Los de­plo­ra­bles de Do­nald Trump

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL -

Cual­quier otro can­di­da­to po­lí­ti­co lo pen­sa­ría dos ve­ces an­tes de dar un mi­tin un do­min­go a me­dia­no­che, pe­ro a Do­nald Trump le gus­ta­ba pro­bar que de­trás de él ha­bía una le­gión de se­gui­do­res irre­duc­ti­bles, co­mo los lla­mó en su mo­men­to Clin­ton.

Su au­to­de­no­mi­na­do mo­vi­mien­to es­ta­ba tan en­cen­di­do que lo­gra­ba con­gre­gar a más de 15 mil per­so­nas en áreas ru­ra­les do­min­gos por la no­che, ha­cien­do frío y con­vo­can­do a úl­ti­ma ho­ra el día an­te­rior.

Trump siem­pre co­men­za­ba sus dis­cur­sos re­co­no­cien­do la for­ta­le­za de sus se­gui­do­res y se jac­ta­ba de te­ner a 8 mil per­so­nas en un mi­tin que co­men­za­ba ya en­tra­da la ma­dru­ga­da. ¿Qué otro can­di­da­to en la his­to­ria po­lí­ti­ca pue­de pre­su­mir de lo mis­mo?

Los se­gui­do­res de Trump se lla­man así mis­mos, con or­gu­llo, “de­plo­ra­bles”. Cuan­do veía los vi­deos de los mí­ti­nes del Do­nald me pa­re­cía al­go enor­me e in­creí­ble, por tan so­lo ver las lar­gas fi­las de sim­pa­ti­zan­tes, to­da la exi­ta­ción y pan­car­tas con men­sa­jes po­lí­ti­cos alu­si­vos. Trump no tu­vo que con­vo­car a can­tan­tes de rock o rap pa­ra atraer se­gui­do­res. Mu­chos fue­ron tes­ti­gos de la ma­ni­fes­ta­cio­nes de de­ses­pe­ro de per­so­nas en con­tra del sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­ble­ci­do.

El lema “”Ma­ke Ame­ri­ca Great Again” re­so­na­ba en la bo­ca de mi­les de per­so­nas que se da­ban ci­ta en ca­da uno de los mí­ti­nes de Trump. To­das las per­so­nas en­tre­vis­ta­das re­pe­tían “the sys­tem is rig­ged, el sis­te­ma es­tá co­rrup­to.”

En una edi­to­rial pa­sa­da, “Lo que me gus­ta de Trump”, de­no­ta­ba lo real que el can­di­da­to re­pu­bli­cano se mos­tra­ba en las cá­ma­ras de te­le­vi­sión, ra­dio, y con­fe­ren­cias de pren­sa. En cuan­to a los co­men­ta­rios ofen­si­vos de Trump, mu­chos se­gui­do­res res­pon­dian que eso los ha­cían pen­sar de “to­do el mun­do di­ce co­sas así al­gu­na vez” Lo cier­to es que en oca­sio­nes Trump pu­do, y de­bió, ha­ber di­cho co­sas me­jo­res; sin em­bar­go es­tos co­men­ta­rios no cam­bia­ban la opi­nión fa­vo­ra­ble de Trump en­tre los vo­tan­tes. Só­lo Trump se atre­vió a de­cir y ha­cer cual­quier co­sa, pe­ro siem­pre sus ac­tos fue­ron in­ter­pre­ta­dos co­mo el re­fle­jo y re­sul­ta­do de la frus­tra­ción y el ma­les­tar ge­ne­ra­li­za­do.

Siem­pre lo he di­cho, el gran lo­gro de la cam­pa­ña de Trump fue el de ha­ber atraí­do y ac­ti­va­do a una gran par­te de la po­bla­ción Ame­ri­ca­na, has­ta aho­ra apá­ti­ca ha­cia la po­lí­ti­ca. Só­lo Trump po­día atraer a mi­les de per­so­nas a un mi­tin po­lí­ti­co y así mi­les asis­tie­ron por pri­me­ra vez en sus vi­das a un ac­to po­lí­ti­co. Mu­chos por­tan­do una ca­mi­se­ta con la fra­se “Ado­ra­ble de­plo­ra­ble”, se mos­tra­ban fas­ci­na­dos por la opor­tu­ni­dad de apo­yar al aho­ra Pre­si­den­te Elec­to.

¿Qué es lo atrac­ti­vo de Trump? El ha­bla cla­ro, es ho­nes­to, es real, es una al­ter­na­ti­va al es­ta­ble­ci­mien­to po­lí­ti­co. Cla­ro que a Trump le fun­cio­nó tam­bién de ma­ra­vi­lla el es­ta­tus de ce­le­bri­dad ya que pa­ra mu­chos Trump es si­nó­ni­mo de en­tre­te­ni­mien­to.

Los gran­des clá­si­cos, la te­má­ti­ca de Trump que nun­ca cam­bió: el mu­ro, pro­tec­cio­nis­mo, te­rro­ris­mo, Oba­ma­Ca­re, in­mi­gra­ción … que to­dos nos apren­di­mos de me­mo­ria. Un men­sa­je sen­ci­llo y po­pu­lis­ta.

Do­nald Trump rom­pió ba­rre­ras, fue con­tra los pro­nós­ti­cos de los ex­per­tos en­cues­ta­do­res. Trump lle­ga a la pre­si­den­cia, fe­liz y con un le­ga­do que le asig­nó una ma­yo­ría es­ta­dou­ni­den­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca, in­dus­trial y ru­ral, que no veía pro­gre­sos en su vi­da des­de ha­ce de­ca­das.

Hi­llary nun­ca con­si­guió es­tas mul­ti­tu­des. Trump y los de­po­ra­bles sor­pren­die­ron al país y al mun­do con una vic­to­ria más que le­gen­da­ria. Aho­ra es­pe­re­mos los re­sul­ta­dos, por no de­cir las con­se­cuen­cias ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.