¿Ca­na­dá ne­ce­si­ta más im­mi­gran­tes?

La Jornada (Canada) - - INMIGRACION -

Un nue­vo in­for­me de la Con­fe­ren­ce Board of Ca­na­da ha en­con­tra­do que los ni­ve­les de in­mi­gra­ción de­be­rían au­men­tar a 413.000 por año has­ta el 2030 pa­ra for­ta­le­cer el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Ca­na­dá. El in­for­me po­ne de re­lie­ve la ne­ce­si­dad de au­men­tar la in­mi­gra­ción con el fin de res­pon­der a los re­tos que plan­tea el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción de Ca­na­dá. Se pro­yec­ta que, sin cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en las po­lí­ti­cas, in­clu­yen­do un au­men­to sus­tan­cial de la in­mi­gra­ción, los cos­tes ne­ce­sa­rios pa­ra apo­yar a los ju­bi­la­dos po­dría de­bi­li­tar la fuer­za de la eco­no­mía de Ca­na­dá en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Si­guien­do las ‘best prac­ti­ces’ del pe­ro­dis­mo, he­mos con­ver­sa­do con Ed Co­rri­gan, ex­per­to abo­ga­do en ma­te­ria de in­mi­gra­ción. Aquí ex­trac­tos de la entrevista.

Ca­na­dá da la bien­ve­ni­da a un re­gis­tro 320,932 nue­vos in­mi­gran­tes du­ran­te el año pa­sa­do. ¿Qué opi­na Ed Co­rri­gan de és­to? ¿Ca­na­dá ne­ce­si­ta más in­mi­gran­tes?

Si ne­ce­si­ta­mos más in­mi­gran­tes. Nues­tra ta­sa de na­ta­li­dad es­tá por de­ba­jo de la ta­sa ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner nues­tra po­bla­ción y mu­cho me­nos el cre­ci­mien­to de nues­tra po­bla­ción. Sin In­mi­gra­ción nues­tra eco­no­mía ten­dría un dé­fi­cit gra­ve en los sec­to­res de la po­bla­ción ac­ti­va. La se­gun­da par­te de es­te pro­ble­ma es que la ge­ne­ra­ción “Baby Boo­mer” vi­ven más tiem­po y em­pie­za a re­ti­rar­se. Es­te fac­tor ha crea­do un bulto en nues­tro per­fil de­mo­grá­fi­co. Es­te gru­po pon­drá fuer­te pre­sión en el sis­te­ma de sa­lud de Ca­na­dá y ejer­ce­rá pre­sión so­bre otros ser­vi­cios so­cia­les.

Ne­ce­si­ta­mos nue­vos in­mi­gran­tes de to­do ti­po y di­fe­ren­tes tie­rras, ofi­cios, pro­fe­sio­nes pa­ra man­te­ner es­tos sis­te­mas y nues­tra eco­no­mía.

El Go­bierno de Ca­na­dá es­tá con­si­de­ran­do la sus­pen­sión del pro­ce­di­mien­to de una ley que per­mi­te a los ciu­da­da­nos que fal­sa­men­te a sí mis­mos en su ciu­da­da­nía o so­li­ci­tu­des de re­si­den­cia per­ma­nen­te de ser des­po­ja­do de su ciu­da­da­nía sin una au­dien­cia.

El Go­bierno con­ser­va­dor an­te­rior pre­sen­tó una política de re­vo­ca­ción a la ciu­da­da­nía ca­na­dien­se si ha­bía cual­quier fal­se­dad en su so­li­ci­tud de ciu­da­da­nía. Es­ta re­vo­ca­ción es au­to­má­ti­ca y sin una au­dien­cia. Es una apli­ca­ción es­tric­ta de la ley por mu­cho tiem­po los ciu­da­da­nos ca­na­dien­ses es­ta­ban per­dien­do su ciu­da­da­nía. A ve­ces los erro­res eran muy le­ves ba­sa­dos en fal­ta de in­for­ma­ción. Se cree en la in­for­ma­ción, pe­ro no es cier­ta. Al­gu­nos ciu­da­da­nos ca­na­dien­ses que na­cie­ron en Af­ga­nis­tán en reali­dad na­cie­ron en un cam­po de re­fu­gia­dos en Pa­kis­tán a pa­dres Af­ga­nis­tán. Se les di­jo que eran af­ga­nos ciu­da­da­nos. Cre­ye­ron que es­ta in­for­ma­ción era ver­da­de­ra.

Más tar­de se des­cu­brió que lo creían que no era co­rrec­to. Eran ciu­da­da­nos de Af­ga­nis­tán, pe­ro en reali­dad na­cie­ron en un cam­po de re­fu­gia­dos en un país ve­cino. Mu­chas per­so­nas, in­clu­yen­do miem­bros del Se­na­do ca­na­dien­se, quie­ren li­mi­tar es­te po­der de re­vo­car au­to­má­ti­ca­men­te al­go tan im­por­tan­te co­mo la ciu­da­da­nía ca­na­dien­se sin una au­dien­cia.

Una re­vi­sión an­te un juez pon­dría fin a la re­vo­ca­ción de la ciu­da­da­nía ca­na­dien­se por ter­gi­ver­sa­cio­nes me­no­res o inocen­tes. Es­toy de acuer­do en que una au­dien­cia de­be ser ne­ce­sa­ria pa­ra pre­ve­nir la pér­di­da de la ciu­da­da­nía de erro­res inocen­tes o muy le­ves que no son ma­te­ria­les pa­ra la ob­ten­ción de la ciu­da­da­nía Ca­na­dien­se. Ocul­tar un re­gis­tro de an­te­ce­den­tes pe­na­les es una co­sa. Al no co­no­cer la ubi­ca­ción exac­ta o fe­cha en que fue na­ci­do es otra y tal vez una inocen­te mis­re­pre­sen­ta­ción.

¿Cuá­les son las nue­vas di­rec­tri­ces de Ca­na­dá so­bre las so­li­ci­tu­des de per­mi­so de es­tu­dios?

Un ele­men­to de im­por­tan­cia es que los ti­tu­la­res de es­tu­dio y per­mi­so de tra­ba­jo de los paí­ses exen­tos de vi­sa­do, que re­ci­bie­ron su per­mi­so el 31 julio, el año 2015 aho­ra ne­ce­si­tan una au­to­ri­za­ción elec­tró­ni­ca de trans­fe­ren­cia o una ETA pa­ra vo­lar o tran­si­tar en Ca­na­dá. El pe­río­do de in­dul­gen­cia que per­mi­te a los via­je­ros a bor­do de su vue­lo sin una ETA ter­mi­na el 9 de no­viem­bre de 2016. Sin em­bar­go, has­ta el 9 de no­viem­bre de 2016, pue­den abor­dar su vue­lo sin una ETA, siem­pre y cuan­do ten­ga los do­cu­men­tos de via­je ade­cua­dos, ta­les co­mo pa­sa­por­te vá­li­do. Du­ran­te es­te pe­río­do de in­dul­gen­cia, ofi­cia­les de ser­vi­cios fron­te­ri­zos pue­den de­jar en­trar en el país, siem­pre y cuan­do cum­pla con los de­más re­qui­si­tos pa­ra en­trar a Ca­na­dá.

¿Cuá­les son las pre­gun­tas más co­mu­nes de los es­tu­dian­tes?

Lo que su­ce­de si se de­nie­ga su so­li­ci­tud pa­ra una vi­sa de es­tu­dian­te o vi­sa de vi­si­tan­te es pro­ba­ble­men­te la pre­gun­ta más co­mún. De­sa­for­tu­na­da­men­te no exis­ten ape­la­cio­nes. Pue­de vol­ver a en­viar una nue­va so­li­ci­tud y tra­tar de res­pon­der a la preo­cu­pa­ción que ha cau­sa­do el ofi­cial de vi­sas el re­cha­zar­la.

Law Of­fi­ce of Ed­ward C. Co­rri­gan

383 Rich­mond St #902, Lon­don, ON N6A 3C4 •(519) 439-4015 http://www.ed­co­rri­gan.ca/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.