Nues­tra me­jor he­ren­cia

La Jornada (Canada) - - TENDIENDO PUENTES -

Al ana­li­zar nues­tra tra­di­ción his­pa­na, ¿se ha pre­gun­ta­do qué nos une a pen­sar de las di­fe­ren­cias en­tre las cul­tu­ras de nues­tros paí­ses de ori­gen? Si es­tá le­yen­do es­te pe­rió­di­co, se­gu­ra­men­te es­tá de acuer­do en que nues­tro es­pa­ñol, en de­pen­den­cia de la va­rie­dad, es­ta­ría sin du­das en el pri­mer lu­gar.

Sin em­bar­go, si us­ted na­ció en un país his­pano y ha te­ni­do que apren­der in­glés sien­do adul­to, se­gu­ra­men­te ha no­ta­do cuán di­fí­cil pue­de re­sul­tar. Pe­ro si ha emi­gra­do con sus hi­jos a Ca­na­dá, o los ha te­ni­do aquí, ha po­di­do apre­ciar con qué fa­ci­li­dad apren­den los ni­ños, so­bre to­do en eda­des tem­pra­nas. Va­rios in­ves­ti­ga­do­res han de­fen­di­do que se de­be a lo que co­no­ce­mos co­mo “pe­rio­do crí­ti­co”, el cual se ha ex­ten­di­do al apren­di­za­je de una se­gun­da len­gua. Pe­ro, ¿se ha de­te­ni­do a pen­sar qué ocu­rri­rá con su es­pa­ñol?

Es­tos ha­blan­tes bi­lin­gües se co­no­cen co­mo ha­blan­tes de he­ren­cia, o sea, ha­blan­tes de una len­gua mi­no­ri­ta­ria, la cual es ha­bla­da en la ca­sa den­tro de una so­cie­dad que ha­bla otro idio­ma. En Ca­na­dá, un 14,2 % de la po­bla­ción ha­bla una len­gua mi­no­ri­ta­ria en el ho­gar (Sta­tis­tics Ca­na­da, 2015). Ge­ne­ral­men­te, en­tre es­tos ha­blan­tes en­con­tra­mos a quie­nes han man­te­ni­do o re­cu­pe­ra­do su es­pa­ñol, quie­nes lo han man­te­ni­do con di­fi­cul­ta­des, y quie­nes prác­ti­ca­men­te lo han per­di­do. De ahí que se ha­ce im­pres­cin­di­ble man­te­ner o pro­mo­ver la ad­qui­si­ción del idio­ma de he­ren­cia en la ni­ñez.

Si no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con los be­ne­fi­cios del bi­lin­güis­mo en la ni­ñez, o si aún cree los an­ti­guos mi­tos aso­cia­dos con el mis­mo, in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes han de­mos­tra­do que a ni­vel cog­ni­ti­vo, los ni­ños bi­lin­gües son más ca­pa­ces de en­fo­car su aten­ción en in­for­ma­ción re­le­van­te y por en­de, ig­no­rar las dis­trac­cio­nes. Las per­so­nas bi­lin­gües han de­mos­tra­do ser más crea­ti­vas y me­jo­res al re­sol­ver pro­ble­mas e in­clu­so, los efec­tos de la ve­jez en el ce­re­bro pa­re­cie­ran ser me­no­res en los adul­tos bi­lin­gües. A ni­vel so­cial, los ha­blan­tes bi­lin­gües tie­nen ac­ce­so a más per­so­nas y re­cur­sos, y po­drían ser me­jor pa­ga­dos que los mo­no­lin­gües. Sin em­bar­go, las ven­ta­jas cog­ni­ti­vas del bi­lin­güis­mo pa­re­cen es­tar re­la­cio­na­das con la com­pe­ten­cia del ha­blan­te en sus dos idio­mas. Por lo que un ha­blan­te de he­ren­cia ten­dría más be­ne­fi­cios al ser com­pe­ten­te en es­te idio­ma.

Pe­ro si su de­seo es man­te­ner el es­pa­ñol en ca­sa con sus ni­ños, se­gu­ra­men­te ha no­ta­do que res­pon­den en in­glés a sus pre­gun­tas en es­pa­ñol, se co­mu­ni­can en in­glés o in­clu­so se mues­tran re­nuen­tes a ha­blar es­pa­ñol. ¿Có­mo lo­grar­lo, en­ton­ces?

La im­po­si­ción pu­die­ra re­sul­tar­le, pe­ro el es­ti­mu­lar a los ni­ños po­dría también te­ner bue­nos re­sul­ta­dos. Es­to po­dría lo­grar­se par­ti­ci­pan­do en ac­ti­vi­da­des con otros his­pa­nos de la co­mu­ni­dad, unién­do­se a un gru­po de con­ver­sa­ción en es­pa­ñol, e in­clu­so vi­si­tan­do su país de ori­gen. En un plano más fa­mi­liar, po­dría leer­les en es­pa­ñol, de­di­car al­gu­nas ho­ras a la es­cri­tu­ra (es­cri­bien­do una car­ta a al­gún fa­mi­liar) y más im­por­tan­te, de­mos­trar­le a sus hi­jos cuán or­gu­llo­so es­tá Ud. de su cul­tu­ra e idio­ma.

En re­su­men, no per­da­mos la opor­tu­ni­dad de ha­blar­le en es­pa­ñol a nues­tros ni­ños. Dé­mos­le el be­ne­fi­cio de ser bi­lin­gües y ha­gá­mos­los sen­tir­se or­gu­llo­sos de nues­tra cul­tu­ra his­pa­na. De­jé­mos­le una he­ren­cia, que una vez ad­qui­ri­da, no po­drán per­der: ¡Nues­tro ex­qui­si­to y va­lio­so idio­ma es­pa­ñol!

Ana J. Pe­rez Al­fa­ja­rrin

Es­tu­dian­te de doc­to­ra­do (Lin­güís­ti­ca) del de­par­ta­men­to de Es­tu­dios His­pa­nos Wes­ter Uni­ver­sity

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.