ANI­LLOS

Ten­den­cias que no cam­bia­ron su sig­ni­fi­ca­do

Los Tiempos - Oh - - TECNOLOGÍA - Tex­to: Redacción OH! Fo­tos: Her­nán An­dia

Las alian­zas son una de las tra­di­cio­nes que más tiem­po ha per­du­ra­do en nues­tra his­to­ria. Se tra­ta de un par de aros, uti­li­za­dos co­mo un sím­bo­lo de unión en ma­tri­mo­nio que re­pre­sen­tan la con­fian­za mu­tua y en­tre­ga en pa­re­ja. Sin em­bar­go, con el pa­so de los años y has­ta si­glos, la pro­pues­ta del di­se­ño ha cam­bia­do: de os­ten­to­sos pa­sa­ron a ser di­se­ños mi­ni­ma­lis­tas.

EN LA HIS­TO­RIA

Es­ta tra­di­ción ha for­ma­do par­te de va­rias ci­vi­li­za­cio­nes a tra­vés de la his­to­ria. Pa­ra los egip­cios, la for­ma cir­cu­lar re­pre­sen­ta­ba una fi­gu­ra sin principio ni fin, pues así con­si­de­ra­ban que de­bie­ra ser la unión en el amor. No te­nía mu­cha im­por­tan­cia el ma­te­rial (cá­ña­mo, cue­ro, hue­so o mar­fil), sino su sig­ni­fi­ca­do. La cos­tum­bre del uso de ani­llos fue adop­ta­da pos­te­rior­men­te por los grie­gos que con­quis­ta­ron el trono fa­raó­ni­co. Los ro­ma­nos, por su par­te, en­tre­ga­ban a sus es­po­sas, aros con se­llo. Es­to era pa­ra mar­car los uten­si­lios y des­pen­sas de sus ho­ga­res. Los ma­ri­dos lo ha­cían en se­ñal de con­fian­za ha­cia sus cón­yu­ges. Y fue­ron ellos los pri­me­ros en ha­blar de la Ve­na Amo­ris, “ve­na del amor” en la­tín, la cual une el de­do anu­lar di­rec­ta­men­te con el co­ra­zón. Des­de en­ton­ces, se usa­ron las alian­zas en di­cho de­do. En la an­ti­gua Chi­na, tam­bién tu­vie­ron muy pre­sen­te es­ta tra­di­ción. Pa­ra los miem­bros de es­ta cul­tu­ra, ca­da de­do tie­ne un sig­ni­fi­ca­do sim­bó­li­co. El anu­lar re­pre­sen­ta a la pa­re­ja. Apro­xi­ma­da­men­te 800 años DC, los ca­tó­li­cos hi­cie­ron uso de las alian­zas. Sus di­se­ños eran al­go os­ten­to­sos. Du­ran­te el si­glo XIII, la Igle­sia los con­si­de­ró sím­bo­los pa­ga­nos. Por ello, sus di­se­ños se sim­pli­fi­ca­ron mu­chí­si­mo. Du­ran­te el re­na­ci­mien­to, las pa­re­jas op­ta­ron por gra­bar sus de­di­ca­to­rias en las alian­zas. Con el tiem­po pre­fi­rie­ron ha­cer­lo en el in­te­rior de los aros, pa­ra ga­nar un po­co de pri­va­ci­dad.

TEN­DEN­CIAS DE HOY

La Jo­ye­ría Im­pe­rio, pro­fe­sio­na­les en el di­se­ño de alian­zas, con­ver­só con Oh! acer­ca de las ten­den­cias en la ac­tua­li­dad y pa­re­cie­ra que las pre­fe­ren­cias y es­ti­los han da­do un gi­ro a tra­vés de la his­to­ria tam­bién en Bo­li­via.

EL MA­TE­RIAL

El más so­li­ci­ta­do so­lía ser el oro do­ra­do. Los pe­di­dos se in­cli­na­ban por un es­ti­lo más pe­sa­do, con mu­cha de­co­ra­ción y chis­pas bri­llan­tes. Hoy, las pa­re­jas pre­fie­ren el oro blan­co y el ro­sa­do. In­clu­so re­quie­ren di­se­ños per­so­na­li­za­dos, que com­bi­nan los tres ti­pos de oro en un so­lo di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta. Gus­tan de un es­ti­lo más li­viano y mo­derno, y op­tan por las jo­yas con más co­lor. “Las no­vias pre­fie­ren usar pie­dras pre­cio­sas, co­mo los dia­man­tes, es­me­ral­das o za­fi­ros, hoy en día. Ya no gus­tan de los cris­ta­les o chis­pas”, in­di­ca Lin­da Guz­mán, ad­mi­nis­tra­do­ra de la Jo­ye­ría Im­pe­rio.

INS­CRIP­CIO­NES Y DE­DI­CA­TO­RIAS

Hay quie­nes si­guen la tra­di­ción de po­ner el nom­bre de la no­via en el aro que usa­rá el es­po­so, y vi­ce­ver­sa, jun­to a la fe­cha de la ce­le­bra­ción. Sin em­bar­go, al­gu­nos “re­bel­des del amor” in­no­van, po­nien­do fra­ses ro­mán­ti­cas, co­mo “jun­tos por siem­pre” y otras de­di­ca­to­rias cor­tas.

CA­PRI­CHOS PE­CU­LIA­RES

No fal­tan los pe­di­dos que bus­can rom­per es­que­mas. Es­tos ex­pe­ri­men­ta­dos or­fe­bres nos con­ta­ron acer­ca de al­gu­nos sin­gu­la­res re­que­ri­mien­tos. Bo­ris Sandy, propietario de una de las su­cur­sa­les de Im­pe­rio, re­cuer­da que “al­gu­na vez qui­sie­ron ano­tar una de­di­ca­to­ria ‘ta­ma­ño tes­ta­men­to’, pe­ro eso no se pue­de. Otra oca­sión, que nun­ca ol­vi­do, fue una de­di­ca­to­ria es­cri­ta en ára­be… só­lo de­cía ‘jun­tos por siem­pre’, pe­ro con su es­ti­lo, que­dó muy lin­do”. “Un par de ve­ces, las no­vias nos han pe­di­do ani­llos dis­tin­tos a los del no­vio, ellas quie­ren agre­gar más pie­dras o de­ta­lles, creo que bus­can al­go más mo­derno…mien­tras el del no­vio con­ser­va su es­ti­lo clá­si­co. Ya no quie­ren se­guir con la mis­ma tra­di­ción de lle­var­los igua­les”, in­di­ca Lin­da Guz­mán. “Al­gu­nas ve­ces, los ma­tri­mo­nios se ce­le­bran só­lo por la par­te ci­vil. Las pa­re­jas vie­nen e in­di­can que quie­ren mo­de­los sen­ci­llos y clá­si­cos, por­que no va a ha­ber bo­da re­li­gio­sa to­da­vía. Pe­ro des­pués se com­pro­me­ten a vol­ver, di­cien­do que cuan­do en­tren a la igle­sia van a pe­dir al­go di­fe­ren­te y más bo­ni­to”, agre­ga Bo­ris. ¿ CON O SIN PA­DRI­NOS? La tra­di­ción de an­ta­ño obli­ga­ba, de cier­ta for­ma a las pa­re­jas, a nom­brar un pa­drino de aros pa­ra la ce­le­bra­ción de la bo­da. Tam­bién es al­go que se va per­dien­do po­co a po­co. Se­gún es­tos jo­ye­ros, en un pro­me­dio de 15 pe­di­dos de alian­zas que re­ci­ben al mes. Só­lo 5 de ellos co­rres­pon­den a los re­que­ri­mien­tos de los pa­dri­nos. El res­to va de acuer­do al gus­to y es­ti­lo de los no­vios. Hoy en día, son las mis­mas pa­re­jas quie­nes ha­cen la com­pra. Con o sin lu­jo, per­so­na­li­za­dos o clá­si­cos, la tra­di­ción de las alian­zas no ha per­di­do te­rreno en las ce­le­bra­cio­nes de las bo­das. En me­dio del es­trés y afán de las pla­ni­fi­ca­cio­nes pre­ma­tri­mo­nia­les, los ani­llos aún son una de las preo­cu­pa­cio­nes cen­tra­les pa­ra los fu­tu­ros es­po­sos…un sím­bo­lo de amor, sin principio ni fin.

HER­NáN AN­DIA

DI­SE­ñOS MI­NI­MA­LIS­TASLa Jo­ye­ría Im­pe­rio, en la ciu­dad de Co­cha­bam­ba, re­nue­va con­ti­nua­men­te sus pro­pues­tas en las que com­bi­na oro do­ra­do, blan­co y ro­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.