La Rin­co­na­da, don­de el pai­sa­je se ha­ce eterno.

La fa­ma de es­te par­que re­crea­cio­nal ha cruzado fron­te­ras y has­ta con­ti­nen­tes

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ra­fael Sa­gár­na­ga Fotos: Cortesía

Pro­ba­ble­men­te to­do pai­sa­jis­ta quie­re ser par­te del cua­dro de sus sue­ños, in­gre­sar den­tro de él y per­ci­bir­lo con to­dos los sen­ti­dos. En San­ta Cruz, Gas­tón “Ton­chi” Ri­be­ro es uno de ellos y su obra le cos­tó ca­si 18 años de tra­ba­jo. Ya en la dé­ca­da del 90, es­te co­cha­bam­bino cin­cuen­tón te­nía la fa­ma de ser uno de los me­jo­res pai­sa­jis­tas de la ma­yor ur­be del país. Un día, mien­tras re­co­rría la re­gión be­nia­na de San­ta Ana de Ya­cu­ma, a su pa­sión por las bro­me­lias, los pe­ces car­pa y las cas­ca­das se su­ma­ron unas ho­jas acuá­ti­cas gi­gan­tes­cas: las vic­to­ria re­gia o iru­pé.

Ri­be­ro re­cuer­da que se pro­me­tió a sí mis­mo bus­car una Rin­co­na­da en San­ta Cruz pa­ra re­crear aquel re­ga­lo que la Ama­zo­nía sue­le ob­se­quiar a sus vi­si­tan­tes. En­ton­ces, a prin­ci­pios del año 2000, tra­jo des­de un lu­gar en­tre Tri­ni­dad y San Ignacio de Mo­xos 26 ejem­pla­res de vic­to­rias y bus­có dar­les un lu­gar pa­ra que se desa­rro­llen. La idea ini­cial

era que esas la­gu­nas con sus gi­gan­tes plantas acuá­ti­cas or­na­men­ten un con­do­mi­nio, pe­ro la re­crea­ción de pai­sa­jes fue ex­pan­dién­do­se. Hoy La Rin­co­na­da cons­ti­tu­ye un par­que bo­tá­ni­co y re­crea­cio­nal cu­ya fa­ma ya ha cruzado fron­te­ras y has­ta con­ti­nen­tes.

“La idea es que cuan­do al­guien vi­si­ta La Rin­co­na­da li­be­re nue­va­men­te a su ni­ño in­te­rior —ex­pli­ca Ri­be­ro—. Por ello, pue­den em­pe­zar a des­li­zar­se por es­tos an­da­ri­ve­les, res­ba­la­do­res, ir ha­cia el sú­per­co­lum­pio ele­va­do o los puen­tes y lue­go go­zar de cas­ca­das y piscinas”. Esos jue­gos se ha­llan ro­dea­dos de un bos­que­ci­llo mul­ti­co­lor col­ma­do de aves y has­ta don­de lle­gan los re­fle­jos de la la­gu­na cen­tral. Y pa­ra quie­nes pre­fie­ren la con­tem­pla­ción, sim­ple, a unos me­tros se ha­llan unas lo­mas de sua­ves pas­tos, jun­to a la es­ta­tua de un tra­ba­ja­dor cam­ba que des­can­sa.

MI­CRO­CLI­MAS

Den­tro de es­te bos­que­ci­llo de cua­tro hec­tá­reas se cons­tru­ye­ron, ade­más, pe­que­ñas is­las con mi­cro­cli­mas de di­ver­sas re­gio­nes de los va­lles y tró­pi­co bo­li­via­nos. Por ejem­plo, hay un cac­ta­rio, en un área de 40 me­tros cua­dra­dos, pro­pio de los va­lles, en el que se ha re­pro­du­ci­do di­ver­sas es­pe­cies es­pi­no­sas. Allí di­ver­sos ti­pos de aves rea­li­zan pi­rue­tas y tri­nan. Al­gu­nas de ellas han es­co­gi­do la ca­be­za de uno de los cac­tus pa­ra te­jer un ni­do per­fec­to.

A unas de­ce­nas de me­tros, un bo­tón ha­bi­li­ta un dis­po­si­ti­vo que de­sa­ta llo­viz­nas ar­ti­fi­cia­les a vo­lun­tad de los vi­si­tan­tes. És­tas ali­men­tan a cien­tos de plantas que cre­cen en los bos­ques hú­me­dos yun­gue­ños o si­mi­la­res. “Acá he­mos que­ri­do re­cons­truir un mi­cro­cli­ma si­mi­lar al de la zo­na de­no­mi­na­da la Si­be­ria, en la an­ti­gua ru­ta que une Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz”, ex­pli­ca el pai­sa­jis­ta, mien­tras los vi­si­tan­tes tran­si­tan un vir­tual tú­nel de he­le­chos, bro­me­lias di­ver­sas, pla­ta­na­les e in­con­ta­bles plantas.

El bos­que­ci­llo si­gue al­ber­gan­do sor­pre­sas. Tras la pe­que­ña Si­be­ria se ini­cia el cir­cui­to de puen­tes que re­cuer­da al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del pan­ta­nal bo­li­viano. Los hay de pe­que­ños pon­to­nes y ca­de­nas, tam­bién de pie­dras y uno re­crea un pa­so con es­ta­lag­mi­tas. El cir­cui­to con­ti­núa por unos sen­de­ros que con­du­cen ha­cia el si­tio don­de se ha pro­te­gi­do a la rei­na de la flo­ra, la vic­to­ria re­gia rei­na.

PISCINAS, CAS­CA­DAS Y PE­CES

Quie­nes tie­nen ci­clos mu­cho más in­ten­sos y de­mues­tran una hi­per­ac­ti­vi­dad cons­tan­te son las car­pas koi. Es­tos pe­ces ha­bi­tan en un ex­tre­mo de la la­gu­na. Allí aguar­dan a los ni­ños que vi­si­tan el par­que pa­ra re­ci­bir vo­raz­men­te in­con­ta­bles ra­cio­nes de ali­men­to.

No son los úni­cos del lu­gar. Mu-

cho más si­len­cio­sas y apa­ci­bles se pre­sen­tan di­ver­sas es­pe­cies ama­zó­ni­cas en el acua­rio. Man­ta­ra­yas tur­que­sa, te­tra neo­nes car­de­nal fos­fo­res­cen­tes y dem­sey azul que siem­pre na­dan en gru­po… su­man cer­ca de 30. “To­das las que se ex­hi­ben ha­bi­tan en ríos bo­li­via­nos —ex­pli­ca Ri­be­ro—. Es una mues­tra de la ri­que­za que hay en el país”.

Y el agua, li­te­ral­men­te, lla­ma al agua. Con 30 o más gra­dos de temperatura am­bien­te, en me­dio de un pai­sa­je en­tre jun­gla y jar­dín y aro- mas pro­pios del oxí­geno más pu­ro, los so­ni­dos de cha­pa­leos y cas­ca­das avi­san. Un sis­te­ma de cin­co piscinas in­ter­co­nec­ta­das con­du­ce a una cas­ca­da cu­ya caí­da, si no des­pier­ta al ni­ño in­te­rior del más hos­co, por lo me­nos le sa­ca una son­ri­sa.

La Rin­co­na­da se ha­lla a sie­te ki­ló­me­tros de San­ta Cruz, so­bre la ru­ta a Po­ron­go, en Uru­bó. A contrapelo de lo que allí su­ce­de, se ha re­ge­ne­ra­do y po­ten­cia­do la na­tu­ra­le­za. Di­ver­sas aves, pe­que­ños fe­li­nos, ar­di­llas, la­gar­tos y otras es­pe­cies han bus­ca­do re­fu­gio en el bos­que­ci­llo de la­gu­nas y cas­ca­das. Mien­tras tan­to, en­tre es­tos sep­tiem­bre y oc­tu­bre los to­bo­ro­chis han lan­za­do al vien­to una llu­via al­go­do­na­da de se­mi­llas y, en oc­tu­bre, ta­ji­bos y otros ár­bo­les ver­tie­ron las su­yas co­mo di­cien­do: “En es­te pai­sa­je quie­ro ha­cer­me eterno”.

CORTESíA

NA­TU­RA­LE­ZA En el par­que tam­bién hay pis­ci­na y jue­gos in­fan­ti­les, ade­más de un res­tau­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.