Sin mar

Los Tiempos - - LA DOS - RON­NIE PIÉROLA GÓ­MEZ Abo­ga­do

El pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia (CIJ) fa­lló con­tra la pos­tu­ra bo­li­via­na res­pec­to al mar. La re­so­lu­ción, si bien do­lo­ro­sa, fue emi­ti­da con acer­ta­dos cri­te­rios ju­rí­di­cos, por­que evi­den­te­men­te Chi­le nun­ca asu­mió la pos­tu­ra de obli­gar­se ju­rí­di­ca­men­te con Bo­li­via en lo que res­pec­ta al te­ma ma­rí­ti­mo, y si bien hu­bo in­ten­tos de lo­grar acer­ca­mien­tos, al­gu­nos mo­vi­dos por la bue­na fe y siem­pre den­tro el mar­co de la di­plo­ma­cia, ja­más és­tos sig­ni­fi­ca­ron al­go coer­ci­ti­vo. En di­cho sen­ti­do fue que dic­ta­mi­nó La Ha­ya, y, aun­que nos due­la ad­mi­tir­lo, tie­ne ra­zón.

Fa­tal error re­sul­ta que hu­bié­se­mos fun­da­do nues­tra ac­ción en un de­re­cho ex­pec­ta­ti­cio am­pa­ra­do en la mo­ral, por­que acu­di­mos a un tri­bu­nal ju­di­cial, que —ob­via­men­te— iba a fa­llar en de­re­cho, y esa­pre­ten­sión le­galno exis­te afa­vor­nues­tro. El tra­ta­do de 1904, si bien es in­jus­to, es le­gal. ¿Qué nos que­da aho­ra? Qui­zás úni­ca­men­te la es­pe­ran­za de que en un fu­tu­ro Chi­le, si quie­re, nos per­mi­ta al­gu­na con­ce­sión. Pe­ro de so­be­ra­nía ni ha­blar.

Más real es acep­tar que de­be­mos mi­rar ade­lan­te y ya no se­guir con la idea de que por el mar so­mos po­bres, o sos­te­ner la erra­da idea de que los chi­le­nos son los ma­los de la pe­lí­cu­la, por­que no lo son, y quien ha­ya ido a Chi­le al­gu­na vez pue­de afir­mar que nues­tros ve­ci­nos tie­nen mu­chas co­sas po­si­ti­vas dig­nas de emu­lar.

Por­que re­cuer­de us­ted, que­ri­do lec­tor, que sin mar us­ted pue­de ser pun­tual, sin mar pue­de tra­ba­jar de for­ma ho­nes­ta y efi­cien­te, sin mar pue­de con­du­cir su vehícu­lo de for­ma res­pon­sa­ble, sin mar pue­de ti­rar la ba­su­ra en el ba­su­re­ro y no en la ca­lle, sin mar pue­de ser res­pe­tuo­so con los otros, sin mar pue­de res­pe­tar a la ley, sin mar pue­de ser un ejem­plo de hi­gie­ne, sin mar pue­de es­tu­diar bien pa­ra sus exá­me­nes, sin mar pue­de de­jar de ser ma­chis­ta, sin mar pue­de man­te­ner lim­pia su ace­ra, sin mar pue­de ser ho­nes­to y re­cha­zar la co­rrup­ción.

Yo tam­bién qui­sie­ra po­der na­dar en el Pa­cí­fi­co, pe­ro tam­bién sé que soy res­pon­sa­ble de ser un buen ciu­da­dano y te­ner — co­mo con­se­cuen­cia— un be­llo país, y es­to úl­ti­mo lo pue­do ob­te­ner in­clu­so sin mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.