Cho­li­tas lu­cha­do­ras sa­len de La Paz y dan un sal­to a Co­cha­bam­ba.

LA ROM­PEN Y SE EN­FREN­TAN EN UN DE­POR­TE DE COM­BA­TE CA­TA­LO­GA­DO POR MU­CHOS CO­MO PERPETUADOR DE VIO­LEN­CIA

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to y fo­tos: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas

El pú­bli­co enar­de­ci­do vi­to­rea des­de las gra­das, agi­tan bo­te­llas va­cías de Co­ca- Co­la, desafían a una o a otra con­trin­can­te, mien­tras las gla­dia­do­ras de po­lle­ra en lu­cha li­bre dispu­tan un com­ba­te tan vio­len­to co­mo pe­cu­liar: son dos mu­je­res ele­gan­te­men­te ata­via­das que se en­fren­tan. Lle­van el ca­be­llo per­fec­ta­men­te tren­za­do, aros de oro, man­ti­lla, y vue­lan pa­ta­das y ma­no­ta­zos sin tre­gua… es una gue­rra in­far­tan­te de egos. Son las cho­li­tas “wrestlers” o lu­cha­do­ras, que han arri­ba­do por pri­me­ra vez a Co­cha­bam­ba des­de El Al­to con el ob­je­ti­vo de im­pre­sio­nar a su pú­bli­co con lla­ves, de­rri­bes, in­mo­vi­li­za­cio­nes y es­tran­gu­la­cio­nes. Pa­re­ce un bai­le, un es­pec­tácu­lo or­ques­ta­do, pe­ro los gol­pes re­sue­nan en las ta­blas, las caí­das son reales y los ti­ro­nes de pe­lo dejan ma­no­jos de ca­be­llos re­ga­dos en el pi­so.

“Es al­go que se aprende. Ni tú mis­ma te ima­gi­nas que vas a que­rer es­te de­por­te, lle­ga de la na­da y prac­ti­can­do te enamo­ras co­mo mis com­pa­ñe­ras, que tie­nen más de 10 años en la lu­cha li­bre y si­guen aquí. Que no es pa­ra to­das, só­lo pa­ra las más fuer­tes y de­ci­di­das”, di­ce Lis­beth León León, que tie­ne “me­nos de 20” y es oriun­da de La Paz.

Las cho­li­tas lu­cha­do­ras se han da­do ci­ta en el Co­li­seo Ale­mán San­ta Ma­ría de Co­cha­bam­ba y en el co­li­seo Max Fer­nán­dez de Qui­lla­co­llo, ge­ne­ran­do mu­cha ex­pec­ta­ti­va en­tre gran­des y chi­cos que no sa­ben que en­tre­nan tres ve­ces a la se­ma­na; la par­te fí­si­ca en el gim­na­sio, dos ho­ras dia­rias, y en­ci­ma del ring prac­ti­can las caí­das, los vue­los y el ma­ne­jo de cuer­das. És­te es un jue­go de pro­yec­cio­nes, de ata­ques sor­pre­sa y tam­bién de tea­tro, por­que se re­quie­re dra­ma y ac­tua­ción. “¿Le doy?, ¿la re­ma­to?, ¿quie­ren pa­ta­da o la per­dono?”, pre­gun­ta al pú­bli­co Leo­nor Cór­do­va To­rrez, más co­no­ci­da co­mo “La Sim­pá­ti­ca Ángela”. Una mu­jer ca­ris­má­ti­ca de unos 40 y años, que se ma­ne­ja co­mo una pro­fe­sio­nal del es­pec­tácu­lo, his­trió­ni­ca, lo­cuaz, di­ver­ti­da en sus ocu­rren­cias.

“La Gre­ta”, se no­ta que lle­va años en el ring. Có­mo pro­vo­ca a los va­ro­nes del pú­bli­co, les ro­ba be­sos, les son­ríe, pe­ro con tan­ta pi­car­día que ni sus mu­je­res se mo­les­tan.

“Es­to que ha­ce­mos no­so­tras, las cho­li­tas lu­cha­do­ras, es só­lo un ‘hobby’, al­go que nos gus­ta, un de­por­te co­mo a los va­ro­nes que les en­can­ta el fút­bol por­que de la lu­cha li­bre no se pue­de vi­vir, tan­to que si nos pa­gan, no voy a me­nos­pre­ciar el pa­go; pe­ro us­ted se ha de­bi­do dar cuen­ta que usa­mos jo­yas, som­bre­ro, las man­jan­chas y nues­tra in­du­men­ta­ria es muy ca­ra, ade­más aguan­tar los gol­pes”, cuen­ta La Sim­pá­ti­ca Ángela. Y qué di­fí­cil el ca­mino. Hay que pa­gar pi­so, con­fir­ma Lis­beth. “Cuan­do uno es nue­vo, tie­ne que em­pe­zar ar­man­do el ring, y las nue­vas ga­nan mu­cho me­nos que las an­ti­guas”.

Al­gu­nas de ellas son pro­fe­sio­na­les, en­fer­me­ras y maes­tras, otras son ne­go­cian­tes, cos­tu­re­ras y amas de ca­sa. “Y me doy una es­ca­pa­di­ta pa­ra es­to por­que me gus­ta com­par­tir, me gus­ta que la gen­te ría con­mi­go, llo­re, y si me enojo que se enoje con­mi­go; pe­ro pa­ra vi­vir no da”, di­ce Ángela.

Las cho­li­tas lu­cha­do­ras se pre­sen­tan los do­min­gos en un co­li­seo de El Al­to en la ca­lle 4, pa­ra tu­ris­tas y bo­li­via­nos, y los jue­ves en un Cho­let só­lo pa­ra tu­ris­tas. “Se sien­te feo cuan­do te pe­gan”, di­ce Lis­beth, “pe­ro és­te es un de­por­te co­mo cual­quier otro y aquí me que­do”.

----Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas ----Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas

RUDASEl lla­veo y con­tra­lla­veo se in­ter­ca­lan con ti­ro­nes de las tren­zas y pa­ta­das vo­la­do­ras. ES­PEC­TÁCU­LOLas ta­len­to­sas gla­dia­do­ras do­mi­nan las lla­ves de ren­di­ción y va­rias téc­ni­cas de sumisión.

----Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas

DO­LORLas caí­das y los mo­re­to­nes son reales en el com­ba­te, al­gu­nas le­sio­nes re­quie­ren re­po­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.