Re­cor­da­mos la Ba­ta­lla de Bo­que­rón y a sus hé­roes.

GUE­RRA DEL CHA­CO Uno de los epi­so­dios más im­por­tan­tes de la gue­rra en­tre pa­ra­gua­yos y bo­li­via­nos fue la de­fen­sa del for­tín que dio ini­cio a la con­tien­da, una his­to­ria que ha­bla de va­lor

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ál­va­ro Mon­to­ya Or­te­ga Fo­tos: Ar­chi­vo

Cuan­do uno bus­ca de­fi­nir el con­cep­to de epo­pe­ya, na­dan­do en­tre le­tras se en­cuen­tra con va­rias de­fi­ni­cio­nes más o me­nos con­cor­dan­tes: “Com­po­si­ción li­te­ra­ria en ver­so en que se cuen­tan las ha­za­ñas le­gen­da­rias de per­so­na­jes he­roi­cos, que ge­ne­ral­men­te for­man par­te del ori­gen de una es­tir­pe o de un pue­blo”.

Pe­ro hay ha­za­ñas le­gen­da­rias de per­so­na­jes no tan li­te­ra­rios que tam­bién ori­gi­nan es­tir­pes o pue­blos: có­mo na­ció la con­cien­cia de uni­dad he­le­na con la muer­te de Leó­ni­das I en las Ter­mó­pi­las, có­mo na­ció Viet­nam de la mano de Ho Chi Minh en Dien Bien Phu, y có­mo na­ció la Bo­li­via que co­no­ce­mos en Bo­que­rón, gra­cias a un pu­ña­do de va­lien­tes.

To­dos los an­te­rio­res ejem­plos tie­nen un pun­to en co­mún, son pa­ra la his­to­rio­gra­fía mi­li­tar al­gu­nas de las ba­ta­llas más osa­das y ad­mi­ra­bles; la for­mu­la mu­chos con­tra po­cos, mi­lla­res con­tra cen­te­na­res, por lo ge­ne­ral es una pre­mo­ni­ción más que evi­den­te de quién sal­drá vic­to­rio­so.

Pe­ro el en­ton­ces te­nien­te coronel Ma­nuel Mar­za­na Oro­za y sus hom­bres se en­car­ga­ron de de­mos­trar­le al mun­do hace ya 86 años que las re­glas se pue­den rom­per, sien­do va­lien­te y aman­do a tu tie­rra.

Des­pués de que con­tin­gen­tes de Bo­li­via y Pa­ra­guay in­ter­cam­bia­ran ti­ros en La­gu­na Chu­qui­sa­ca-Pi­tian­tu­ta en ju­nio de 1932, la Co­mi­sión de los Neu­tra­les con se­de en Washington, Estados Uni­dos, en­tró en emer­gen­cia, por­que la es­ca­la de vio­len­cia en­tre los paí­ses su­da­me­ri­ca­nos pa­re­cía ha­cer­se inevi­ta­ble. Las car­tas y las lla­ma­das pi­dien­do a los dos paí­ses diá­lo­go y en­ten­di­mien­to en­con­tra­ron oí­dos sor­dos al prin­ci­pio, el pue­blo vol­ca­do en la ca­lle se en­con­tra­ba con el gri­to en la gar­gan­ta, pi­dien­do gue­rra.

Da­niel Sa­la­man­ca Urey, el pre­si­den­te, pen­san­do en el otro pre­si­den­te, Her­nan­do Si­les Re­yes, que en 1928 ha­bía “res­ti­tui­do” el ho­nor nacional to­man­do el for­tín pa­ra- gua­yo Bo­que­rón des­pués del in­ci­den­te de for­tín Van­guar­dia; to­mó las rien­das y de­ci­dió to­mar no uno, sino tres for­ti­nes: Co­rra­les, To­le­do y Bo­que­rón.

La to­ma de los for­ti­nes fue re­la­ti­va­men­te fá­cil, la com­pli­ca­ción ini­cial se dio en la ma­ña­na del 31 de ju­lio, cuan­do el te­nien­te coronel Luis Emi­lio Agui­rre des­pués de des­alo­jar a los de­fen­so­res del for­tín al man­do del te­nien­te Eu­la­lio Fa­cetty, se dis­po­nía a izar la tri­co­lor, re­ci­bió jun­to a va­rios de sus hom­bres una rá­fa­ga mor­tal de pro­yec­ti­les des­de el bor­de del bos­que.

Fa­cetty y su tro­pa só­lo ha­bían si­mu­la­do re­ti­rar­se y le ha­bían ten­di­do una tram­pa a las fuer­zas bo­li­via­nas que re­cla­ma­ban el for­tín con ví­to­res, que fue­ron aho­ga­dos abrup­ta­men­te por la preo­cu­pa­ción de sa­ber a su co­man­dan­te he­ri­do.

Sin sos­pe­char que la he­ri­da lo ma­ta­ría ho­ras más tar­de, el te­nien­te coronel Agui­rre man­dó su informe ofi­cial al co­man­do de la cuar­ta di­vi­sión: “Con des­ta­ca­men­to mis ór­de­nes con ba­ta­llo­nes Cuen­ca y Cár­de­nas, to­mé Bo­que­rón a ho­ras 10 y 30. Va­rias ho­ras de com­ba­te. Re­ci­bí fe­liz he­ri­da por la pa­tria, jun­ta­men­te con va­rios ofi­cia­les y tro­pa”.

La muer­te de Agui­rre mar­ca­ría el

ini­cio de una fa­tí­di­ca cos­tum­bre en Bo­que­rón, el sa­cri­fi­cio y es­toi­cis­mo de los ofi­cia­les bo­li­via­nos, mu­chas ve­ces has­ta lle­gar a en­con­trar a la muer­te.

El te­nien­te Ma­nuel Mar­za­na Oro­za se ha­ría car­go de la pre­pa­ra­ción de las for­ti­fi­ca­cio­nes y la de­fen­sa de Bo­que­rón an­te la inminente res­pues­ta del ejér­ci­to pa­ra­gua­yo. El des­tino lo ele­gi­ría pa­ra ser uno de los más gran­des hé­roes de la Gue­rra del Cha­co, aun­que en­ton­ces no lo sos­pe­cha­ra si­quie­ra.

Los pre­pa­ra­ti­vos del con­tra­ta­que pa­ra­gua­yo ha­bían si­do cuan­tio­sos, la can­ti­dad de efec­ti­vos que ha­bían con­cen­tra­do pa­ra la eta­pa ini­cial al­can­za­ba al­re­de­dor de 5000 hom­bres. El al­to man­do pa­ra­gua­yo a la ca­be­za del te­nien­te coronel Jo­sé Fé­lix Es­ti­ga­rri­bia, de­bi­do a in­for­ma­ción fal­sa que le pro­por­cio­na­ron pri­sio­ne­ros bo­li­via­nos so­bre la can­ti­dad real de efec­ti­vos, pen­sa­ba que el for­tín es­ta­ba res­guar­da­do por unos 1200 hom­bres, pe­ro en reali­dad lle­ga­ban a 683.

Con­si­de­ran­do as­pec­tos nu­mé­ri­cos, la to­ma de Bo­que­rón de­be­ría ha­ber si­do sen­ci­lla, pe­ro al ama­ne­cer del 9 de sep­tiem­bre, cuan­do for­ma­ron las tro­pas pa­ra­gua­yas con el re­gi­mien­to Cu­ru­paity al me­dio y al gri­to de “¡Vi­va el Pa­ra­guay!” se lanzaron con­tra las trin­che­ras bo­li­via­nas, tan só­lo el eco en­sor­de­ce­dor de los dis­pa­ros res­pon­die­ron. La in­gen­te can­ti­dad de he­ri­dos y muer­tos obli­gó a los pa­ra­gua­yos a re­tro­ce­der y, sin im­por­tar cuán­tas ve­ces car­ga­ron aquel día, no lo­gra­ron avan­zar.

Los pre­pa­ra­ti­vos de­fen­si­vos de Mar­za­na ha­bían si­do efec­ti­vos; sin em­bar­go, la ar­ti­lle­ría enemi­ga no de­ja­ba de mar­ti­llear la tie­rra en bus­ca de car­ne que la­ce­rar; mien­tras tan­to, la enér­gi­ca lucha y los dis­pa­ros de los de­fen­so­res eran oí­dos a la dis­tan­cia por sus ca­ma­ra­das de ar­mas, que des­de fue­ra del cer­co bus­ca­ban so­co­rrer­los.

Cuan­do el ba­ta­llón Lai­ra­na del re­gi­mien­to 14 de in­fan­te­ría avan­za­ba por el ca­mino en­tre Yu­cra y Bo­que­rón con di­rec­ción al cer­co pa­ra re­for­zar­lo re­ci­bió va­rias rá­fa­gas de pro­yec­ti­les que diez­ma­ron a la tro­pa, los pa­ra­gua­yos se ha­bían he­cho del ca­mino ho­ras an­tes. Más tar­de ese mis­mo día, otra com­pa­ñía del 14 de in­fan­te­ría a las ór­de­nes del te­nien­te Ro­sen­do Vi­lla bus­có ir en ayu­da de los si­tia­dos por el mis­mo ca­mino, pe­ro se to­pó con el enemi­go y lu­cha­ron de­no­da­da­men­te con ba­yo­ne­tas ca­la­das y la fuer­za de sus cuer­pos. Pro­duc­to del en­fren­ta­mien­to murieron va­rios hom­bres, in­clui­do el he­roi­co te­nien­te Ro­sen­do Vi­lla, que ca­yó muer­to tra­tan­do de to­mar un ni­do de ame­tra­lla­do­ra que le dis­pa­ra­ba a sus hom­bres.

Des­pués de com­ple­ta­do el cer­co a los de­fen­so­res de Bo­que­rón, la pre­rro­ga­ti­va del al­to man­do bo­li­viano en­ca­be­za­do por el ge­ne­ral Filiberto Oso­rio era la de so­co­rrer a los hom- bres de Mar­za­na. Pro­duc­to de es­te mo­vi­mien­to de tro­pas rá­pi­do e im­pro­vi­sa­do na­ció el des­ta­ca­men­to Pe­ña­ran­da, con to­dos los hom­bres dis­po­ni­bles den­tro de un ra­dio cer­cano a Bo­que­rón, in­clui­dos los sol­da­dos que ha­bían com­ba­ti­do pa­ra to­mar Co­rra­les y To­le­do.

De­bi­do a las de­fi­cien­cias de transporte y tiem­po, el des­ta­ca­men­to se en­con­tra­ba con­for­ma­do por 300 pla­zas di­vi­di­das. La van­guar­dia de es­tas fuer­zas com­pues­ta por 58 hom­bres es­ta­ba al man­do del capitán Víc­tor Us­tá­riz, un ofi­cial ha­bi­lo­so y va­lien­te que co­no­cía el cha­co de pal­mo a pal­mo.

Bur­lan­do el cer­co y com­ba­tien­do es­po­rá­di­ca­men­te a los ene­mi­gos que se en­con­tra­se lo­gró in­ter­nar­se en Bo­que­rón. Mien­tras tan­to el res­to del des­ta­ca­men­to Pe­ña­ran­da que no te­nía la ver­sa­ti­li­dad del gru­po de Us­tá­riz, se vio ama­rra­do a cons­tan­tes combates con el enemi­go, sin po­der lle­gar a re­for­zar a los hom­bres de Mar­za­na.

Sin em­bar­go, la es­tan­cia de Us­tá­riz en el for­tín no se­ría muy lar­ga, ya que la ma­ña­na del 12 de sep­tiem­bre se ofre­ció co­mo vo­lun­ta­rio a Mar­za­na pa­ra cons­ta­tar la can­ti­dad de ene­mi­gos que ro­dea­ban el mon­te y traer la mu­ni­ción y ar­ma­men­to aban­do­na­dos. Fue en es­ta fae­na que se to­pó con tro­pas enemi­gas en los pa­jo­na­les cir­cun­dan­tes a Bo­que­rón y no du­dó en car­gar con­tra la po­si­ción enemi­ga, mien­tras dis­pa­ra­ba

im­per­tur­ba­ble las rá­fa­gas de su fu­sil fue he­ri­do de muer­te, y de­jó es­te mun­do cuan­do se en­con­tra­ba en los bra­zos co­lé­ri­cos de su estafeta, que al ver a su capitán muer­to re­sol­vió mo­rir ma­tan­do, con el gri­to en el cie­lo y el de­do en el ga­ti­llo. Mi­nu­tos des­pués se en­con­tró des­can­san­do tam­bién al la­do del cuer­po del afa­ma­do ofi­cial bo­li­viano. Us­tá­riz, de no mo­rir aquel día, ha­bría si­do una ame­na­za per­ma­nen­te pa­ra los pa­ra­gua­yos, de­bi­do a su ca­pa­ci­dad mi­li­tar y el nu­tri­do co­no­ci­mien­to que po­seía so­bre el cha­co.

A Us­tá­riz le si­guie­ron el te­nien­te Luis Reynolds Er­guía, que mu­rió re­cha­zan­do a los pa­ra­gua­yos que in­ten­ta­ban ya in­gre­sar al for­tín; mu­rió des­pués el capitán Luis Rivero Sán­chez, car­gan­do con to­das sus fuer­zas con­tra las tro­pas pa­ra­gua­yas que se apro­xi­ma­ban a Bo­que­rón. Des­pués de una he­ri­da mor­tal y tras va­rios días ago­ni­zan­do pe­re­ció tam­bién el capitán To­más Man­che­go, el 26 de sep­tiem­bre, quien fue en­te­rra­do se­gún su vo­lun- tad jun­to a su vie­jo ami­go pa­ra­gua­yo en­con­tra­do he­ri­do en com­ba­te, el te­nien­te Ve­lás­quez que fa­lle­ce­ría un día des­pués.

El 28 de sep­tiem­bre, tras 19 días de com­ba­te violento, he­ri­das atro­ces, hom­bres al bor­de de la ina­ni­ción, con he­ri­das agu­sa­na­das, sin fuer­zas pa­ra más que le­van­tar el ri­fle a la al­tu­ra de los hom­bros. Sin agua, co­mi­da, o mu­ni­ción su­fi­cien­te pa­ra se­guir com­ba­tien­do; los ge­ne­ra­les Oso­rio y Mon­tes les lanzaron des­de un avión una úl­ti­ma or­den a los si­tia­dos: De­fen­der Bo­que­rón 10 días más.

El te­nien­te coronel Mar­za­na reunió a sus hom­bres, y an­te lo in­hu­mano del pe­di­do de­ci­die­ron que no po­drían con­ti­nuar. El 29 de sep­tiem­bre, con el do­lor que su­po­ne sa­ber­se aco­rra­la­do de­ci­die­ron plan­tear­le al enemi­go una ca­pi­tu­la­ción hon­ro­sa. Mar­za­na y sus hom­bres, des­pués de ser aten­di­dos por los pro­pios pa­ra­gua­yos que se asom­bra­ron de ver lo po­cos que eran y lo fa­mé­li­cos que es­ta­ban, fue­ron to­ma­dos pri­sio­ne­ros y lle­va­dos a Asunción, de don­de re­gre­sa­rían fi­na­li­za­da la gue­rra.

Bo­que­rón re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu estoico de to­do bo­li­viano, que con­tra la ad­ver­si­dad mues­tra los dien­tes y lucha, que con­tra la des­ven­ta­ja no ve pre­tex­to. Pa­ra el res­to del continente y el mun­do, en aquel pa- ra­je del cha­co, Bo­li­via de­mos­tró que es un pue­blo va­lien­te, y fue ahí –en­tre­mez­cla­dos en­tre to­dos esos hom­bres– que se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez to­das las par­tes de un país frag­men­ta­do. El oc­ci­den­te se en­con­tró con el orien­te y el nor­te con el sur. Por pri­me­ra vez, al­guien com­pren­dió que no ha­bía co­sa más gran­de que su na­cio­na­li­dad, y en la Gue­rra del Cha­co esa pul­sa­ción ha­ría ho­gar en el co­ra­zón de to­dos sus asis­ten­tes. En­tre los cien­tos de va­lien­tes que lu­cha­ron con­tra Pa­ra­guay y los lí­mi­tes de lo hu­mano, tam­bién par­ti­ci­pa­ron po­to­si­nos que ayu­da­ron a cons­truir una Bo­li­via nue­va, que hi­cie­ron jun­to a los de­más bo­li­via­nos de Bo­que­rón, no una ba­ta­lla me­mo­ra­ble, no só­lo una epo­pe­ya de la na­cio­na­li­dad bo­li­via­na, no el ini­cio de una gue­rra trá­gi­ca, no, Bo­que­rón es más que eso.

AD­VER­SI­DAD ES­TA BA­TA­LLA RE­PRE­SEN­TA EL ES­PÍ­RI­TU ESTOICO DE TO­DO BO­LI­VIANO

HIS­TO­RIA FO­TO­GRÁ­FI­CA, GUE­RRA DEL CHA­CO, 1932-1936.

DES­TA­CA­MEN­TO Sol­da­dos bo­li­via­nos pres­tos pa­ra el com­ba­te.

HIS­TO­RIA FO­TO­GRá­FI­CA, GUE­RRA DEL CHA­CO, 1932-1936.

TRIN­CHE­RAS Los sol­da­dos pa­sa­ban ho­ras pa­ra­pe­ta­dos, aler­tas a cual­quier mo­vi­mien­to.

HIS­TO­RIA FO­TO­GRá­FI­CA, GUE­RRA DEL CHA­CO, 1932-1936.

CAMARADERíA Sol­da­dos bo­li­via­nos re­co­gien­do a los com­pa­ñe­ros caí­dos en com­ba­te. Bo­que­rón, 1932.

AR­CHI­VO

MA­PA DEL FOR­TíN BO­QUE­RóNRu­ta de las sen­das abier­tas por los pa­ra­gua­yos.

HIS­TO­RIA FO­TO­GRá­FI­CA, GUE­RRA DEL CHA­CO, 1932-1936.

DIEZMADOSLa fal­ta de agua pa­ra re­fri­ge­rar los ca­ño­nes de re­pues­to fue uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.