No hay Fu­tu­ro sin Re­con­ci­lia­ción

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL -

Con el vo­to del ‘NO’ de oc­tu­bre 2, los co­lom­bia­nos se han aven­tu­ra­do al caos jun­to a un pro­ce­so que ha du­ra­do cua­tro años y con es­to han asom­bra­do al mun­do al vo­tar en con­tra de la paz. Aun hay opor­tu­ni­da­des pa­ra re­ne­go­ciar los tér­mi­nos pe­ro al pa­re­cer la lu­cha política es gran­de al mis­mo tiem­po que pa­re­cie­ra que la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pu­die­ra re­du­cir­se aun mas.

El tra­ta­do de paz (ver pá­gi­na 2) dis­ta de ser per­fec­to pe­ro es­ta­ble­ce un ma­pa pa­ra de­di­car­se en par­te a la raíz del con­flic­to, la re­con­ci­lia­ción, y jus­ti­cia pa­ra las vic­ti­mas de la gue­rra. Sin em­bar­go, su­ce­dió lo me­nos pen­sa­do. Me pre­gun­to si los co­lom­bia­nos vo­ta­ron por la pro­pues­ta o fue una for­ma de re­cha­zo al pre­si­den­te San­tos.

En con­ver­sa­cio­nes con mu­chos amigos co­lom­bia­nos, me he da­do cuen­ta que ellos pien­san que el go­bierno de San­tos ha ofre­ci­do de­ma­sia­das con­ce­sio­nes, que las Fuer­zas Ar­mas Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia se en­cuen­tran muy de­bi­li­ta­das, y que el pro­ce­so se ha con­ver­ti­do en un pro­ce­so de im­pu­ni­dad y no jus­ti­cia.

El mis­mo día do­min­go, cuan­do San­tos re­co­no­ce los re­sul­ta­dos del ple­bis­ci­ti­co, en la te­le­vi­sión apa­re­ce un tan­to in­cré­du­lo de que el NO ha­ya si­do de la ma­yo­ría y que aho­ra se cris­ta­li­za­ra una Co­lom­bia di­vi­di­da de­bi­do al pro­ce­so de paz. San­tos de­cla­ró ese día que él se­gui­ría bus­can­do la paz has­ta el ul­ti­mo mi­nu­to. Las FARC también reac­cio­na­ron y re­co­no­cie­ron dar­se cuen­ta del re­to po­lí­ti­co y lo com­pli­ca­do que es lo­grar la paz.

Por su par­te, Uri­be, au­to­pro­cla­ma­do lí­der cri­ti­co del tra­ta­do de paz, re­cha­za con­sis­ten­te­men­te que la pro­pues­ta de paz sea sim­ple­men­te un am­nis­tía pa­ra los gue­rri­lle­ros; en otras pa­la­bras no acep­ta que no ha­ya pro­vi­sión de cár­cel pa­ra los gue­rri­lle­ros.

Qui­zás lo mas po­lé­mi­co del tra­ta­do de paz fue el ga­ran­ti­zar a los li­de­res de las FARC asien­tos legislativos pa­ra las elec­cio­nes del 2018, pa­ra ayu­dar así al gru­po ar­ma­do a con­ver­tir­se en par­ti­do po­lí­ti­co.

Ahí, co­mo di­ría Can­tin­flas, es­tu­vo el de­ta­lle. Tan­to la am­nis­tía co­mo los asien­tos legislativos ofre­ci­dos fue­ron gran­de­men­te de­ba­ti­dos en to­das mis con­ver­sa­cio­nes con mis amigos co­lom­bia­nos. Mi con­clu­sión es que aque­llos que vo­ta­ron NO, no es que es­tén de acuer­do con la con­ti­nua­ción del con­flic­to ar­ma­do, sino mas bien que el tra­ta­do de paz otor­ga­ba de­ma­sia­das con­ce­sio­nes a las FARC.

Quie­ro lla­mar la aten­ción de que es­te es­fuer­zo lo­gra­do por el go­bierno de San­tos y los li­de­res de las FARC es lo más cer­cano a la paz que se ha vis­to en 52 años de con­flic­to. Así que no creo que los co­lom­bia­nos, po­lí­ti­cos, la opo­si­ción, la mis­ma FARC, pue­dan cos­tear per­der es­ta opor­tu­ni­dad. To­dos nos pre­gun­ta­mos, ¿es po­si­ble lo­grar la paz en Co­lom­bia?

Ha­go un lla­ma­do a Uri­be a que se com­pro­me­ta en se­rio a pre­ser­var el ce­se al fue­go, a con­ti­nuar las ne­go­cia­cio­nes, a en­san­char el dia­lo­go y lo­grar la paz. Co­lom­bia es­ta an­te un mo­men­to his­tó­ri­co de lle­gar a ser un ejem­plo a fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y al mun­do en­te­ro.

En re­fe­ren­cia a mis con­sul­tas acer­ca del te­ma, el te­ma re­cu­rren­te que es­cu­cho es que los co­lom­bia­nos están har­tos del con­flic­to y re­cla­man la paz a gri­tos, pe­ro no pue­den ol­vi­dar los ho­rren­dos ac­tos co­me­ti­dos por la gue­rri­lla du­ran­te me­dio si­glo de geue­rra.

Ter­mino re­cuer­dan­do­les, es­ti­ma­dos lec­to­res, lo que Des­mond Tu­tu di­jo, ‘No Fu­tu­re Wit­hout For­gi­ve­ness”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.