Lu­pe Ca­jías ana­li­za el pe­rio­dis­mo y las ame­na­zas al ofi­cio.

CRÍ­TI­CA Con más de 40 años de la­bor, la re­co­no­ci­da pe­rio­dis­ta pa­ce­ña es una re­le­van­te autora de li­bros, en­sa­yos y re­por­ta­jes. Ana­li­za el pe­rio­dis­mo bo­li­viano y las ame­na­zas al ofi­cio

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - Tex­to y Fo­tos: Ra­fael Sa­gár­na­ga

Lu­pe Ca­jías, la re­co­no­ci­da pe­rio­dis­ta e his­to­ria­do­ra, ad­vier­te “mu­chas som­bras y po­cas lu­ces” en el ho­ri­zon­te del pe­rio­dis­mo bo­li­viano. Con­ver­só con OH! ha­cien­do un aná­li­sis de las múl­ti­ples ame­na­zas que han sur­gi­do con­tra la prác­ti­ca de es­te ofi­cio.

-El pe­rio­dis­mo vi­ve en es­tos tiem­pos uno de los mo­men­tos más crí­ti­cos de su his­to­ria, ¿no es cier­to? Pa­re­ce aco­sa­do des­de to­dos los fren­tes, des­de el po­lí­ti­co has­ta el tec­no­ló­gi­co, pa­san­do por el aca­dé­mi­co. ¿Có­mo de­fi­ne us­ted es­te mo­men­to?

Pri­me­ro, hay una cri­sis muy fuer­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do por las nue­vas tec­no­lo­gías. És­tas han mar­ca­do una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en re­la­ción a los úl­ti­mos 100 años. Ni la irrup­ción de la ra­dio o la te­le­vi­sión ha­bían es­tre­me­ci­do co­mo el fe­nó­meno que ha­ce cir­cu­lar la in­for­ma­ción de ma­ne­ra vir­tual. Por ejem­plo, en EEUU, en los úl­ti­mos tres años, la can­ti­dad de pe­rio­dis­tas se ha re­du­ci­do a la ter­ce­ra par­te. Mu­chas sa­las de redacción se re­du­cen a un pu­ña­do de per­so­nas. Uno de los sec­to­res más afectados es el de re­por­te­ros grá­fi­cos. Si an­tes ha­bía plan­tas de 12 a 20, aho­ra hay uno o dos. Muy po­cos me­dios man­dan hoy en­via­dos es­pe­cia­les.

Por otra par­te, la pu­bli­ci­dad tam­bién se ha tras­la­da­do al me­dio vir­tual. En­ton­ces, pe­rió­di­cos, por ejem­plo, co­mo The Guar­dian, que po­dría te­ner to­dos los otros ca­li­fi­ca­ti­vos po­si­ti­vos, se ven obli­ga­dos a re­cu­rrir a sus lec­to­res. Ape­la a cam­pa­ñas pa­ra que la gen­te ha­ga do­na­ti­vos, lo apo­ye mo­ne­ta­ria­men­te pa­ra que pue­da so­bre­vi­vir. Otros me­dios es­tán sien­do clau­su­ra­dos. En al­gún país nór­di­co, por ejem­plo, ya no exis­ten ra­dios tra­di­cio­na­les, sino só­lo ra­dios on­li­ne.

Mien­tras tan­to, la te­le­vi­sión es­tá sien­do sa­cu­di­da por fe­nó­me­nos co­mo Net­flix. Si an­tes el sis­te­ma ca­ble ha­bía des­pla­za­do a los ca­na­les lo­ca­les y nacionales, aho­ra la gen­te pre­fie­re se­ries que con­tro­la y pue­de ver sin pu­bli­ci­dad. En­ton­ces, el fe­nó­meno Net­flix ba­rre con mu­chí­si­mos más ca­na­les.

- Se agra­van las dis­tan­cias en cuan­to al mo­no­po­lio glo­bal de la in­for­ma­ción

En los años 70 ha­blá­ba­mos del des­equi­li­brio in­for­ma­ti­vo, de que el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción era in­du­ci­do des­de el nor­te. Se ob­ser­va­ba có­mo, pa­ra lo que sa­lía des­de el sur, se prio­ri­za­ba no­ti­cias so­bre gol­pes de Es­ta­do, de­lin­cuen­cia, nar­co­trá­fi­co, etc. Por ello, se in­ten­tó crear una vi­sión des­de el sur, ins­pi­ra­da en do­cu­men­tos co­mo el in­for­me McB­ri­de. Pe­ro hoy ve­mos que la dis­tan­cia se ha he­cho enor­me.

Pue­do dar­le un ejem­plo pa­té­ti­co: el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo. ¿Qué pue­de ha­cer, por ejem­plo, un pro­gra­ma bo­li­viano pa­ra con­se­guir lo que con­si­gue hoy ESPN? Ya nin­gún co­le­ga bo­li­viano pue­de, si­quie­ra, ac­ce­der a una ca­bi­na de trans­mi­sión en un mun­dial de fút­bol. No lo lo­gra­ría ni aun­que con­ta­se con el apo­yo de to­dos sus pa­res y del Es­ta­do. Son ci­fras inal­can­za­bles.

En su­ma, ve­mos lo que las gran­des ca­de­nas quie­ren que vea­mos.

-¿Qué ha pa­sa­do con los pro­yec­tos con­tes­ta­ta­rios o al­ter­na­ti­vos a aque­llas es­truc­tu­ras glo­ba­les?

Pro­pues­tas ela­bo­ra­das a fi­nes del si­glo pa­sa­do que bus­ca­ban am­pliar las vo­ces y rom­per es­tos oli­go­po­lios ter­mi­na­ron mos­tran­do el peor ros­tro del pe­rio­dis­mo es­ta­tal. Se vol­vie­ron me­dios al ser­vi­cio de par­ti­dos y de lí­de­res po­lí­ti­cos. El fra­ca­so de Te­le­sur es la­men­ta­ble por­que era un gran pro­yec­to. Sal­vo la di­fu­sión cul­tu­ral, hoy el res­to es ter­gi­ver­sa­ción y ocul­ta­mien­to de la reali­dad. Han sur­gi­do ca­sos pa­té­ti­cos co­mo el de Ber­llus­co­ni en Ita­lia. Él, al fi­nal, era due­ño tan­to de los me­dios pri­va­dos co­mo de los es­ta­ta­les. En­ton­ces muy po­co se sal­va.

- ¿Qué ele­men­tos de de­fen­sa ha­lla en los me­dios tra­di­cio­na­les, co­mo los dia­rios y las ra­dios, pa­ra con­tra­rres­tar se­me­jan­te panorama?

La pren­sa, so­bre to­do me­dios co­mo El País, Fol­ha o Cla­rín, es­tá op­tan­do por el pe­rio­dis­mo de ca­li­dad. Ofre­cen crónica

co­mo el gran apor­te de in­ten­tar que el lec­tor se­pa mu­cho más que el ti­tu­lar que re­ci­bió por la red so­cial. El es­fuer­zo por que en­tien­da los por­qués de los he­chos. Ahí te­ne­mos una po­si­ble sa­li­da.

Hay tam­bién in­ten­tos de jun­tar re­des, so­bre to­do en las ra­dios. Es el ca­so de Aler o la ca­de­na So­lar, que so­bre­vi­ven pa­ra in­for­mar del sur.

-Bueno, ésa es só­lo una par­te de la cri­sis que su­fren los me­dios bo­li­via­nos. ¿Qué me di­ce de los otros fac­to­res que hoy les afec­tan?

En Bo­li­via, se vi­ve dos si­tua­cio­nes crí­ti­cas, una más per­ci­bi­da que la otra. La más per­ci­bi­da re­sul­ta la mo­les­tia del po­der por la la­bor del pe­rio­dis­ta que es ser un con­trol so­cial por un man­da­to de la so­cie­dad. Y más allá de los de­fec­tos del pro­pio pe­rio­dis­mo, ve­mos que hay va­rios ni­ve­les del Es­ta­do que no so­por­tan vo­ces di­si­den­tes. Lo he­mos vis­to en lu­ga­res ex­tre­mos co­mo Ya­cui­ba o Vi­lla Tu­na­ri, pe­ro tam­bién en ca­sos pa­té­ti­cos co­mo el del se­ñor Percy Fer­nán­dez y su en­torno. Ese mal­tra­to a la pren­sa no hu­bo ni en las dic­ta­du­ras

Tam­bién des­de el ni­vel cen­tral del po­der se lo ha he­cho. La ideo­lo­gía del par­ti­do ofi­cia­lis­ta que se ha ido de­ve­lan­do se­ña­la que hay que te­ner un so­lo par­ti­do, una so­la pro­pues­ta y una so­la voz. To­do lo que no es­té de acuer­do con las ins­truc­cio­nes que ema­nan de quien sa­be de qué sa­la de reunio­nes es enemi­go, ad­ver­sa­rio. Y al ad­ver­sa­rio hay que li­qui­dar­lo.

In­clu­so se plan­tean las co­sas en tér­mi­nos mi­li­ta­res: “gue­rre­ros di­gi­ta­les”, “es­tra­te­gia de si­len­cia­mien­to”, “es­tra­te­gia pa­ra cer­car a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”.

-¿Cree que eso va­ya a más?

Me preo­cu­pan los fac­to­res de po­der que se es­tán em­plean­do en los úl­ti­mos me­ses. Ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do, por ejem­plo, có­mo un gru­po de co­mu­na­rios se­cues­tró a un pe­rio­dis­ta cer­ca de Vi­lla Tu­na­ri. Él ha­cía una co­ber­tu­ra so­bre los puen­tes ile­ga­les que cons­tru­ye el Go­bierno. Lo re­tu­vie­ron cua­tro ho­ras, lo ame­na­za­ron con ama­rrar­lo al pa­lo san­to pa­ra que lo ma­ten las hor­mi­gas y lue­go pi­die­ron ins­truc­cio­nes a las au­to­ri­da­des. Fi­nal­men­te, lo sol­ta­ron tras sa­car fo­to­co­pia de su car­net de identidad y re­cor­dar­le que sa­ben dón­de vi­ve.

O sea, no hay un pe­rio­dis­ta o me­dio que no sea con­si­de­ra­do pro ofi­cia­lis­ta que pue­da te­ner pi­sa­da en el Cha­pa­re. Ya vi­mos en es­tos años que la la­bor del pe­rio­dis­ta ha si­do obs­ta­cu­li­za­da, ya no por po­li­cías, mi­li­ta­res o mi­nis­tros, sino por gru­pos de cho­que. Eso me preo­cu­pa por­que a esos gru­pos no hay có­mo con­tro­lar­los. El fe­nó­meno se desató, por ejem­plo, en el Pe­rú de ( Vla­di­mi­ro) Mon­te­si­nos o en la Ar­gen­ti­na de (Car­los) Me­nem.

Los Kirch­ner he­re­da­ron esa me­to­do­lo­gía. Se usan pa­to­tas o ba­rras bra­vas pa­ra apa­lear a pe­rio­dis­tas o lle­gar a ex­tre­mos co­mo el ase­si­na­to de Jo­sé Luis Ca­be­zas. Pa­ra­le­la­men­te, en la so­cie­dad ci­vil, hay un de­bi­li­ta­mien­to de ins­ti­tu­cio­nes co­mo De­re­chos Hu­ma­nos o las pro­pias aso­cia­cio­nes de la pren­sa.

-¿Có­mo de­fi­ni­mos es­ta ra­ra li­ber­tad o cen­su­ra de pren­sa? Ha­brá que po­ner­le co­mi­llas a am­bas.

Hay una frase que de­cía jus­ta­men­te Car­los Me­nem: “Es la li­ber­tad con pa­lo”. Lue­go pi­dió dis­cul­pas y di­jo que era una anéc­do­ta que re­cor­da­ba a Ben­ja­mín Franklin. Pe­ro quie­re de­cir: no hay nor­mas en Bo­li­via, co­mo en Ve­ne­zue­la o Bra­sil, con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro hay una ame­na­za per­ma­nen­te.

Se lanza la Ley con­tra el Ra­cis­mo y, a la vez, una ventanita pa­ra aca­llar. Se lanza la nor­ma­ti­va del Có­di­go Pe­nal y otra ventanita pa­ra cas­ti­gar a los pe­rio­dis­tas. En 2010, Juan Ra­món Quintana pro­pug­na una Ley con­tra la Di­fa­ma­ción por­que los pe­rio­dis­tas ha­cían de­nun­cias con­tra su tra­ba­jo. En 2016, ya se plan­teó la Ley con­tra la Men­ti­ra, aho­ra nue­va­men­te.

Es co­mo ad­ver­tir: “Pue­des de­cir lo que quie­ras, pe­ro o te cor­to la pu­bli­ci­dad o lla­mo a tu je­fe pa­ra que te sa­que o ha­brá un cer­co con­tra tu me­dio de co­mu­ni­ca­ción”. En­ton­ces me­dio, di­rec­tor y pe­rio­dis­tas van ca­mi­nan­do so­bre hue­vos, vien­do cuán­to pue­den avan­zar sin rom­per la fra­gi­li­dad en la que vi­ven.

- “Ley con­tra la Men­ti­ra”, “el car­tel de la men­ti­ra”, “re­ser­va mo­ral”, etc. Hay un jue­go muy par­ti­cu­lar en el uso de esos y otros tér­mi­nos. Es co­mo si se de­va­lua­ra el va­lor de las pa­la­bras y, a ve­ces, co­mo un reino del eu­fe­mis­mo en el debate po­lí­ti­co. ¿A qué obe- de­ce esa for­ma de ma­ne­jar ideas y no­ti­cias?

No es al­go ori­gi­nal de es­te Go­bierno. Es al­go que prac­ti­ca­ba mu­cho Mon­te­si­nos. Pa­re­ce que al­guien acá im­por­tó las ideas Mon­te­si­nos en Pe­rú, tam­bién se apren­dió mu­cho de Me­nem. Hay li­bros al res­pec­to. Mon­te­si­nos desa­rro­lló el ar­te del en­ga­ño, de có­mo ga­nar así la gue­rra. Obe­de­ce a una teo­ría chi­na de ha­ce 2.000 años.

Me­nem in­ten­tó aca­llar a la pren­sa con co­sas pa­re­ci­das, por ejem­plo, con la Ley de la Ver­dad. Aho­ra, el otro gran ins­pi­ra­dor es Do­nald Trump. Él tie­ne su ma­nual so­bre có­mo se lo­gra pri­me­ras pla­nas, có­mo de­cir de­ter­mi­na­das co­sas que obli­gan a la gen­te a ha­blar de ti.

Acá, por ejem­plo, si hay un pro­ble­ma “A”, en­ton­ces rá­pi­da­men­te apa­re­cen otra y otra no­ti­cias dis­trac­ti­vas. Por ejem­plo, ha­bía lo del 21-F muy fuer­te en Po­to­sí y se desata el es­cán­da­lo de la me­da­lla pre­si­den­cial del que nos van lle­gan­do los da­tos por par­tes.

-¿Qué me di­ce de los erro­res que co­me­ten los pro­pios pe­rio­dis­tas pa­ra agra­var la cri­sis?

Cla­ro, se aña­den mu­chos erro­res de los pro­pios pe­rio­dis­tas. Con ellos ha­cen que se pue­da dar la ra­zón a los po­de­ro­sos cuan­do quie­ren usar la fuer­za pa­ra aca­llar los ex­ce­sos que se co­me­ten en las re­des y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Adi­cio­nal­men­te los me­dios, es­pe­cial­men­te los im­pre­sos, an­dan en du­das exis­ten­cia­les de­bi­do al cer­co de las nue­vas tec­no­lo­gías. Ca­si to­dos han te­ni­do que adap­tar sus re­dac­cio­nes dan­do ca­da vez ma­yor prio­ri­dad a la di­fu­sión en la web. Re­du­je­ron plan­te­les, el pe­rio­dis­mo in­ves­ti­ga­ti­vo prác­ti­ca­men­te de­jó de exis­tir, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes. Fuen­tes co­mo el pa­la­cio le­gis­la­ti­vo o las Fuer­zas Ar­ma­das, que eran cu­bier­tas por los gran­des re­por­te­ros, aho­ra son en­car­ga­das a mu­cha­chos muy jó­ve­nes. Los pe­rio­dis­tas no es­tán su­fi­cien­te­men­te in­for­ma­dos. Quie­nes tra­ba­jan en los me­dios aho­ra ha­cen el tra­ba­jo de cua­tro o cin­co per­so­nas. No tie­nen tiem­po pa­ra ca­pa­ci­tar­se ni pa­ra leer. Co­me­ten mu­chos erro­res de apre­cia­ción

-¿Pue­de ci­tar al­gu­nos ejem­plos?

La co­ber­tu­ra de la gra­dua­ción de Eva Liz Mo­ra­les. Se me­tie­ron en la vi­da de una per­so­na que no es fun­cio­na­ria pú­bli­ca. Ya an­tes al­gu­na co­lum­nis­ta la mal­tra­tó y mal­tra­tó a su ma­dre. Se ba­sa­ron en un ins­tan­te, co­mo si ese ins­tan­te fue­ra la reali­dad de to­do un ac­to. Ape­la­ron a fuen­tes iden­ti­fi­ca­das, pe­ro am­pli­fi­ca­das de ma­ne­ra in­co­rrec­ta. Otro es el ca­so Kush­ner. Fue es­pec­ta­cu­lar có­mo los pe­rio­dis­tas de­ter­mi­na­ron quién era cul­pa­ble. Ya lo de­fi­nie­ron co­mo fe­mi­ni­ci­dio y ver­tie­ron con­de­na. De­ja­ron limitada la po­si­bi­li­dad de con­se­guir la ver­dad por­que las pe­rio­dis­tas, ha­bían de­fi­ni­do qué ha­bía su­ce­di­do aque­lla no­che. Hay te­mas que son agran­da­dos por ene­mis­ta­des o amis­ta­des…

Es­tos son los ejem­plos que pue­de usar el Es­ta­do pa­ra de­cir: “És­te es el pe­rio­dis­mo que no que­re­mos”. Nos mues­tran que el pe­rio­dis­mo bo­li­viano no es­tá en su me­jor eta­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.