Ju­lie­ta Mon­ta­ño ha­bla de sus lu­chas per­so­na­les.

DES­TA­CA­DA La abo­ga­da, ex­dipu­tada, ex­vi­ce­pre­si­den­ta de la Asam­blea de De­re­chos Hu­ma­nos y lu­cha­do­ra por los de­re­chos de la mu­jer si­gue fir­me en sus con­vic­cio­nes

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas Fo­tos: Cor­te­sía

Quien vi­ve co­mo Ju­lie­ta Mon­ta­ño lle­va una vi­da pla­ga­da de pe­li­gros. No es lo mis­mo de­fen­der los De­re­chos Hu­ma­nos sien­do hom­bre, que ha­cer­lo sien­do mu­jer. A sus 72 años, só­lo hay cohe­ren­cia en su dis­cur­so que per­sis­te en vi­si­bi­li­zar la ne­ce­si­dad de lu­char de for­ma trans­ver­sal con­tra el ma­chis­mo an­cla­do en to­dos los rin­co­nes de la so­cie­dad bo­li­via­na.

Sin du­da, el fe­mi­nis­mo lo ha vi­vi­do con mu­cha pa­sión y com­pro­mi­so. Fun­dó la Ofi­ci­na Ju­rí­di­ca pa­ra la Mu­jer hace 34 años, ha si­do política, fun­cio­na­ria, abo­ga­da, líder fe­mi­nis­ta, do­cen­te y an­te to­do, ma­dre y mu­jer. Es­tu­vo siem­pre en la mi­ra con la ca­be­za en al­to y ha en­ca­ra­do di­fe­ren­tes ba­ta­llas pa­ra ase­gu­rar la pre­sen­cia femenina en ám­bi­tos po­lí­ti­cos y pú­bli­cos. “Al des­pre­cio que sien­ten las au­to­ri­da­des por quie­nes con­si­de­ran opo­si­to­res a su política, se su­ma el ma­chis­mo dis­pues­to a des­ca­li­fi­car las ac­cio­nes de las mu­je­res, usan­do es­tra­te­gias de lo más per­ver­sas”, di­ce. Y sí, fue­ron años de lucha a un al­to pre­cio, im­pul­san­do una cons­cien­cia crí­ti­ca en la po­bla­ción.

Las mu­je­res que de­ci­den de­jar el rol tra­di­cio­nal de es­po­sas o cui­da­do­ras pa­ra sa­lir a par­ti­ci­par en lo pú­bli­co, nun­ca son re­co­no­ci­das ni va­lo­ra­das, pe­ro és­te no es el ca­so. Mu­je­res co­mo Ju­lie­ta son im­pres­cin­di­bles e inolvidables por­que al mis­mo tiem­po que de­fien­den los de­re­chos hu­ma­nos, desafían las nor­mas cul­tu­ra­les, re­li­gio­sas, so­cia­les y has­ta le­ga­les de una na­ción.

Con­ver­sa­mos a dis­tan­cia, por­que hace me­ses se en­cuen­tra en Es­pa­ña, lu­chan­do es­ta vez por su pro­pia vi­da, pe­ro es­cri­be lar­go, sin mez­quin­da­des, re­ga­lán­do­nos su tiem­po y sus pa­la­bras. “No sien­to que na­da que ha­ya he­cho ha­ya si­do con un sa­cri­fi­cio de mi tiem­po”, di­ce. Y a cual­quie­ra le ale­gra com­pro­bar que la fe­li­ci­dad de una per­so­na tan pró­di­ga no de­pen­da de cuan­ta gen­te le ro­dea, sino de la cons­truc­ción de una vi­da, to­da­vía vital, que per­sis­te des­en­ma­ra­ñan­do el ovi­llo de las in­jus­ti­cias so­cia­les.

¿Algún he­cho per­so­nal la em­pu­jó a asu­mir la de­fen­sa de las mu­je­res?

Ten­go gra­ba­das en mi men­te las es­ce­nas más do­lo­ro­sas que vi­vían mu­je­res, ni­ñas y ni­ños en el ve­cin­da­rio en el que vi­vía, in­clu­si­ve en ho­ga­res de pa­rien­tes cer­ca­nos. Aun­que to­do pa­re­cía tan na­tu­ral, a mí me lle­na­ba de in­dig­na­ción y re­bel­día. Ya de pro­fe­sio­nal y des­pués de ha­ber si­do par­te ac­ti­va del de­rro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra de Ban­zer y la re­ins­ta­la­ción de la de­mo­cra­cia, cons­ta­té que la de­mo­cra­cia no in­gre­sa­ba a los ho­ga­res. La re­vo­lu­ción por la que lu­cha­ron y los de­re­chos que reivin­di­ca­ban, era de la puer­ta pa­ra afue­ra. Esas in­cohe­ren­cias y las re­fle­xio­nes jun­to a mu­je­res va­lio­sas co­mo Beatriz Mo­ra­les, Will­ma Osu­na (am­bas fa­lle­ci­das), Silvia Ba­rrón, Mirtha Fer­nán­dez, y otras, aun en dic­ta­du­ra, hi­cie­ron que una vez en de­mo­cra­cia, de la lucha por los DD.HH. en ge­ne­ral, me con­cen­tre en los de­re­chos de las mu­je­res.

¿De qué ma­ne­ra, el ser mu­jer, ha in­flui­do en sus fun­cio­nes y en la de­fen­sa de los de­re­chos de la mu­jer?

Ser mu­jer me ha per­mi­ti­do ver más allá de lo que el sis­te­ma pa­triar­cal tie­ne na­tu­ra­li­za­do. Mi com­pro­mi­so con los De­re­chos Hu­ma­nos y mi ser fe­mi­nis­ta han in­ci­di­do pa­ra que en el lu­gar que ocu­pe no ol­vi­de quien soy, de don­de ven­go, cuá­les son los va­lo­res que guían mi vi­da co­mo el re­co­no­ci­mien­to y el res­pe­to a la dig­ni­dad hu­ma­na; la bús­que­da de la igual­dad en­tre to­dos los se­res hu­ma­nos, la jus­ti­cia y la paz.

IN­FAN­CIA NA­CIó EN QUILLACOLLO Y DES­DE NI­ñA VIO LA DIS­CRI­MI­NA­CIóN Y VIO­LEN­CIA CON­TRA LAS MU­JE­RES

¿Cuá­les fue­ron los prin­ci­pa­les obs­tácu­los a los que se en­fren­tó por sus con­vic­cio­nes?

So­bre to­do los pre­jui­cios so­cia­les, los es­te­reo­ti­pos de lo que se es­pe­ra del ser mu­jer. Des­ca­li­fi­ca­cio­nes, bur­las, eti­que­ta­mien­tos y mu­chas ve­ces vio­len­cia política. Sec­to­res de la so­cie­dad con­si­de­ra­ban in­con­ce­bi­ble que una mu­jer pro­fe­sio­nal, jo­ven y ma­dre se me­ta en asun­tos pro­pios de hom­bres.

FA­MI­LIA MA­DRE DE DOS VA­RO­NES Y UNA MU­JER, LES HA TRANS­MI­TI­DO SUS VA­LO­RES Y CON­VIC­CIO­NES

¿ Có­mo fue su lucha mi­ran­do hoy a dis­tan­cia?

Fue una lucha muy te­naz la que en­ca­ra­mos des­de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos de mu­je­res, a ve­ces con fuer­tes y aca­lo­ra­dos de­ba­tes en­tre no­so­tras y nues­tros com­pa­ñe­ros de partido. Lo ha­cía­mos con la fir­me con­vic­ción de la im­por­tan­cia del apor­te de las mu­je­res pa­ra pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia y al­can­zar la jus­ti­cia so­cial, to­da vez que las mu­je­res te­ne­mos un acu­mu­la­do de ex­pe­rien­cias va­lio­sas so­bre la vi­da co­ti­dia­na que la política des­de una mi­ra­da pa­triar­cal no to­ma en cuen­ta.

LUCHA FE­MI­NIS­TA Y AC­TI­VIS­TA, SE EN­FREN­Tó A DIC­TA­DU­RAS, FUE PER­SE­GUI­DA, APRESADA Y SE­CUES­TRA­DA

¿Cuá­les fue­ron los mo­men­tos cru­cia­les en la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res en Bo­li­via?

De­nun­ciar y exi­gir jus­ti­cia por crí­me­nes co­me­ti­dos con­tra la vi­da y la in­te­gri­dad de las mu­je­res sin per­der el ho­ri­zon­te de los DD.HH. y sin caer en la ten­ta­ción de bus­car ven­gan­za; re­sis­tien­do la pre­sión de una so­cie­dad que, an­te si­tua­cio­nes ex­tre­mas (vio­la­ción se­xual,

ase­si­na­to de mu­je­res o ni­ñas) bus­ca la apli­ca­ción del ojo por ojo, pe­na de muer­te, la cas­tra­ción y otras. Es na­dar con­tra co­rrien­te, peor en un me­dio en el que sus va­lo­res cul­tu­ra­les se ha­llan mar­ca­dos por una his­to­ria de au­to­ri­ta­ris­mo.

En los úl­ti­mos años, las ini­cia­ti­vas pa­ra for­ta­le­cer la con­cien­cia de las mu­je­res de­fen­so­ras de los de­re­chos hu­ma­nos se han em­pa­pa­do del fe­mi­nis­mo. ¿Có­mo lo ha vi­vi­do?

El fe­mi­nis­mo es na­da más que la lucha por el re­co­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad de hom­bres y mu­je­res, el re­co­no­ci­mien­to de igua­les de­re­chos, la bús­que­da de con­di­cio­nes de equi­dad y la eli­mi­na­ción de to­das las for­mas de dis­cri­mi­na­ción. Des­de el fe­mi­nis­mo se han iden­ti­fi­ca­do las in­ter­sec­cio­nes que de­ter­mi­nan que a las des­ven­ta­jas de ser o iden­ti­fi­car­se con el gé­ne­ro fe­me­nino, se su­man otras co­mo la de ser ni­ña, po­bre, in­dí­ge­na, ne­gra, vie­ja o te­ner una orien­ta­ción se­xual di­fe­ren­te.

Al mul­ti­pli­car­se la in­for­ma­ción en torno a la vio­len­cia de gé­ne­ro, ¿con­si­de­ra que la víc­ti­ma ha ido per­dien­do el mie­do a la de­nun­cia? ¿Se han sen­si­bi­li­za­do los juz­ga­dos bo­li­via­nos?

Al­gu­nas mu­je­res han per­di­do el mie­do, pe­ro al en­con­trar­se con obs­tácu­los en la aten­ción a sus de­man­das por la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la ca­ren­cia de re­cur­sos hu­ma­nos ca­pa­ci­ta­dos y en ge­ne­ral con­di­cio­nes que ga­ran­ti­cen res­pues­tas, la ma­yo­ría op­ta por aban­do­nar. Las le­yes exis­ten­tes no son en­ten­di­das y son apli­ca­das por ope­ra­do­res de jus­ti­cia que tie­nen una de­fi­cien­te for­ma­ción y un pa­triar­ca­lis­mo que es su sus­ten­to ideo­ló­gi­co, al que se su­ma la co­rrup­ción. Que­da mu­cho por ha­cer.

¿Cuál es el ca­so más du­ro de vio­len­cia al que se ha en­fren­ta­do co­mo abo­ga­da?

Cons­ta­tar que la tor­tu­ra con­tra el acu­sa­do de de­li­tos, era el mé­to­do de in­ves­ti­ga­ción co­mún; de­nun­cié cuan­to pude, sin ser cons­cien­te de los ries­gos que co­rría en ple­na dic­ta­du­ra. Op­té por la de­fen­sa de los DD.HH. en ge­ne­ral y fui par­te de la fun­da­ción de la Asam­blea Per­ma­nen­te de De­re­chos Hu­ma­nos. Pos­te­rior­men­te, la vio­la­ción y ase­si­na­to de la ni­ña Evelyn, así co­mo la muer­te de mu­je­res en ma­nos de sus pa­re­jas y los mu­chos ca­sos de vio­len­cia do­més­ti­ca.

En cuan­to a las víc­ti­mas que de­nun­cian, ¿po­de­mos ha­blar de un pro­to­ti­po de mu­jer mal­tra­ta­da y de mal­tra­ta­dor?

No exis­te un pro­to­ti­po de víc­ti­mas ni mal­tra­ta­do­res, to­das las mu­je­res en algún mo­men­to de nues­tra exis­ten­cia co­rre­mos el ries­go de ser víc­ti­mas por el só­lo he­cho de ser mu­je­res. En los hom­bres, así co­mo en­con­tra­mos mal­tra­ta­do­res de ba­jo ni­vel eco­nó­mi­co o ins­truc­ción, en los sec­to­res al­tos tam­bién se en­cuen­tran agre­so­res crue­les y per­ver­sos. El ma­chis­mo no es se­llo de una cla­se so­cial, una et­nia o una re­li­gión, es trans­ver­sal.

¿Bo­li­via se­rá uno de los peo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra ser mu­jer?

To­dos los paí­ses en los que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca se ha­lla de­bi­li­ta­da por prác­ti­cas au­to­ri­ta­rias y co­rrup­tas de go­bier­nos que ava­sa­llan prin­ci­pios co­mo la in­de­pen­den­cia de po­de­res, el res­pe­to a la cons­ti­tu­ción y las le­yes, la vi­gen­cia ple­na de los De­re­chos Hu­ma­nos, son peo­res pa­ra las mu­je­res, cam­pea la im­pu­ni­dad y ga­na te­rreno la de­lin­cuen­cia. Bo­li­via no es pre­ci­sa­men­te un lu­gar que ga­ran­ti­ce la vi­da, la in­te­gri­dad y la dig­ni­dad.

¿Cuál es su ba­lan­ce en la Ofi­ci­na Ju­rí­di­ca pa­ra la Mu­jer?

Jun­to a otras or­ga­ni­za­cio­nes de mu­je­res lo­gra­mos ins­ta­lar en el de­ba­te so­cial y po­lí­ti­co los te­mas de la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res co­mo un pro­ble­ma de DD.HH. y de­mo­cra­cia; apor­ta­mos pa­ra la mo­di­fi­ca­ción de las le­yes y la apro­ba­ción de otras que nos lle­vó más de 3 dé­ca­das sen­si­bi­li­zar so­bre su per­ti­nen­cia. Avan­za­mos, pe­ro que­da mu­cho por ha­cer, des­de con­ven­cer a las mu­je­res que lle­gan a los es­pa­cios de po­der a no per­der su iden­ti­dad de gé­ne­ro, que desa­rro­llen ca­pa­ci­dad de em­pa­tía pa­ra aque­llas que lu­cha­ron y lu­chan pa­ra que ellas ocu­pen esos lu­ga­res y de­jen de ser ma­rio­ne­tas en ma­nos de los pa­triar­cas de su par­cia­li­dad política. Además, in­ci­dir en los cam­bios cul­tu­ra­les en la so­cie­dad, que cues­tio­nen las re­la­cio­nes de po­der de­sigua­les en­tre hom­bres y mu­je­res y re­cha­cen la vio­len­cia.

¿Qué de­ben ha­cer las mu­je­res pa­ra que sus hi­jos no abu­sen a otras mu­je­res cuan­do sean ma­yo­res?

Edu­car­los con el ejem­plo en el día a día, res­pe­tán­do­se a sí mis­mas, no per­mi­tien­do que nin­gún hom­bre las hu­mi­lle, me­nos­pre­cie o ejer­za vio­len­cia con­tra ellas. La vio­len­cia se apren­de, los hom­bres no na­cen vio­len­tos, es en el ho­gar y la so­cie­dad don­de apren­den.

Las mu­je­res que de­jan el rol tra­di­cio­nal pa­ra par­ti­ci­par en lo pú­bli­co, realizan una la­bor po­co va­lo­ra­da. ¿Siem­pre ten­dre­mos que es­co­ger en­tre li­ber­tad y so­le­dad?

To­do en la vi­da tie­ne un cos­to, ac­tual­men­te, la ma­yo­ría, sino to­das, las mu­je­res que trabajan lo ha­cen tam­bién por­que las con­di­cio­nes de la vi­da así lo exi­gen. La co­rres­pon­sa­bi­li­dad en las ta­reas del ho­gar tie­ne un avan­ce muy len­to y las mu­je­res se­gui­mos cum­plien­do do­ble o tri­ple jor­na­da. No obs­tan­te ello, es muy re­con­for­tan­te te­ner au­to­no­mía eco­nó­mi­ca, a la que ha­brá que su­mar la au­to­no­mía afec­ti­va pa­ra no cen­trar la ra­zón de nues­tra exis­ten­cia en la pa­re­ja. No de­be­ría exis­tir el di­le­ma: li­ber­tad o so­le­dad; una per­so­na li­bre di­fí­cil­men­te se sien­te so­la, sa­be te­jer sus re­des so­cia­les y vi­vir ro­dea­da de mu­cho afec­to. La so­le­dad es, so­bre to­do, la in­sa­tis­fac­ción con una mis­ma.

¿Cree sin­ce­ra­men­te que en algún mo­men­to se con­se­gui­rá la pa­ri­dad en­tre hom­bres y mu­je­res?

No lo du­do, ha­brá re­tro­ce­sos, pe­ro la lucha con­ti­núa y pa­ra bien de la hu­ma­ni­dad es ne­ce­sa­rio que mu­je­res y hom­bres con to­das nues­tras di­ver­si­da­des, nos re­co­noz­ca­mos co­mo igua­les en dig­ni­dad y de­re­chos. Es­toy se­gu­ra que lo lo­gra­re­mos, no im­por­ta cuán­tas ge­ne­ra­cio­nes pa­sen, so­por­ta­mos al pa­triar­ca­do des­de hace más de 4 mi­le­nios. De­be­mos se­guir ade­lan­te cui­dan­do lo has­ta hoy lo­gra­do.

¿Có­mo ha im­ple­men­ta­do su dis­cur­so en su vi­da per­so­nal y fa­mi­liar?

Cui­dan­do ser cohe­ren­te, es­for­zán­do­me pa­ra su­pe­rar las re­glas pa­triar­ca­les que mar­can una for­ma de ser en el ho­gar, la fa­mi­lia y otra pa­ra el mun­do pú­bli­co, el tra­ba­jo, los ami­gos, etc. Se­gu­ra­men­te me equi­vo­qué mu­chas ve­ces, pe­ro tra­té de mos­trar­me y ac­tuar co­mo pien­so y sien­to. Sin du­da que tie­ne su cos­to, pe­ro lo asu­mo sin pe­na.

¿Cuál es el men­sa­je fun­da­men­tal que les ha trans­mi­ti­do a sus hi­jos?

Res­pe­to y mu­cho amor en­tre ellos, cui­dar­se de re­pro­du­cir prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias y, so­bre to­do, res­pe­tar los de­re­chos de to­das las per­so­nas sin dis­tin­ción al­gu­na, ser so­li­da­rios y ho­nes­tos con su fa­mi­lia, sus ami­gos, com­pa­ñe­ros de es­tu­dio y tra­ba­jo, No ser in­di­fe­ren­tes an­te la in­jus­ti­cia, que los éxi­tos en su vi­da no les qui­te la ca­pa­ci­dad de in­dig­nar­se an­te la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, no cul­ti­var el odio ni el re­sen­ti­mien­to. Com­par­to con ellos y ella mis sue­ños, ilu­sio­nes, lo­gros y frus­tra­cio­nes.

¿Có­mo lucha aho­ra por su vi­da?

Con op­ti­mis­mo y con­fian­za en los pro­fe­sio­na­les de Bo­li­via y Bar­ce­lo­na. Pa­sé, di­cen que con éxi­to, una ci­ru­gía com­pli­ca­da del hí­ga­do, me sien­to bien y es­pe­ro pron­to es­tar en con­di­cio­nes de vol­ver. La me­di­ci­na tie­ne una gran par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en la cu­ra de es­tas en­fer­me­da­des y otra no me­nos im­por­tan­te, es el es­ta­do de áni­mo de las y los pa­cien­tes, así co­mo el afec­to de su en­torno.

¿Cam­bia­ron las prio­ri­da­des?

Mi pers­pec­ti­va de vi­da si­gue sien­do la mis­ma, aun­que por aho­ra mi prio­ri­dad es su­pe­rar la en­fer­me­dad sin ale­jar­me to­tal­men­te de la lucha por el res­pe­to de los DD.HH., la de­mo­cra­cia que se ve ame­na­za­da en nues­tro país y con­tra la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia machista don­de quie­ra que ocu­rran.

¿Tie­ne algún pen­dien­te?

Hi­ce to­do lo que me pro­pu­se con con­vic­ción, em­pe­ño e ilu­sión, y si la vi­da me lo per­mi­te con­ti­nua­ré fir­me en la lucha por un mun­do de paz, jus­ti­cia so­cial, igual­dad, equi­dad de gé­ne­ro y res­pe­to pleno a los De­re­chos Hu­ma­nos. Siem­pre que­da­rán pen­dien­tes, pe­ro las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se en­car­ga­rán de con­ti­nuar.

COR­TE­SíA

AC­TI­VAJu­lie­ta par­ti­ci­pó con en­tu­sias­mo de la Mar­cha de las Mu­je­res en Bar­ce­lo­na rea­li­za­do es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.