Ma­rio Vran­de­cic, un mé­di­co co­cha­bam­bino que in­no­va en Bra­sil y el mun­do.

VI­SIO­NA­RIO Creó una fá­bri­ca de vál­vu­las car­día­cas, en 1978, tie­ne 13 pa­ten­tes y fun­dó el Ins­ti­tu­to Bio­cor en Bra­sil, que ha­ce 33 años es de los más avan­za­dos en el mun­do

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas Fo­tos: Da­niel Ja­mes

Se fue de Co­cha­bam­ba ha­ce 50 años, uno di­ría que se ol­vi­dó de la Llaj­ta pe­ro co­mien­za la con­ver­sa­ción re­cor­dan­do a los ami­gos, ma­ni­fes­tan­do su amor por nues­tra tie­rra y agra­de­cien­do los afec­tos. El doc­tor Ma­rio Vran­de­cic Pe­re­do acor­ta dis­tan­cias con una cá­li­da e in­te­li­gen­te mi­ra­da. El im­per­cep­ti­ble acen­to bra­si­le­ño se des­cu­bre en al­gu­nas pa­la­bras pro­pias del por­tu­gués que se le es­ca­pan, pe­ro su as­pec­to tri­gue­ño, mez­cla en­tre bo­li­viano y bra­si­le­ño, con­fir­ma sus raí­ces y sus víncu­los.

Es pro­mo­ción 59 del Co­le­gio La Sa­lle y mu­cho an­tes de gra­duar­se, tu­vo la cer­te­za de que se­ría mé­di­co. “En la es­cue­la apren­dí que de to­das las ve­ces que uno pien­sa ha­cer al­gu­na co­sa, tie­ne que te­ner prin­ci­pios co­mo de­ter­mi­na­ción, mé­to­do y per­sis­ten­cia… só­lo así se con­si­gue lo que uno sue­ña, creo que fue el gran le­ga­do la­sa­llis­ta en mí”.

No se de­fi­ne co­mo un idea­lis­ta, pe­ro quie­re lo mis­mo pa­ra to­do el mun­do en ma­te­ria de sa­lud. “A mí me gus­tan mu­cho las per­so­nas, y la pro­fe­sión de me­di­ci­na tie­ne mu­cho que ver con per­so­nas”, di­ce. Pa­ra al­gu­nos, no hay ma­yor de­lei­te en la vi­da que dar­se a los de­más, ni ma­yor pri­vi­le­gio que cui­dar de al­go o de al­guien. Así se mues­tra el doc­tor Vran­de­cic, co­mo un eterno enamo­ra­do de su pro­fe­sión y con una fe ab­so­lu­ta en el ser hu­mano. Quien sino un mé­di­co pa­ra gri­tar a los cua­tro vien­tos que lo más cu­ra­ti­vo en el mun­do es el amor y la pre­ven­ción en sa­lud.

Ini­ció su for­ma­ción en Bra­sil, en la Uni­ver­si­dad de Mi­nas Ge­rais, y sus cur­sos de post­gra­do en cirugía car­día­ca, vas­cu­lar y to­rá­ci­ca los reali­zó en las uni­ver­si­da­des más im­por­tan­tes de Mi­chi­gan y Nue­va York de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy lle­va 33 años al fren­te del Ins­ti­tu­to Bio­cor de Be­lo Ho­ri­zon­te, un hos­pi­tal ge­ne­ral que fun­dó en 1985, con fo­co en al­ta com­ple­ji­dad en ci­ru­gías neu­ro­ló­gi­cas, car­dio­ló­gi­cas, or­to­pé­di­cas y cirugía ge­ne­ral, tan­to en ni­ños co­mo adul­tos. Más de 1 mi­llón y me­dio de per­so­nas han pa­sa­do por la ins­ti­tu­ción y es uno de sus má­xi­mos or­gu­llos por­que “atien­de a pa­cien­tes de to­do el mun­do”. Lo acom­pa­ñan en es­te em­pren­di­mien­to sus hi­jos, Eri­ka, di­rec­to­ra mé­di­ca, y Ék­tor, di­rec­tor clí­ni­co. “Aca­so pue­de ha­ber ma­yor or­gu­llo pa­ra un pa­dre, que sus hi­jos si­gan el ofi­cio de uno y con­ti­núen con el com­pro­mi­so de pre­ser­var la sa­lud de las per­so­nas”.

No es po­ca la car­ga co­mo fun­da­dor y di­rec­tor del hos­pi­tal, ta­rea que com­bi­na con su fa­ce­ta de in­ves­ti­ga­dor, di­vul­ga­dor científico, ca­te­drá­ti­co y aman­te de la “es­pe­cie humana”. Es pro­fe­sor de la Facultad de Me­di­ci­na de Be­lo Ho­ri­zon­te en la cá­te­dra de cirugía, asi­mis­mo, miem­bro de la Aca- de­mia de Me­di­ci­na en Mi­nas Ge­rais. Mu­chos le lla­man pio­ne­ro por­que pa­ten­tó 13 pro­duc­tos sus­ti­tu­tos del co­ra­zón: vál­vu­las car­día­cas, con­duc­tos val­vu­la­dos y pul­mo­na­res, en­tre otros, que hoy se usan en la prác­ti­ca mé­di­ca con éxi­to en to­do el mun­do. Y con tan­tos años de ejer­ci­cio de la pro­fe­sión, sus crea­cio­nes ha­brán sal­va­do la vi­da de mi­les de per­so­nas.

El sue­ño de in­ven­tar pa­ra me­jo­rar la me­di­ci­na sur­gió a su re­torno a Bra­sil, en 1978. “Me di cuen­ta que te­nía que ha­cer al­go di­fe­ren­te por­que vi que ya no me co­no­cían más, me fui du­ran­te 12 años, así que abrí una fá­bri­ca don­de en­se­ñé los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les en car­dio­lo­gía”. Hoy, aque­llos pri­me­ros jó­ve­nes en­tre 16 y 18 años, que re­ci­bie­ron las pri­me­ras bio­pró­te­sis del Dr. Vran­de­cic, es­tán to­dos ac­ti­vos y en la me­jor edad de la vi­da. Y aun­que la fá­bri­ca even­tual­men­te se ce­dió a Saint Ju­de, con esos re­cur­sos cons­tru­yó Bio­cor. “To­do fue bien pla­nea­do y con la ayu­da de Dios, la fa­mi­lia, los hi­jos y los ami­gos de to­das par­tes del mun­do, ese sue­ño es una reali­dad”, di­ce. Pa­re­ce que es­ta­mos an­te un hos­pi­tal “sin pa­re­des”, vol­ca­do ha­cia la par­te edu­ca­cio­nal, don­de los mé­di­cos se for­man es­pe­cia­lis­tas y don­de mi­les de doc­to­res y en­fer­me­ras tam­bién han en­con­tra­do ins­pi­ra­ción. ”Es in­creí­ble la con­vo­ca­to­ria que te­ne­mos y la gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­sar lar­gas ho­ras apren­dien­do y su­perán­do­se”.

Có­mo no ha­blar de su vo­ca­ción, la me­di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.