“DIOS­ci­den­cias…”

Los Tiempos - Oh - - DESTINOS -

Es in­tere­san­te no­tar co­mo nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na tra­ta de en­con­trar ex­pli­ca­ción a to­do y eso es bueno por­que es­ta­mos do­ta­dos de una ca­pa­ci­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra pro­ce­sar in­for­ma­ción, des­me­nu­zar­la, cues­tio­nar­la y vol­ver­la a plan­tear. Es­ta­mos he­chos a ima­gen y se­me­jan­za de Dios, pa­ra los que nos ne­ga­mos a creer que ve­ni­mos del mono, esa es una ex­ce­len­te no­ti­cia pues te­ne­mos vo­lun­tad e in­te­lec­to por di­se­ño di­vino.

Sin em­bar­go, ese in­te­lec­to usado sin “in­te­li­gen­cia” – pa­re­ce con­tra­dic­to­rio pe­ro es real – no nos per­mi­te ver y en­ten­der que to­do lo que su­ce­de en nues­tras vi­das res­pon­de a un “por qué” y so­bre to­do a un “pa­ra qué”.

Te­ne­mos ru­tas tra­za­das por no­so­tros y pla­nes pro­gra­ma­dos con an­ti­ci­pa­ción, vi­vi­mos co­rrien­do….ha­bla­mos de es­tu­dios que que­re­mos rea­li­zar, ma­tri­mo­nios de nues­tros hi­jos que va­mos a or­ga­ni­zar, via­jes de tra­ba­jo que de­be­mos for­ma­li­zar o cual­quier otro ejem­plo que po­da­mos in­cor­po­rar, en to­dos ellos exis­te una ex­pec­ta­ti­va de cum­pli­mien­to y es vá­li­do. Só­lo que, no siem­pre las co­sas sa­len co­mo es­pe­ra­mos y en­ton­ces, su­ce­de al­go que nos in­co­mo­da y nos sa­ca de la zo­na de se­gu­ri­dad y con­fort. Oh, oh!...cam­bio de pla­nes, no en­ten­de­mos lo que pa­sa, la ra­zón no es su­fi­cien­te y la ló­gi­ca en­tor­pe­ce. Es­ta­mos em­pe­zan­do a per­der el con­trol y ya no es­ta­mos al vo­lan­te de la si­tua­ción; nos em­pe­za­mos a in­co­mo- dar…ufa! nos sa­ca­ron del de­par­ta­men­to, per­di­mos el tra­ba­jo, la ope­ra­ción se com­pli­có, la no­via nos de­jó o el ban­co no des­em­bol­só. En cual­quier si­tua­ción de des­ba­ra­jus­te nos des­equi­li­bra­mos y bus­ca­mos una ex­pli­ca­ción que no siem­pre lle­ga; y eso es bueno por­que nos des­po­ja del ego, del to­do lo pue­do, del to­do lo ha­go, del to­do lo con­tro­lo.

Las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas se van jun­tan­do cuan­do la ca­be­za se va en­frian­do y de­ja­mos que el tiem­po sea el pro­ta­go­nis­ta de re­ga­lar­nos una com­pren­sión que nos tran­qui­li­ce; en la an­gus­tia, en­con­tra­mos un me­jor de­par­ta­men­to, en la ca­lle nos en­con­tra­mos con el ami­go que nos ofre­ce el tra­ba­jo año­ra­do, sin esa com­pli­ca­ción en el qui­ró­fano mu­chos no nos hu­bie­ran lla­ma­do y si el des­em­bol­so se hu­bie­ra efec­tua­do no pu­die­ra ha­ber­lo pa­ga­do.

Es im­pre­sio­nan­te co­mo las si­tua­cio­nes que apa­ren­te­men­te no eran jus­tas, o sen­ci­lla­men­te in­com­pren­di­das van to­man­do sen­ti­do y po­co a po­co se va ha­llan­do sig­ni­fi­ca­do en ellas, ate­rri­za­mos y nos da­mos cuen­ta que exis­ten pe­que­ños mi­la­gros en ca­da mo­men­to en nues­tra vi­da.

Si, pe­que­ños mi­la­gros… Al­guien – aun­que mu­chos no lo re­co­noz­can – tie­ne el con­trol de to­do. Es Dios que cui­da, pro­te­ge, pre­vé, ayu­da, sa­na, ex­hor­ta, dis­ci­pli­na y so­bre to­do, ama de una ma­ne­ra in­com­pren­si­ble pa­ra nues­tra pe­que­ña men­te. Men­te que se con­for­ma ini­cial­men­te con los efec­tos, los re­sul­ta­dos, lo vi­si­ble a los ojos hu­ma­nos; lue­go re­cién in­da­ga las po­si­bles cau­sas y ahí es­tá lo in­vi­si­ble, ahí es­tá un plan per­fec­to. To­do lo apa­ren­te­men­te in­com­pren­di­do, inusual, in­creí­ble va to­man­do for­ma y se em­pie­za a en­ten­der que to­do lo que su­ce­dió fue pa­ra bien co­mo Pa­blo ya no los an­ti­ci­pó cuan­do les es­cri­bió una car­ta a los ro­ma­nos “Y sa­be­mos a los que aman a Dios, to­das las co­sas les ayu­dan a bien…”. Pue­de ser tam­bién que mu­chos no amen a Dios, pe­ro el amor de Él es tan gran­de que aun así ve­la por los pla­nes de ellos.

Exis­ten mu­chas si­tua­cio­nes en la vi­da su­per­fi­cia­les que no nos sa­cu­den pa­ra una re­fle­xión, te en­con­tras­te con un ve­cino en otro país es una sim­ple coin­ci­den­cia pe­ro si no te ha­bla­bas con ese ve­cino ha­ce mu­chos años y por ese en­cuen­tro lo vol­vis­te a ha­cer es una DIOS­ci­den­cia.

EL IN­TE­LEC­TO USADO SIN IN­TE­LI­GEN­CIA NO NOS PER­MI­TE EN­TEN­DER QUE TO­DO LO QUE NOS PA­SA SU­CE­DE POR AL­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.