos se­pa­re nin­gún dis­cur­so que aten­te con­tra la li­ber­tad y la jus­ti­cia; ellas dos no só­lo son va­lo­res, son vir­tu­des y ahí ra­di­ca su ma­yor va­lor por el cual to­dos lu­cha­mos.

Mar­tin Lut­her King so­ña­ba con que sus hi­jos vi­van en un país don­de no sean juz­ga­dos por el co­lor de su piel, sino por su per­so­na­li­dad; en otras pa­la­bras, so­ña­ba con que sus hi­jos sean gen­te de bien, que se­pan re­la­cio­nar­se, que sean ín­te­gros, que ve­len por en­gro­sar más su ca­rác­ter que la cuen­ta ban­ca­ria; que se es­fuer­cen por ser me­jo­res per­so­nas an­tes de ser me­jo­res pro­fe­sio­na­les; si cum­plen con el pri­me­ro por con­se­cuen­cia ló­gi­ca, lle­ga­rán al se­gun­do, vi­ce­ver­sa es más di­fí­cil.

So­ña­ba con que los ni­ños y las ni­ñas ca­mi­nen con las ma­nos uni­das co­mo her­ma­nos; pa­re­cen co­sas tan sim­ples pa­ra un mun­do tan com­ple­jo, pe­ro si des­de pe­que­ños ex­ten­de­mos la mano pa­ra abra­zar y su­je­tar, di­fí­cil­men­te de adul­to lo ha­re­mos pa­ra gol­pear. Tal vez es­te ti­po de co­sas nos es­tán fa­llan­do.

Fi­nal­men­te, Mar­tin so­ña­ba con que “los va­lles sean cum­bres, y las co­li­nas y mon­ta­ñas, lla­nos, y los si­tios más es­car­pa­dos sean ni­ve­la­dos y los tor­ci­dos en­de­re­za­dos, y la glo­ria de Dios sea re­ve­la­da, y se unie­ra to­do el gé­ne­ro hu­mano”.

Lin­do sue­ño pa­ra ser com­par­ti­do y oja­lá en­car­na­do por no­so­tros. Hoy mu­chos com­par­ten el cum­pli­mien­to de un sue­ño que se li­mi­ta a un via­je en el ca­so de un ciu­da­dano cual­quie­ra o en com­prar­se el avión en el ca­so de al­gu­nos go­ber­nan­tes. Dis­cur­sos ali­men­ta­dos por ca­pri­chos en lu­gar de sue­ños traen vio­len­cia, di­vi­sión, re­sen­ti­mien­to y muer­te. Muer­te que se la pue­de bur-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.