Qué hay de­trás del cre­cien­te nú­me­ro de pa­ya­sos que ate­mo­ri­zan a co­mu­ni­da­des

La Jornada (Canada) - - REPORTE -

Bas­ta con es­cri­bir “pa­ya­so” es­tos días en el bus­ca­dor pa­ra en­con­trar to­do lo opues­to a ri­sas y di­ver­sión: “his­te­ria”, “ma­ca­bros”, “es­pe­luz­nan­tes”, “ho­rri­bles”, “te­rro­rí­fi­cos” y has­ta “ase­si­nos”.

Las bro­mas de per­so­nas ves­ti­das de pa­ya­sos con más­ca­ras ate­rra­do­ras se han ex­ten­di­do en el mun­do.

Pe­ro lo que co­men­zó co­mo unas bro­mas pa­ra sa­car­le un gri­to a la gen­te ya están to­man­do un ca­mino más ries­go­so.

En Fa­ce­book, Twit­ter y You­Tu­be han co­men­za­do a apa­re­cer vi­deos de per­so­nas que di­cen de­di­car­se a “ca­zar” a quie­nes se dis­fra­zan de pa­ya­sos pa­ra asus­tar, lo que in­clu­so ha desem­bo­ca­do en gol­pi­zas.

Ba­sa­do en re­por­tes de la pren­sa lo­cal, el por­tal de no­ti­cias Heavy.com ha he­cho un re­cuen­to de ca­sos en 40 de los 50 es­ta­dos de EE.UU.

La apa­ri­ción de pa­ya­sos va des­de si­tios ur­ba­nos a los ru­ra­les. Es­cue­las han ce­rra­do, y la po­li­cía ha he­cho un pu­ña­do de de­ten­cio­nes, tan­to de per­so­nas que dis­per­san ru­mo­res co­mo quien en reali­dad vis­te tra­jes de pa­ya­so pa­ra ace­char.

Mu­chos de quie­nes per­so­ni­fi­can a es­tos pa­ya­sos usan tra­jes y za­pa­tos co­lo­ri­dos, lo usual de los pa­ya­sos, pe­ro con más­ca­ras de ho­rror, con ca­ra des­fi­gu­ra­da o ex­pre­sión te­mi­ble.

Nor­mal­men­te ac­túan en la no­che, en par­ques o zo­nas ar­bo­la­das jun­to a ca­mi­nos en don­de apa­re­cen de for­ma in­tem­pes­ti­va pa­ra asus­tar a los tran­seún­tes y con­duc­to­res.

Una cuen­ta en Twit­ter lla­ma­da Clown Sigh­tings (avis­ta­mien­to de pa­ya­sos), con ca­si 100.000 se­gui­do­res, ha com­par­ti­do de­ce­nas de vi­deos y fotos de ca­sos en EE.UU. y otras par­tes del mun­do.

“Es­ta­ba ca­mi­nan­do por el ce­men­te­rio de Shelt­hor­pe (In­gla­te­rra) en la ace­ra jun­to a la es­cue­la y se me acer­có lo que so­lo pue­de ser des­cri­to co­mo un pa­ya­so con un ha­cha, nun­ca he es­ta­do tan ate­rro­ri­za­do en mi vi­da”, di­jo un usua­rio en la cuen­ta de Fa­ce­book de la lo­ca­li­dad de Lei­ces­ters­hi­re.

En Ca­na­dá, la po­li­cía ha te­ni­do re­por­tes en Que­bec, Ha­li­fax, Ga­ti­neau, Nue­va Es­co­cia, Bre­toin, Bown­man­vi­lle, On­ta­rio, To­ron­to y Ot­ta­wa.

Es­tas ac­cio­nes pue­den pro­vo­car mie­do y an­sie­dad a otras per­so­nas. Es­to po­dría ser per­ci­bi­do co­mo in­ti­mi­da­ción y ame­na­zas que po­drían dar lu­gar a de­li­tos de or­den pú­bli­co, de­ten­ción y an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Es­te fe­nó­meno fue ob­ser­va­do por pri­me­ra vez en la dé­ca­da de 1980, cuan­do un gru­po de es­tu­dian­tes de Mas­sa­chu­setts di­jo que un pa­ya­so los es­ta­ba tra­tan­do de lla­mar a una ca­mio­ne­ta, ex­pli­ca Ben­ja­min Rad­ford, au­tor de un li­bro so­bre es­te fe­nó­meno so­cial.

El fol­clo­ris­ta Ti­mothy Evans ex­pli­ca que se tra­ta de un com­por­ta­mien­to lla­ma­do “os­ten­sión”, o la per­so­ni­fi­ca­ción de le­yen­das ur­ba­nas.

Un ca­so clá­si­co de la os­ten­sión po­dría im­pli­car a un gru­po de es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria que van a un ce­men­te­rio que creen que es­tá em­bru­ja­do y “ven” un fan­tas­ma. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.