No­rah Za­pa­ta Prill Cuan­do la poe­sía ha­bi­ta en el cuer­po

La poe­ta bo­li­via­na pa­tro­ci­na jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes el pri­mer En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal Poe­sía, Fue­go y Jue­go en Os­tu­ni, Ita­lia,en oc­tu­bre. Via­jan cua­tro poe­tas bo­li­via­nos

Los Tiempos - Oh - - ENTREVISTA - Tex­to: Eli­za­beth Arrá­zo­la Fo­tos: Her­nán An­dia

La poe­sía no tie­ne pre­cio, afir­ma la es­cri­to­ra bo­li­via­na No­rah Za­pa­ta Prill, muy se­gu­ra de su gran apues­ta cul­tu­ral en Os­tu­ni, Ita­lia, a po­cos días de la aper­tu­ra de La Ca­sa de la Poe­sía El Cac­tus. Del 7 al 15 de oc­tu­bre, la es­cri­to­ra se­rá la an­fi­trio­na de los poe­tas na­cio­na­les Vil­ma Ta­pia, Gary Daher Ca­ne­do, Ben­ja­mín Chá­vez y Ga­briel Chá­vez Ca­sa­zo­la, quie­nes asis­ten al En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal Poe­sía, Fue­go y Jue­go, que se cum­pli­rá en Os­tu­ni, con la asis­ten­cia tam­bién de los ita­lia­nos Fran­co Ar­mi­nio y Emi­llio Co­co .

No­rah Za­pa­ta, au­to­ra de los poe­ma­rios “De las es­tre­llas y del si­len­cio”, “Géminis en in­vierno”, “Fas­ci­na­ción del fue­go” , “Diá­lo­go en el acuario”, en­tre otras obras, en una en­tre­vis­ta con OH! nos ha­bla de su gran sue­ño ma­te­ria­li­za­do, de su con­vi­ven­cia con la poe­sía y có­mo és­ta le ayu­da a vi­vir y a enal­te­cer la vi­da.

- Me sor­pren­de que siem­pre vuel­vas a tu tie­rra. ¿Hay al­gún em­bru­jo o es por exor­ci­zar tu nos­tal­gia?

-Ven­go pa­ra col­mar la nos­tal­gia de la llaj­ta que me ha­bi­ta. A pe­sar de que los cei­bos de mi in­fan­cia ya no exis­ten en Cala Cala, mi me­mo­ria afec­ti­va y sen­so­rial los guar­da con ad­mi­ra­ción y en­sue­ño. Es una gran ver­dad que so­mos nues­tra in­fan­cia y que es­cri­bi­mos pa­ra jus­ti­fi­car­nos an­te esa in­fan­cia que fui­mos, co­mo bien de­cía G. Ber­na­nos.

- ¿ Si­gues es­cri­bien­do poe­sía? ¿ Por qué poe­sía, pa­ra qué te sir­ve, qué exor­ci­zas?

- Sí, si­go es­cri­bien­do poe­sía. En su crea­ti­vi­dad me re­creo. En ese ac­to in­ten­cio­nal o sor­pre­si­vo ex­ca­vo mis in­cons­cien­tes sin dis­cri­mi­na­ción, sin re­pro­ba­cio­nes ni cen­su­ras. En ese sen­ti­do, la poe­sía me li­be­ra y me co­nec­ta con otras di­men­sio­nes su­pra­sen­si­bles. Es mi ma­ne­ra de in­ter­pre­tar el mun­do y sus co­sas, mi mun­do y mis co­sas. La poe­sía me ayu­da a vi­vir. Es mi for­ma de enal­te­cer la vi­da.

-Me di­jis­te que fun­das­te la Ca­sa de la Poe­sía “El Cac­tus” en Os­tu­ni, Ita­lia. ¿Có­mo na­ció la idea, cuá­les son sus ob­je­ti­vos y su fi­nan­cia­mien­to?

-La idea de ha­cer al­go por los otros na­ció allá en los años 72 cuan­do jo­ven pro­fe­so­ra en Gua­qui cons­ta­té que al­gu­nos alum­nos in­te­li­gen­tí­si­mos no dis­po­nían de me­dios eco­nó­mi­cos pa­ra pa­gar­se ni una vi­vien­da ni la Uni­ver­si­dad en La Paz des­pués del ba­chi­lle­ra­to. Ha­cia los años 80, ya en Sui­za, dis­po­nía de una ca­sa en La Paz que qui­se des­ti­nar a ese efec­to, pe­ro nin­guno de mis ami­gos qui­so res­pon­sa­bi­li­zar­se de ello. Años más tar­de, me pa­só más o me­nos lo mis­mo en Co­cha­bam­ba cuan­do qui­se crear un es­pa­cio pa­ra poe­tas en ne­ce­si­dad de con­cen­tra­ción y de un lo­cal ade­cua­do. Tam­po­co fue po­si­ble. Me di cuen­ta que a dis­tan­cia, mi de­seo era rea­li­za­ble. Y así pa­só el tiem­po.

Ha­ce más de cin­co años que fre­cuen­to el sud de Ita­lia gra­cias a la poe­sía y a mi amis­tad con Ade­le Na­ci, una jo­ven so­ció­lo­ga que me ha crea­do un con­tex­to fa­vo­ra­ble pa­ra rea­li­zar mi sue­ño de ha­cer al­go por los otros y con los otros. Com­pré

ORí­GE­NES

NO­RAH ZA­PA­TA PRILL NA­CIó EN CO­CHA­BAM­BA, TIE­NE 72 AñOS. ES­TU­DIó LEN­GUA Y LI­TE­RA­TU­RA EN EL INS­TI­TU­TO DE CUL­TU­RA HISPáNICA DE MA­DRID.

LAS LE­TRAS

A LOS 32 AñOS SE FUE A VI­VIR A SUI­ZA, DON­DE RE­SI­DE. DU­RAN­TE 40 AñOS ES­TU­VO A CAR­GO DE UN GERIáTRICO. AHO­RA ES­Tá DE­DI­CA­DA A ES­CRI­BIR.

pues una ca­sa en Os­tu­ni y la des­ti­né a ese fin. Más o me­nos en una ho­ra de avión me tras­la­do de Sui­za a ese pue­blo que me ha adop­ta­do y en el que me en­cuen­tro bien ro­dea­da de ami­gos, de oli­va­res y de mar.

La Ca­sa de la Poé­sie “El Cac­tus” es una aso­cia­ción de pro­mo­ción cul­tu­ral, de poe­sía y de ar­te. La fun­dé en Os­tu­ni, el 13 de abril del 2018 con el con­cur­so de Gian­mi­che­le Pa­vo­ne, Gi­ne­vra Vies­te, Ade­le Nac­ci y Da­rio La­ci­tig­no­la, jó­ve­nes in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas.

Es­ta Aso­cia­ción, no lu­cra­ti­va, ba­sa sus ac­cio­nes en cua­tro hi­tos: ser un es­pa­cio de al­te­ri­dad a tra­vés de la tras­mi­sión de va­lo­res de di­fe­ren­tes cul­tu­ras y ge­ne­ra­cio­nes, pro­mo­ver la crea­ti­vi­dad in­ter­ac­ti­va or­ga­ni­zan­do en­cuen­tros, lec­tu­ras, con­fe­ren­cias, con­cier­tos, ex­po­si­cio­nes y otras ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, pro­po­ner la poe­sía — el ar­te en ge­ne­ral— co­mo vía de re­si­lien­cia y de de­sa­rro­llo per­so­nal y coope­rar con otras ins­ti­tu­cio­nes en be­ne­fi­cio de in­ter­cam­bios ca­pa­ces de si­ner­gias plu­ri­di­men­sio­na­les.

Mi ca­sa ha si­do trans­for­ma­da pa­ra res­pon­der, en par­te, a es­tos fi­nes cul­tu­ra­les. Quie­nes par­ti­ci­pa­mos en es­ta em­pre­sa so­mos be­né­vo­los. Con­ta­mos con el apo­yo de en­ti­da­des que tie­nen los mis­mos ob­je­ti­vos co­mo Ci­ta Vi­va de Os­tu­ni, Fu­ci­na Do­mes­ti­ca de An­dria. Pa­ra la rea­li­za­ción de es­te pri­mer fes­ti­val hay un gran es­pí­ri­tu de so­li­da­ri­dad y de en­tu­sias­mo, la par­ti­ci­pa­ción de pres­ti­gio­sos poe­tas y ges­to­res de ar­te re­fuer­zan nues­tro em­pe­ño al­truis­ta. Pre­fe­ri­mos apos­tar so­bre la efi­ca­cia de la fe y de la con­fian­za que to­do sue­ño, por muy utó­pi­co que sea, ne­ce­si­ta. Te acuer­das del fi­nal del su­bli­me fil­me “Sor­ba el grie­go”? Yo pien­so y sien­to así, co­mo Sor­ba. Lo esen­cial es el es­fuer­zo sin­ce­ro que po­ne­mos pa­ra al­can­zar una me­ta y no tan­to su rea­li­za­ción… ¡ Cla­ro que es me­jor que se reali­ce! El gran es­cri­tor Ga­leano di­ce: “No va­le la pe­na vi­vir pa­ra ga­nar, va­le la pe­na vi­vir pa­ra se­guir tu con­cien­cia”. Es en esa filosofía que acu­na­mos nues­tra con­duc­ta.

-¿Por qué lla­mas­te a La Ca­sa de la Poé­sie “El Cac­tus”?

-Por la ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad del cac­tus pa­ra so­bre­vi­vir en cli­mas ex­tre­mos y en te­rre­nos in­hós­pi­tos, por su so­li­ta­ria y ca­lla­da pre­sen­cia, por la se­re­ni­dad y res­pe­to que ins­pi­ra, por la sa­bi­du­ría con la que al­ma­ce­na el agua, por la ge­ne­ro­si­dad de sus flo­res y fru­tos, por sus es­pi­nas que no hie­ren sino al atur­di­do, por su di­ver­si­dad… por­que es so­lar y be­llo.

Años atrás, vi­ví una ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia en los pe­dre­ga­les de Oru­ro que me ins­pi­ró es­te poe­ma. Lo com­par­to con­ti­go y los lec­to­res:

-¿En qué va a con­sis­tir la par­ti­ci­pa­ción de poe­tas bo­li­via­nos en Ita­lia?

- Su in­ter­ven­ción en el Fes­ti­val pa­ra mí es fun­da­men­tal, una prue­ba más de mi ape­go a lo nues­tro, a Bo­li­via. Ellos lee­rán sus poe­mas, da­rán con­fe­ren­cias, ani­ma­rán in­ter­cam­bios con es­cri­to­res ita­lia­nos y el pú­bli­co en dos uni­ver­si­da­des, li­ceos, cen­tros de cul­tu­ra tan­to en Os­tu­ni co­mo tam­bién en otras po­bla­cio­nes de la Pu­glia. Crear puen­tes es des­cu­brir y ha­cer­se des­cu­brir en be­ne­fi­cio del co­no­ci­mien­to de unos y de otros a fin de aprehen­der otros mun­dos con ojos de ex­plo­ra­dor, de ca­mi­nan­te, de com­par­tir a tra­vés del ar­te la com­ple­ji­dad de nues­tra con­di­ción hu­ma­na. Ha­brá tam­bién mú­si­ca, can­to, tea­tro, vi­si­tas y pa­seos. Por eso ha­bla­mos de Fes­ti­val y no só­lo de en­cuen­tro. Se tra­ta pues de aso­ciar el ar­te con la ale­gría, lo fes­ti­vo que tan­to bien ha­ce y fal­ta.

-¿Hay la in­ten­ción de vol­ver a rea­li­zar es­te pro­yec­to?

- Sí, el pró­xi­mo año. To­ma­re­mos en cuen­ta, ló­gi­ca­men­te, las ex­pe­rien­cias de es­ta pri­me­ra ver­sión. Yo sé por lo vi­vi­do du­ran­te la crea­ción de la Fun­da­ción de la ca­sa psi­co­ge­riá­tri­ca en Lau­san­na de la cual soy co­fun­da­do­ra que to­da obra im­por­tan­te pa­ra rea­li­zar­se y per­du­rar en el tiem­po exi­ge per­se­ve­ran­cia, pa­sión y ener­gías. Cuen­to fe­liz­men­te con jó­ve­nes que con­ti­nua­rán es­te co­me­ti­do que me he da­do a la edad de 72 años. No de­ses­pe­ro. Con­fío.

-No pue­des de­jar de pen­sar en la cul­tu­ra bo­li­via­na. ¿Es la cul­tu­ra o son tus raí­ces?

-Emi­gré a La Paz a mis ocho años. Vi­ví en la Ar­gen­ti­na ca­si dos años co­mo es­tu­dian­te y por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas no pu­de pro­se­guir mis es­tu­dios de Me­di­ci­na cuan­do te­nía 18. A mis 26, re­co­rrí la Bo­li­via plu­ri­cul­tu­ral, sus la­ti­tu­des, su di­ver­si­dad, sus par­ti­cu­la­ri­da­des. Emi­gré a Sui­za ya con 32 años, di­ga­mos ca­si he­cha. Via­jé bas­tan­te por el mun­do y ha­ce cin­co años que me im­pregno con las cul­tu­ras del sud de Ita­lia. No obs­tan­te, es­te no­ma­dis­mo no ha as­fi­xia­do mis raí­ces. Aca­so ellas es­tán bien gra­ba­das en mí a cau­sa del que­chua que ha­blé de ni­ña, de las gen­tes que oí, que amé. No creo que ha­ya una so­la cul­tu­ra. De una u otra ma­ne­ra so­mos la me­mo­ria cons­cien­te o in­cons­cien­te de tan­tas otras y de tan­tas ex­pe­rien­cias! El mes­ti­za­je es inevi­ta­ble. Di­ría yo soy un mes­ti­za­je uni­ver­sal. Pa­sa, pien­so, lo mis­mo con la cul­tu­ra bo­li­via­na. Las éli­tes no me in­tere­san, nun­ca me in­tere­sa­ron. Hay al­go de ar­ti­fi­cial en ellas. Es bueno y sano cul­ti­var­se y ha­cer­se cul­ti­var sin in­ten­tar la im­po­si­ble ori­gi­na­li­dad per­so­nal. Fa­vo­re­cien­do la di­ver­si­dad es có­mo po­de­mos de­bi­li­tar las ten­ta­cio­nes ra­cis­tas. No es fá­cil pe­ro no im­po­si­ble.

- ¿ Qué otros pro­yec­tos tie­nes en men­te?

-Ter­mi­nar la pre­pa­ra­ción de una an­to­lo­gía de mi obra poé­ti­ca. Es tiem­po que pu­bli­que al­go. Du­ran­te 40 años me he en­tre­ga­do al es­tu­dio y a la prác­ti­ca del acom­pa­ña­mien­to de an­cia­nos di­chos “de­men­tes”, la psi­co­ge­ra­tría. Aho­ra, ya ju­bi­la­da, me sien­to más li­bre pa­ra ocu­par­me de lo que es ver­da­de­ra­men­te mío, la poe­sía.

AN­DIA HER­NáN

EN CO­CHA­BAM­BA No­rah Za­pa­ta, en ju­lio pa­sa­do cuan­do es­tu­vo en la ciu­dad. Lle­gó pa­ra un en­cuen­tro de poe­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.