San­tos, de­rro­ta­do en el re­fe­rén­dum co­lom­biano de la paz, gana el No­bel

La Jornada (Canada) - - REPORTE -

El pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, ga­lar­do­na­do con el Pre­mio No­bel de la Paz, ha vis­to re­com­pen­sa­dos sus es­fuer­zos en pos de la paz, pe­se al re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum del 2 de oc­tu­bre, cuan­do fue des­es­ti­ma­da la pro­pues­ta de acuer­do con la gue­rri­lla de las FARC.

Na­ci­do y cre­ci­do en los círcu­los del po­der, el des­tino pa­re­ce ha­ber te­ni­do re­ser­va­do un pa­pel más allá de la je­fa­tu­ra de Es­ta­do co­mo el prin­ci­pal im­pul­sor de un acuer­do pa­ra aca­bar un con­flic­to ar­ma­do que ha­ce más de me­dio si­glo de­san­gra al país.

Pe­se al re­vés, San­tos ha man­te­ni­do el al­to el fue­go y ha reite­ra­do su vo­lun­tad de in­cluir en el acuer­do a quie­nes po­lí­ti­ca­men­te se opo­nen, li­de­ra­dos por los ex­pre­si- den­tes Ál­va­ro Uri­be y An­drés Pas­tra­na.

“La historia nos mi­ra. No nos per­do­na­rá si no in­ten­ta­mos aca­bar de una vez por to­das con es­te de­san­gre inú­til”, ma­ni­fes­tó en la inau­gu­ra­ción de las se­sio­nes del Con­gre­so Na­cio­nal el 20 de julio de 2013, cuan­do la ne­go­cia­ción con las FARC en Cu­ba ya lle­va­ba ocho me­ses de los 45 que fi­nal­men­te du­ró.

Pe­ro la paz, “el bien supremo de to­da so­cie­dad”, según ha di­cho nu­me­ro­sas ve­ces, no fue siem­pre su prio­ri­dad por­que también su­bra­ya que “na­die le ha da­do más du­ro a las FARC que es­te ser­vi­dor”, re­fi­rién­do­se a su ges­tión co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa (2006-2009), en la se­gun­da Pre­si­den­cia de Ál­va­ro Uri­be, y lue­go co­mo je­fe de Es­ta­do.

En sus cuen­tas es­tá que, co­mo mi­nis­tro o co­mo pre­si­den­te, tu­vo que ver con ope­ra­cio­nes en las que mu­rie­ron los que en su mo­men­to eran el nú­me­ro uno de las FARC, alias Al­fon­so Cano (2011); el nú­me­ro dos, alias Raúl Re­yes (2008); el con­si­de­ra­do je­fe mi­li­tar de esa gue­rri­lla, alias Mono Jo­joy (2010), así co­mo 63 ca­be­ci­llas de fren­tes re­bel­des.

Por eso, des­pués de de­bi­li­tar con gol­pes mi­li­ta­res a las FARC, una gue­rri­lla cu­yos je­fes pa­re­cían in­vul­ne­ra­bles has­ta 2008, San­tos con­si­de­ró lle­ga­do el mo­men­to de plan­tear la ne­go­cia­ción.

Esa “osa­día” pro­vo­có la rup­tu­ra con Uri­be, que lo ha­bía un­gi­do co­mo su can­di­da­to pre­si­den­cial en 2010, y con un sec­tor im­por­tan­te de la so­cie­dad que no le per­do­na que ha­ya cam­bia­do el fu­sil por el ra­mo de oli­vo y lo acu­sa de “en­tre­gar el país a la FARC”. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.