No le bus­que­mos tres pies al ga­to-can­na­bis ...

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL -

Sa­be­mos que el uso me­di­ci­nal de la ma­rihua­na es ya per­mi­ti­do en Ca­na­dá así co­mo en Ho­lan­da, Fran­cia, e In­gla­te­rra. Ac­tual­men­te en Ca­na­dá hay una pro­pues­ta de ley la cual per­mi­ti­ría la le­ga­li­za­ción del Ca­na­bis.

Los ca­na­dien­ses aun no te­ne­mos idea de cuán­do se po­drá com­prar ma­rihua­na re­crea­ti­va, quién pue­de com­prar­la y cuán­to, tam­po­co dón­de y có­mo se ven­de­rá el can­na­bis. Aho­ra que el go­bierno fe­de­ral ha re­co­men­da­do con­tra la ven­ta de can­na­bis en las tien­das de li­co­res, no es­tá cla­ro si las ven­tas se­rán en las tien­das ad­mi­nis­tra­das por el go­bierno, far­ma­cias o tien­das pri­va­das.

He es­cu­cha­do con in­ter­est y te­rror co­mo los que son pro-le­ga­li­za­ción de es­ta dro­ga de­fien­den el de­re­cho a com­prar y ven­der, pe­ro al mis­mo tiem­po la dis­cu­sio­nes en torno a la edad per­mi­ti­da pa­ra con­su­mo de la mis­ma. Quie­ro en­fa­ti­zar que el con­su­mo irres­tric­to de la dro­ga es preo­cu­pan­te por­que se han en­con­tra­do in­di­cios de que pue­de afec­tar tran­si­to­ria­men­te la me­mo­ria y has­ta em­peo­rar cua­dros psi­có­ti­cos. Aca­so se nos ha ol­vi­da­do que el can­na­bis es la puer­ta de en­tra­da pa­ra dro­gas más pe­sa­das, co­mo la co­caí­na y el crack?

Soy un fuer­te pro­mo­tor de que se ten­ga una dis­cu­sión éti­ca re­le­van­te pa­ra de­fi­nir cuál es el lí­mi­te en­tre el uso me­di­ci­nal de la hier­ba y el uso “re­crea­ti­vo”. No es el pun­to de que Mr. Tru­deau ha­ya re­co­no­ci­do du­ran­te si cam­pa­ña que el fu­ma­ba ma­rihua­na y que aho­ra sea el aba­de­ra­do de es­ta causa, sino acep­tar que la ma­rihua­na es una dro­ga pe­li­gro­sa que de­be evi­tar­se. Es­ta bien do­cu­men­ta­do que el can­na­bis causa de­pen­den­cia y afec­ta la men­te, la psi­quis, la per­so­na­li­dad y el cuer­po. Le re­cuer­do al go­bierno de­fe­ral, que el es­fuer­zo pa­ra la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na en Ca­na­dá no in­di­ca que su uso sea se­gu­ro, ni aun en ba­jas por­cio­nes o has­ta en el uso me­di­ci­nal.

Sa­be­mos de so­bra que uso a lar­go pla­zo pue­de lle­var a la adic­ción. Es­tu­dios mues­tran que los que ex­pe­ri­men­tan con ma­rihua­na se vuel­ven adic­tos. Los mis­mo su­ce­de con los que se vuel­ven al­cohó­li­cos des­pués de pro­bar el al­cohol. Es un pro­ble­ma par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo con los ado­les­cen­tes, da­do que el ce­re­bro se desa­rro­lla ac­ti­va­men­te du­ran­te esa eta­pa de la vi­da.

-El uso de la ma­rihua­na afec­ta ne­ga­ti­va­men­te el de­sa­rro­llo de las co­ne­xio­nes ner­vio­sas del ce­re­bro. Sus efec­tos con­ti­núan has­ta la eta­pa adul­ta y pue­den vol­ver­se per­ma­nen­tes.

-La ma­rihua­na ha mos­tra­do ser una dro­ga de ini­cia­ción; los que la usan es­tán en ma­yor ries­go de usar otras dro­gas aún más pe­li­gro­sas.

-Es­tu­dios han en­con­tra­do aso­cia­ción a un ma­yor ries­go de afec­cio­nes men­ta­les ta­les, e.g. la an­sie­dad y la de­pre­sión.

-La ma­rihua­na afec­ta las fun­cio­nes ce­re­bra­les del pen­sa­mien­to y el ra­zo­na­mien­to.

-Afec­ta la ca­pa­ci­dad de con­du­cir un vehícu­lo, y es­tá re­la­cio­na­da con un in­cre­men­to de ac­ci­den­tes, aun fa­ta­les.

Con­clu­sión: el can­na­bis es una pe­li­gro­sa dro­ga que de­be­ría ser evi­ta­da; es adic­ti­va, y afec­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la men­te, la psi­quis, la per­so­na­li­dad y el cuer­po.

La crea­ción de cen­te­na­res de dro­gas nue­vas en los la­bo­ra­to­rios, y el re­des­cu­bri­mien­to y la po­pu­la­ri­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos muy an­ti­guos, ta­les co­mo la ma­rihua­na y la co­caí­na, han com­pli­ca­do gra­ve­men­te un pro­ble­ma com­pa­ra­ti­va­men­te sen­ci­llo, y plan­tean un desafío cre­cien­te en la so­cie­dad ca­na­dien­se. En una so­cie­dad que to­le­ra y aun pro­mue­ve el uso de dro­gas, la adic­ción es una ame­na­za cre­cien­te.

Ojo. No le bus­que­mos tres pies al ga­to ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.