HA­BLÓ CON BER­GO­GLIO

Los Tiempos - Oh - - PERSONAJE -

“El ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res era Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, el ac­tual Pa­pa, él dio la au­to­ri­za­ción pa­ra que es­tu­die las hos­tias que san­gra­ron en 1992 y 1995. Yo pu­se al­gu­nas con­di­cio­nes: le pe­dí que él me es­cu­cha­ra al me­nos dos ho­ras acer­ca de lo que yo iba a ha­cer, pa­ra ex­pli­car­le que es­to era par­te de un pro­yec­to más gran­de, por­que en Bo­li­via ha­bía el Cris­to que san­gra­ba, yo via­jé a Ja­pón y a Co­rea don­de ha­bía otras efu­sio­nes de la Vir­gen. Pa­ra mí, era una co­sa se­ría. Y el ar­zo­bis­po me es­cu­chó jun­to con su equi­po”,

ocu­rrió en 1999. el me­jor la­bo­ra­to­rio de mues­tras mí­ni­mas, por­que mi mues­tra era pe­que­ñi­ta, era muy po­co el lí­qui­do que lo­gré re­cu­pe­rar con un al­go­dón”.

“Y en Nue­va Or­leans apli­ca­mos la me­to­do­lo­gía de test cie­go. Ellos, los del la­bo­ra­to­rio, no sa­bían de dón­de ve­nía la mues­tra y la ana­li­za­ron así”.

“Lue­go de un tiem­po en­tre­ga­ron los re­sul­ta­dos que cons­ta­ta­ban la pre­sen­cia de ADN hu­mano en la mues­tra. En­ton­ces es­cri­bí al obis­po de Co­cha­bam­ba, en ese en­ton­ces, Re­né Fer­nán­dez, y él me agra­de­ció y me di­jo que ha­ga más es­tu­dios. Y lo hi­ce, to­dos gra­tui­ta­men­te. He­mos es­tu­dia­do esa ima­gen du­ran­te 15 años. San­gre hu­ma­na, gló­bu­los blan­cos y ro­jos, piel, ADN hu­mano, tie­ne to­do lo hu­mano ese Cris­to”.

“Y ahí com­pren­dí… lo di­jo Eins­tein: ‘La men­te es co­mo un pa­ra­caí­das, só­lo sir­ve si es­tá abier­ta’. En­ton­ces me di­je: es­toy vien­do y tal vez es­to es un signo y si es un signo tie­ne un sig­ni­fi­ca­do, tie­ne un au­tor y és­te es in­te­li­gen­te. Por­que no pue­de su­ce­der tan­tas, 800, efu­sio­nes”.

Y lue­go vino otra ex­pe­rien­cia, en Bue­nos Ai­res, con dos hos­tias que ha­bían san­gra­do. Las es­tu­dió con la au­to­ri­za­ción del ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio. Sí, el Pa­pa ac­tual.

“La in­ves­ti­ga­ción du­ró seis años y yo de­mos­tré que en esas hos­tias ha­bía ADN hu­mano, gló­bu­los blan­cos hu­ma­nos vi­vos, in­clu­so en 2004. Ha­bía tam­bién cé­lu­las de te­ji­do car­día­co: mio­car­dio, ven­trícu­lo iz­quier­do vi­vo y de una per­so­na que tu­vo in­far­to al co­ra­zón, des­pués de su­frir mu­chí­si­mo. Y eso no lo di­go yo, lo di­cen to­dos los his­to­pa­tó­lo­gos, mé­di­cos fo­ren­ses, la­bo­ra­to­ris­tas que par­ti­ci­pa­ron en la in­ves­ti­ga­ción”, cuen­ta. “En­ton­ces, es­to me hi­zo ca­tó­li­co”. “Aho­ra, yo via­jo a Co­rea y ha­blo a los bu­dis­tas, a Egip­to y ha­blo a los mu­sul­ma­nes, a Is­rael y ha­blo a los ju­díos. Mi in­te­rés no es ha­cer proselitismo re­li­gio­so ca­tó­li­co. Mi in­te­rés esen­cial es de­mos­trar que el hu­mano tie­ne una na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual y que és­ta se ma­ni­fies­ta”.

“¿Y por qué eso? Por­que, co­mo di­jo Pablo, ‘el fru­to del Es­pí­ri­tu es amor, ale­gría, paz, pa­cien­cia, afa­bi­li­dad, bon­dad, fi­de­li­dad, man­se­dum­bre, do­mi­nio de sí”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.