Con ré­cord en 2015, la mi­tad de los 65 mi­llo­nes de des­pla­za­dos son ni­ños

La Jornada (Canada) - - MUNDO -

La es­ca­la de los des­pla­za­mien­tos for­za­dos su­peró cual­quier ré­cord en 2015, cuan­do los que aban­do­na­ron sus ho­ga­res for­za­dos por los con­flic­tos y la per­se­cu­ción lle­ga­ron a 65,3 mi­llo­nes de per­so­nas, de los cua­les la mi­tad fue­ron ni­ños.

Esa ci­fra re­pre­sen­ta un 10 por cien­to adi­cio­nal a los 59,5 mi­llo­nes re­por­ta­dos un año an­tes.

Con­tra­ria­men­te a la per­cep­ción ge­ne­ral en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, ali­men­ta­da por la cri­sis de re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa, el 90 por cien­to de los des­pla­za­dos se en­cuen­tran en paí­ses po­bres o de ren­ta me­dia, se­gún el in­for­me anual de la Agen­cia de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) que ha si­do di­vul­ga­do hoy.

Los cin­co paí­ses que más re­fu­gia­dos han re­ci­bi­do son Tur­quía (2,5 mi­llo­nes), Pakistán (1,6 mi­llo­nes), Lí­bano (1,1 mi­llo­nes), Irán (949.400), Etio­pía (736.100) y Jor­da­nia (664,100).

Por ni­vel de desa­rro­llo, el in­for­me pre­ci­sa que pa­ra fi­na­les de 2015 las re­gio­nes en desa­rro­llo aco­gían a cer­ca de 14 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, los que com­pa­ra con los 2,2 mi­llo­nes que han si­do re­ci­bi­dos en paí­ses de zo­nas desa­rro­lla­das.

Con una si­tua­ción que se de­gra­da año a año en cuan­to a des­pla­za­mien­tos for­za­dos, el au­men­to re­gis­tra­do el año pa­sa­do su­peró las peo­res pro­yec­cio­nes, ya que si ha­ce ape­nas diez años se ha­bla­ba de seis des­pla­za­dos ca­da mi­nu­to, aho­ra se tra­ta de 24.

En la ca­te­go­ría de des­pla­za­dos for­zo­sos se in­clu­yen a los re­fu­gia­dos (con el es­ta­tus ofi­cial o so­li­ci­tan­tes de asi­lo) en paí­ses di­fe­ren­tes al su­yo y a los des­pla­za­dos in­ter­nos, que su­po­nen los dos ter­cios del to­tal.

Los pri­me­ros re­pre­sen­tan 24,5 mi­llo­nes de per­so­nas, in­clu­yen­do a los 3,2 mi­llo­nes que es­pe­ran una res­pues­ta a su de­man­da de asi­lo; mien­tras que 40,8 mi­llo­nes han si­do obli­ga­dos a des­pla­zar­se den­tro de los con­fi­nes de sus pro­pios paí­ses.

“Los des­pla­za­dos in­ter­nos cons­ti­tu­yen el gru­po al que es más di­fí­cil ayu­dar, te­ner ac­ce­so y brin­dar pro­tec­ción”, di­jo en la pre­sen­ta­ción del in­for­me el al­to co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos, Fi­lip­po Gran­di.

“No só­lo la ten­den­cia es ma­la nu­mé­ri­ca­men­te, sino que los pe­li­gros a los que es­tán ex­pues­tos son ma­yo­res que en el pa­sa­do en mu­chos lu­ga­res, in­clu­yen­do Eu­ro­pa”, ana­li­zó.

Gran­di la­men­tó que an­te es­ta tra­ge­dia hu­ma­na lo que se ob­ser­ve sea “el au­men­to de la xe­no­fo­bia, que se ha con­ver­ti­do en una ca­rac­te­rís­ti­ca del en­torno en el que tra­ba­ja­mos”.

“Pe­ro es­to no nos de­sa­lien­ta por­que nun­ca an­tes hu­bo tan­ta ne­ce­si­dad de de­fen­der la cau­sa de los des­pla­za­dos for­zo­sos”, agre­gó. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.