El per­dón y sus be­ne­fi­cios

La Jornada (Canada) - - REFLEXIONES -

La­pa­la­bra per­dón pro­vie­ne del la­tín per do­na­re, que sig­ni­fi­ca “de­jar ir”. En grie­go la pa­la­bra es afe­sir, que sig­ni­fi­ca “li­be­ra­ción”. El Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la de­fi­ne el per­dón co­mo la “re­mi­sión de una pe­na me­re­ci­da, in­dul­gen­cia, li­brar a al­guien de una obli­ga­ción o cas­ti­go”. El Dic­cio­na­rio bí­bli­co di­ce que el per­dón es “sol­tar, ab­sol­ver, no te­ner en cuen­ta la ofen­sa de otro”.

Jun­tan­do las de­fi­ni­cio­nes y la eti­mo­lo­gía po­de­mos con­cluir que re­ci­bir per­dón es sen­tir li­be­ra­ción de una cul­pa y ser li­bra­do del cas­ti­go o la con­de­na por al­gún de­li­to. Per­do­nar a otros se­ría de­jar ir una car­ga o un pe­so, un ren­cor o un re­sen­ti­mien­to. Ma­men Ga­rri­do Ra­món, psi­có­lo­ga y con­se­je­ra, ha di­cho que “per­do­nar no es ol­vi­dar; es re­cor­dar sin que te due­la”. La pa­la­bra per­dón apa­re­ce más de cien ve­ces en la Bi­blia.

Ser per­do­na­dos

Mu­chas per­so­nas vi­ven ba­jo una car­ga de cul­pa­bi­li­dad que les ha ro­ba­do la paz. El pas­tor Tony Han­cock cuen­ta que Ali­la lle­va­ba una enor­me car­ga de cul­pa­bi­li­dad. Un día Ali­la se acer­có al río Gan­ges en la In­dia, y con su ni­ño de seis me­ses en bra­zos en­tró en el agua, so­llo­zan­do. Cuan­do lle­gó a la mi­tad del río, Ali­la be­só a su ni­ño, llo­ró, y lo echó al agua.

Al ra­to, cuan­do ella sa­lía del agua, un mi­sio­ne­ro cris­tiano la en­con­tró llo­ran­do.

—¿Por qué llo­ras? —le pre­gun­tó, y ella res­pon­dió:

—Era tan abru­ma­dor el pe­so de mi cul­pa, que ofre­cí mi ni­ño a la dio­sa Gan­ges pa­ra cal­mar su ira y re­ci­bir per­dón.

El mi­sio­ne­ro le di­jo que en Cris­to hay per­dón y sal­va­ción, y le ci­tó es­ta Es­cri­tu­ra: “Si con­fe­sa­mos nues­tros pe­ca­dos, él es fiel y jus­to pa­ra per­do­nar nues­tros pe­ca­dos, y lim­piar­nos de to­da mal­dad” (1 Juan 1:9). Y aña­dió: “Si vues­tros pe­ca­dos fue­ren co­mo la gra­na, co­mo la nie­ve serán em­blan­que­ci­dos; si fue­ren ro­jos co­mo el car­me­sí, ven­drán a ser co­mo blan­ca la­na” (Isaías 1:18). En­ton­ces Ali­la res­pon­dió:

—Yo no sa­bía eso. Si me lo hu­bie­ra di­cho ha­ce trein­ta mi­nu­tos mi ni­ño no ha­bría muer­to.

¿Se­rá que tú también lle­vas al­gu­na car­ga so­bre la con­cien­cia? Si es así, Dios quie­re per­do­nar­te. Su Pa­la­bra es­cri­ta nos di­ce al­go es­ca­lo­frian­te: “To­dos pe­ca­ron, y están des­ti­tui­dos de la glo­ria de Dios” (Ro­ma­nos 3:23), pe­ro también ase­gu­ra que si nos acer­ca­mos a él al­can­za­re­mos “gra­cia pa­ra el opor­tuno so­co­rro” (He­breos 4:16). El sal­mis­ta di­jo también: “Cuan­to es­tá le­jos el orien­te del oc­ci­den­te, hi­zo ale­jar de no­so­tros nues­tras re­be­lio­nes” (Sal­mo 103:12). Y el pro­fe­ta re­gis­tró la de­cla­ra­ción de Dios: “Yo, yo soy el que bo­rro tus re­be­lio­nes por amor de mí mis­mo, y no me acor­da­ré de tus pe­ca­dos” (Isaías 43:25).

Per­do­nar

El sen­tir­se per­do­na­do, así co­mo el per­do­nar, con­tri­bu­ye a la sa­lud. San Pa­blo nos ex­hor­ta: “Sed be­nig­nos unos con otros, mi­se­ri­cor­dio­sos, per­do­nán­doos unos a otros, co­mo Dios también os per­do­nó a vo­so­tros en Cris­to” (Efe­sios 4:32). Y Je­sús di­jo: “Bie­na­ven­tu­ra­dos los mi­se­ri­cor­dio­sos, por­que ellos al­can­za­rán mi­se­ri­cor­dia” (S. Ma­teo 5:7). “Amad, pues, a vues­tros enemi­gos, y ha­ced bien. . . y se­réis hi­jos del Al­tí­si­mo... Sed, pues, mi­se­ri­cor­dio­sos, co­mo también vues­tro Pa­dre es mi­se­ri­cor­dio­so. . . per­do­nad, y se­réis per­do­na­dos” (S. Lu­cas 6:35-37).

To­más de Aquino di­jo: “Cuan­do per­do­na­mos nos pa­re­ce­mos a Dios”. El que guar­da ren­cor da­ña a otros pe­ro pri­me­ro se da­ña a sí mis­mo. Cuan­do per­do­na­mos a otros co­mo Dios nos per­do­nó, se sa­nan nues­tras he­ri­das del al­ma, las emo­cio­nes se es­ta­bi­li­zan, nos sen­ti­mos bien. Je­sús di­jo: “Si tu her­mano pe­ca­re con­tra ti, re­prén­de­le; y si se arre­pin­tie­re, per­dó­na­le. Y si sie­te ve­ces al día pe­ca­re con­tra ti. . . per­dó­na­le” (S. Lu­cas 17:3, 4).

Pe­dro le pre­gun­tó al Maes­tro: “Se­ñor, ¿cuán­tas ve­ces per­do­na­ré a mi her­mano que pe­que con­tra mí? ¿Has­ta sie­te?” Co­mo buen judío, Pe­dro to­mó una me­di­da ima­gi­na­ria, el nú­me­ro sie­te, la me­di­da per­fec­ta, pe­ro Je­sús lo co­rri­gió: “No te di­go has­ta sie­te, sino aun has­ta se­ten­ta ve­ces sie­te” (S. Ma­teo 18:21, 22).

¿Qué que­ría de­cir Je­sús con es­to? Mul­ti­pli­que­mos lo que Cris­to de­cía: “se­ten­ta ve­ces sie­te” en la for­ma de sie­te por sie­te, y el re­sul­ta­do de es­ta mul­ti­pli­ca­ción por sie­te, has­ta com­ple­tar se­ten­ta mul­ti­pli­ca­cio­nes. Ob­ten­dre­mos un nú­me­ro que po­si­ble­men­te no po­dre­mos leer.

7x7= 49

49x7=343

343x7=2.401

2.401x7=16,807

16.807x7=117,649

117.647x7=Un nú­me­ro de ve­ces ili­mi­ta­do

Je­sús di­jo que de­be­mos per­do­nar to­das las ve­ces que nos pi­dan per­dón. Dios es­tá dis­pues­to a per­do­nar­nos (ver S. Ma­teo 18:23-27). San Juan di­jo de Je­sús: “Si con­fe­sa­mos nues­tros pe­ca­dos, él es fiel y jus­to pa­ra per­do­nar nues­tros pe­ca­dos, y lim­piar­nos de to­da mal­dad” (1 Juan 1:9). ¿Qué sen­ti­do ten­dría la si­guien­te de­cla­ra­ción si nues­tro per­dón tu­vie­ra lí­mi­tes: “Y per­dó­na­nos nues­tras deu­das, co­mo también no­so­tros per­do­na­mos a nues­tros deu­do­res” (S. Ma­teo 6:12)?

El per­dón es sa­lud pa­ra el al­ma. Al ser per­do­na­do eres li­be­ra­do de la car­ga de cul­pa, y al per­do­nar a los de­más te li­be­ras del ren­cor que en­fer­ma el es­pí­ri­tu y lo des­tru­ye.

Cuan­do re­ci­bi­mos el per­dón de Dios y lo acep­ta­mos, te­ne­mos paz con él. Cuan­do per­do­na­mos a los de­más, te­ne­mos paz con no­so­tros mis­mos. En la cruz Je­sús cla­mó: “Pa­dre, per­dó­na­los, por­que no sa­ben lo que ha­cen” (S. Lu­cas 23:34). Y Esteban in­ter­ce­dió por quie­nes lo ape­drea­ban di­cien­do: “Se­ñor, no les tomes en cuen­ta es­te pe­ca­do” (He­chos 7:60). Ore­mos hoy: “Pa­dre, per­do­na nues­tras deu­das, así co­mo no­so­tros per­do­na­mos a nues­tros deu­do­res”.

Or­lan­do López. El au­tor es mi­nis­tro cris­tiano. Escribe des­de Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.