10 de oc­tu­bre, día im­por­tan­te pa­ra Bo­li­via

Los Tiempos - Oh - - PORTADA -

“La peor de las de­mo­cra­cias es mil ve­ces pre­fe­ri­ble a la me­jor de las dic­ta­du­ras”, di­jo el es­cri­tor y po­lí­ti­co bra­si­le­ño Ruy Bar­bo­sa. Y pro­ba­ble­men­te ha­ya mu­chos he­chos que ra­ti­fi­can aque­lla sen­ten­cia. He­chos de los que acá en Bo­li­via y en Latinoamérica te­ne­mos so­bra­dos ejem­plos.

In­clu­so si va­mos al prin­ci­pio de nues­tra ac­tual, y hoy muy sa­cu­di­da, era de­mo­crá­ti­ca se ra­ti­fi­ca la fra­se de Bar­bo­sa. Aquel ini­cio del ré­gi­men de li­ber­ta­des tras 11 años de dic­ta­du­ras mi­li­ta­res no pu­do em­pe­zar con ma­yo­res tor­men­tos, la su­ma de po­lí­ti­cos an­gu­rrien­tos e irres­pon­sa­bles más una ga­lo­pan­te cri­sis eco­nó­mi­ca, de las peo­res en la his­to­ria bo­li­via­na. Sin em­bar­go, en­tre al­gu­nos ges­tos de gran­de­za y des­pren­di­mien­to, la vo­lun­tad de las ma­yo­rías y el do­lo­ro­so re­cuer­do de los dic­ta­do­res, el país apos­tó por man­te­ner el sis­te­ma.

Bo­li­via de­jó de creer en los ilu­mi­na­dos “salvadores” que al fi­nal de cuen­tas só­lo le he­re­da­ron un país sa­quea­do, la man­cha del nar­co­trá­fi­co y ma­les peo­res.

Lo pro­pio pa­só en nues­tros paí­ses her­ma­nos. Un so­lo ejem­plo: to­da la fa­ma que se le atri­buía a Au­gus­to Pi­no­chet de ha­ber ad­mi­nis­tra­do ade­cua­da­men­te la economía chi­le­na se ca­yó con es­tu­dios (co­mo va­rios de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca) que de­mos­tra­ron que, más bien, aque­lla dic­ta­du­ra la ale­tar­gó y per­ju­di­có. En los años 2000, se des­cu­brie­ron do­cu­men­tos que em­ba­rra­ban has­ta a la pro­pia fa­mi­lia del per­so­na­je. Lo pro­pio se pue­de ad­ver­tir en Pa­ra­guay y, ni qué de­cir, Ar­gen­ti­na. Si no bas­ta, re­cor­de- mos que el país más atra­sa­do de Europa oc­ci­den­tal en los años 70 era Es­pa­ña, tras 40 años de dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

Mi­re­mos tam­bién lo que de­ja­ron to­das las dic­ta­du­ras lla­ma­das “co­mu­nis­tas” don­de se ha­yan ges­ta­do. No só­lo paí­ses em­po­bre­ci­dos, sino, pue­blos tor­tu­ra­dos ma­si­va­men­te.

Por eso, va­le vol­ver a ce­le­brar nues­tros 36 años de de­mo­cra­cia, po­si­ble­men­te los úni­cos de de­mo­cra­cia real.

Ce­le­bre­mos tam­bién an­ti­ci­pa­da­men­te el Día de la Mu­jer Bo­li­via­na, 11 de oc­tu­bre, mar­ca­do en ho­me­na­je al na­ci­mien­to de Paz Ade­la Ra­fae­la Za­mu­dio Ri­be­ro, es­cri­to­ra, maes­tra, poe­ti­sa y de­fen­so­ra in­tran­si­gen­te de las mu­je­res, con una lar­ga con­ver­sa­ción con otra mu­jer va­lio­sa, co­cha­bam­bi­na y de­fen­so­ra de los de­re­chos de las mu­je­res: Ju­lie­ta Mon­ta­ño Sal­va­tie­rra.

La tra­yec­to­ria de es­ta abo­ga­da, fe­mi­nis­ta, ac­ti­vis­ta, fun­da­do­ra de la Ofi­ci­na Ju­rí­di­ca de la Mu­jer y Pre­mio In­ter­na­cio­nal de Mu­je­res Co­ra­je, otor­ga­do por la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Estados Uni­dos, en­tre otros tan­tos ga­lar­do­nes, son prue­ba de su lucha per­ma­nen­te y con­vic­cio­nes. Hoy, su­peran­do una en­fer­me­dad, con­ver­sa lar­ga­men­te con OH! so­bre sus lu­chas so­cia­les y per­so­na­les.

Tam­bién va­lo­ra­mos los pro­duc­tos cul­tu­ra­les co­mo el buen hu­mor de Con­fi­den­cias. ¿Pue­de aca­so ha­ber un sín­to­ma tan va­lio­so de de­mo­cra­cia co­mo el de la fi­na crí­ti­ca de los co­me­dian­tes?

Y siem­pre nos preo­cu­pa el me­dio am­bien­te, por eso les con­ta­mos de los qui­róp­te­ros a tra­vés del tra­ba­jo que realizan hace 20 años, el Pro­gra­ma de Con­ser­va­ción del Mur­cié­la­gos en Bo­li­via (PCMB).

Por úl­ti­mo, re­fle­xio­ne­mos… ¿Por qué cos­ta­rá tan­to re­leer la his­to­ria pa­ra apren­der que no hay peor error que re­pe­tir el mis­mo? Afor­tu­na­da­men­te, 36 años de de­mo­cra­cia con­ti­nua nos di­cen que los bo­li­via­nos aún no lle­ga­mos a se­me­jan­te gro­se­ría. El pe­li­gro co­rre en el ol­vi­do de las ge­ne­ra­cio­nes con­tem­po­rá­neas y la ig­no­ran­cia de las nue­vas.

PAU­LA MU­ÑOZ EN­CI­NAS Edi­to­ra OH!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.