Pi­den nue­vos im­pues­tos a las be­bi­das azu­ca­ra­das pa­ra fre­nar la epi­de­mia de la obe­si­dad

La Jornada (Canada) - - ACTUALIDAD -

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) pi­dió hoy a los go­bier­nos que es­ta­blez­can nue­vos im­pues­tos pa­ra las be­bi­das azu­ca­ra­das, a las que res­pon­sa­bi­li­zó del au­men­to de la dia­be­tes, las ca­ries y la obe­si­dad, una pa­to­lo­gía con di­men­sio­nes epi­dé­mi­cas en al­gu­nos paí­ses.

Según un es­tu­dio pre­sen­ta­do, con oca­sión del Día Mun­dial con­tra la Obe­si­dad, apli­car po­lí­ti­cas fis­ca­les que ge­ne­ren un au­men­to del 20 % en el pre­cio fi­nal de las be­bi­das azu­ca­ra­das su­pon­dría una re­duc­ción equi­va­len­te en el con­su­mo de es­tos pro­duc­tos.

Los da­tos apor­ta­dos por la or­ga­ni­za­ción son alar­man­tes e in­di­can que una de ca­da tres per­so­nas tie­ne so­bre­pe­so y que 42 mi­llo­nes de ni­ños me­no­res de cin­co años en­tran en es­ta ca­te­go­ría (on­ce mi­llo­nes más que en el año 2000).

El 11 % de los hom­bres y el 15 % de las mu­je­res de la po­bla­ción mun­dial son con­si­de­ra­dos obe­sos.

Pa­ra­le­la­men­te, la dia­be­tes de ti­po 2 se ha mul­ti­pli­ca­do por cua­tro en los úl­ti­mos trein­ta años, con 400 mi­llo­nes de adul­tos con es­ta en­fer­me­dad.

Fre­nar es­ta ten­den­cia pa­sa por re­du­cir el con­su­mo de ali­men­tos con azú­car aña­di­da, pe­ro so­bre to­do de be­bi­das azu­ca­ra­das, en las que el con­te­ni­do de dul­ce es ma­yor y que son más po­pu­la­res en­tre los ni­ños y jó­ve­nes, se­ña­ló la OMS.

Una la­ta de re­fres­co con­tie­ne 40 gra­mos de azú­car li­bre (mo­no­sa­cá­ri­dos, co­mo fruc­tuo­sa o glu­co­sa) o lo que equi­va­le a 10 cu­cha­ras de té.

Es­to sig­ni­fi­ca que con una so­la de es­tas be­bi­das un adul­to ya con­su­me el má­xi­mo re­co­men­da­do de la in­ges­ta dia­ria de azú­car y el do­ble de los 20 gra­mos dia­rios que la OMS con­si­de­ra real­men­te sa­lu­da­ble.

“Las be­bi­das azu­ca­ra­das son muy fá­ci­les de con­su­mir y se han con­ver­ti­do en un pro­duc­to muy ac­ce­si­ble”, ex­pli­có el doc­tor Fran­ces­co Bran­ca, je­fe del De­par­ta­men­to de Nu­tri­ción y Sa­lud en la OMS.

Pe­se a la gran can­ti­dad de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble so­bre los efec­tos per­ni­cio­sos del con­su­mo ex­ce­si­vo de azú­car, “su con­su­mo no se es­tá re­du­cien­do y en al­gu­nas par­tes del mun­do in­clu­so es­tá au­men­tan­do”, agre­gó.

El ex­per­to re­ve­ló que el ma­yor con­su­mo de ese ti­po de be­bi­das ha pa­sa­do de Es­ta­dos Uni­dos a La­ti­noa­mé­ri­ca, con Chi­le y Mé­xi­co co­mo los ma­yo­res con­su­mi­do­res del mun­do, és­te úl­ti­mo prác­ti­ca­men­te al mis­mo ni­vel que EEUU.

“Mien­tras en Es­ta­dos Uni­dos ve­mos cier­ta re­duc­ción en la in­ges­ta de ca­lo­rías, en los úl­ti­mos cin­co años ob­ser­va­mos el mo­vi­mien­to in­ver­so en La­ti­noa­mé­ri­ca”, co­men­tó el es­pe­cia­lis­ta.

A las die­tas in­sa­nas se atri­bu­yen on­ce mi­llo­nes de muer­tes al año en el mun­do y más de cua­tro mi­llo­nes por obe­si­dad.

“Sa­be­mos que apli­car im­pues­tos a las be­bi­das azu­ca­ra­das es una me­di­da muy efec­ti­va pa­ra re­du­cir su con­su­mo, lo que con­tri­bu­ye a la re­duc­ción de la obe­si­dad y a pre­ve­nir la dia­be­tes”, de­cla­ró por su par­te el doc­tor Te­mo Wa­qa­ni­va­lu, prin­ci­pal res­pon­sa­ble del es­tu­dio. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.