Ru­per­to Sal­va­tie­rra, el maes­tro que re­tra­ta sus sue­ños.

Es con­si­de­ra­do uno de los ar­tis­tas más des­ta­ca­dos del país por su ta­len­to y ma­gis­tra­les re­tra­tos, so­bre to­do, cos­tum­bris­tas. Des­de ma­ña­na por la no­che ex­po­ne en el Gíl­da­ro Antezana

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Re­dac­ción OH! Fo­tos: Los Tiem­pos

Con la mi­ra­da per­di­da en el ho­ri­zon­te, dis­fru­tan­do del olor a cam­po y li­ber­tad, so­lo; pe­ro con la com­pa­ñía de sus sue­ños, Ru­per­to Sal­va­tie­rra La­zar­te em­pie­za su obra. Una lí­nea lle­va a la otra y su pin­cel se mue­ve co­mo to­man­do vi­da pro­pia. La ima­gen ya es­tá ter­mi­na­da en la ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad del pin­tor, aho­ra só­lo fal­ta plas­mar­la en un lien­zo y dar­le vi­da a la qui­me­ra que re­vo­lo­tea­ba en la men­te del ar­tis­ta.

Sus tra­zos son de­li­ca­dos y lle­nos, pe­ro car­ga­dos de pa­sión, por­que Ru­per­to es un ar­tis­ta del amor. Pin­ta la be­lle­za es­con­di­da en la mi­ra­da per­di­da de una be­lla cho­li­ta qho­cha­la o en un gi­ra­sol que cre­ció en un lu­gar re­cón­di­to don­de la na­tu­ra­le­za nos da una lec­ción de po­der, por­que na­die pue­de en­fren­tar al ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea.

Ru­per­to siem­pre en­cuen­tra el pun­to exac­to de la per­fec­ción por­que, pa­ra él, ca­da cua­dro en­cie­rra una be­lla his­to­ria pa­ra ser con­ta­da a tra­vés del co­lor, la ex­pre­sión de los ojos y la son­ri­sa ca­si siem­pre pre­sen­te en sus obras.

“Pin­to por amor al ar­te y agra­dez­co a quie­nes es­cu­chan mi voz lle­na de es­pe­ran­za y de fe cuan­do se que­dan mi­ran­do uno de mis cua­dros. Se­pan, ami­gos, que les ha­blo mu­cho a tra­vés de mi pin­tu­ra”, nos co­men­ta Ru­per­to en la in­ti­mi­dad de su es­tu­dio.

Una ca­si­ta de ado­be en la que se res­pi­ra ar­te, be­lle­za y amor. Ahí, en su rin­con­ci­to, Ru­per­to Sal­va­tie­rra La­zar­te nos abre su co­ra­zón, y eso es li­te­ral, por­que en es­ta ca­sa se en­cuen­tran más de 50 años de vi­da de­di­ca­da a la acua­re­la en los cien­tos de cua­dros que tris­te­men­te es­tán api­la­dos en los rin­co­nes de es­te be­llo lu­gar. Ru­per­to no de­ja de pin­tar por­que no de­ja de soñar. “A ve­ces —cuen­ta— me le­van­to so­bre­sal­ta­do por­que tu­ve un sue­ño y en mi men­te es­tá el ros­tro que no quiero de­jar ir, y la me­jor for­ma de que per­du­ren es a tra­vés de mi pin­cel”.

Una his­to­ria que com­par­te, con ri­sas de por me­dio, es que sem­bró pa­pa en su jar­dín y, el día de la co­se­cha, las vio tan be­llas y su­bli­mes, que pre­pa­ró su lien­zo y sim­ple­men­te la eter­ni­zó. Las pa­pas imi­llas qho­cha­las fue­ron mo­de­los al vi­vo, co­mo él las lla­ma.

Ru­per­to re­me­mo­ra su ni­ñez, hu­mil­de, allá por Chá­vez Ran­cho, una lo­ca­li­dad co­cha­bam­bi­na ro­dea­da de ár­bo­les, flo­res y ar­bus­tos. Ahí na­cie­ron él y su ha­bi­li­dad.

De ni­ño, ju­ga­ba con ba­rro y cons­truía sus pri­me­ros ju­gue­tes, camiones, trac­to­res, au­ti­tos. Su ma­mi­ta fue su mu­sa ins­pi­ra­do­ra. “Mi san­ta ma­dre no era só­lo san­ta ma­dre, sino mi crí­ti­ca de ar­te. Des­de que em­pe­cé mis pri­me­ros di­bu­jos, to­do lo que pin­ta­ba o di­bu­ja­da, siem­pre me alen­ta­ba con su fra­se más her­mo­sa: ‘Ah, qué lin­do, hi­ji­to… qué be­llo’. Ca­da co­si­ta que ha­cía, se ale­gra­ba”. Ese alien­to fue muy gran­de, re­ci­bía una fuer­za tre­men­da pa­ra se­guir ade­lan­te, cuen­ta Ru­per­to con los ojos cris­ta­li­nos mien­tras re­cuer­da al ser que le dio vi­da ple­na, que le en­se­ñó a amar las co­sas más sim­ples. “Nun­ca es­tá le­jos de mí, co­bra vi­da a ca­da ins­tan­te”, afir­ma el ar­tis­ta. Su ma­dre, Leonor, tí­pi­ca cho­la qho­cha­la, de ca­rác­ter, lo in­cen­ti­vó has­ta el fi­nal de sus días. Ru­per­to lle­va en la san­gre el ar­te y el amor por el pin­cel, por­que su abue­lo ma­terno, Ma­nuel La­zar­te, a quien no co­no­ció, de­jó unos her­mo­sos mu­ra­les en las hu­mil­des pa­re­des de ado­be en su ca­si­ta de cam­po, pin­ta­dos con al­qui­trán.

To­man­do un de­li­cio­so re­fres­co de mem­bri­llo de la fru­ta de su ár­bol, Ru­per­to no de­ja de ha­blar de su lar­ga his­to­ria co­mo pin­tor, lle­na de anéc­do­tas, unas bue­nas, otras ma­las, pe­ro to­das con­lle­van una ex­pe­rien­cia de vi­da que co­bra sen­ti­do cuan­do se plas­man en su lien­zo y su pin­cel em­pie­za a bai­lar de un la­do pa­ra el otro has­ta dar­le for­ma a su ins­pi­ra­ción.

Pin­tó su pri­mer cua­dro sien­do aún muy ni­ño, pe­ro con el tiem­po fue per­fec­cio­nan­do su téc­ni­ca, y no po­día ser de otra ma­ne­ra. Su pri­me­ra y gran ins­pi­ra­ción, su mu­sa, fue su ma­dre Leonor, a quien tu­vo que ro­gar­le pa­ra que po­se y pue­da ser eter­ni­za­da en una ma­jes­tuo­sa y be­llí­si­ma obra de ar­te al óleo. “Po­sa­ba ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien”, re­cuer­da nues­tro ar­tis­ta, con nos­tal­gia y al­go de tris­te­za.

Qué suer­te la de Ru­per­to, por­que quién no qui­sie­ra te­ner la ha­bi­li­dad de pin­tar con sus pro­pias ma­nos el ros­tro de ma­má.

Quie­nes no na­ci­mos con ese don, nos con­for­ma­mos aden­trán­do­nos en la pro­fun­di­dad de los ros­tros y la obra de ar­te de es­te in­sig­ne pin­tor co­cha­bam­bino.

Los cua­dros son be­llos, pe­ro son me­jo­res cuan­do quien los apre­cia se en­cuen­tra en ca­da co­lor, en ca­da ex­pre­sión y se desata un tor­be­llino de emo­cio­nes. Es in­creí­ble, pe­ro una mis­ma ima­gen pue­de cau­sar dis­tin­tos efec­tos en el es­pec­ta­dor, y es que to­dos sen­ti­mos di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes al ver un gi­ra­sol… unos pen­sa­rán en su amor le­jano y otros mi­ra­rán el co­lor do­ra­do de esa flor lle­na de vi­da. Ésa es la ma­gia que Ru­per­to quie­re es­tam­par en ca­da una de sus crea­cio­nes, él quie­re desatar vi­bra­cio­nes en el co­ra­zón, quie­re que la gen­te ali­men­te su al­ma al re­en­con­trar­se con­si­go mis­ma y su equi­li­bro y ar­mo­nía a tra­vés de un cua­dro.

Un ar­tis­ta he­cho y de­re­cho. A sus 68 años, vi­ve in­men­sa­men­te fe­liz, con pro­ble­mas co­mo to­dos; pe­ro “soy gran­de”, di­ce con los bra­zos abier­tos y con su mi­ra­da en el cie­lo, y los gran­des no de­jan de lu­char ca­da día, ca­da mi­nu­to por al­can­zar sus sue­ños. Ru­per­to no de­ja de pin­tar por­que el día en que no pue­da mo­ver sus ma­nos y aga­rrar un pin­cel se­rá el día en el que ha­brá al­can­za­do la cús­pi­de de sus ca­rre­ra y es­ta­rá jun­to a su san­ta ma­dre­ci­ta, apo­ya­do en su pe­cho y es­cu­chan­do su voz cá­li­da, di­cién­do­le: “Ah, qué lin­do, hi­ji­to… ese tu cua­dri­to es el me­jor de to­dos”.

El pró­xi­mo lu­nes es un even­to im­per­di­ble por­que las obras iné­di­tas co­bra­ran vi­da es­pe­ran­do las mi­les de mi­ra­das, los sus­pi­ros y, so­bre to­do, el alien­to que el ar­tis­ta de co­ra­zón ne­ce­si­ta pa­ra se­guir crean­do has­ta el in­fi­ni­to de sus sue­ños.

INI­CIOS EM­PE­Zó A PIN­TAR Y A MOL­DEAR AR­CI­LLA DES­DE LOS SEIS AñOS, EN GREDA, MIEN­TRAS PASTEABA OVE­JAS

ES­TI­LO EX­PER­TO AL óLEO, SUS OBRAS SON POR LO GE­NE­RAL PAI­SA­JES COS­TUM­BRIS­TAS Y RE­TRA­TOS EX­PO­SI­CIóN MA­ñA­NA ABRE UNA NUE­VA EX­PO­SI­CIóN EN EL SA­LóN GíL­DA­RO ANTEZANA

LOS TIEM­POS

SU OBRA Sal­va­tie­rra mues­tra su au­to­rre­tra­to.

LOS TIEM­POS

EL AR­TIS­TARu­per­to Sal­va­tie­rra mues­tra una pin­tu­ra de su ma­dre, una de las que es­tán en su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.