Cri­ti­cas al PM Tru­deau por ido­la­trar a Cas­tro

La Jornada (Canada) - - CANADA -

De­pen­dien­do a quien us­ted le pre­gun­te, el mun­do co­no­ce a dos cu­bas: la Cu­ba de gen­te lin­da, co­sas co­mo rit­mos sen­sua­les y con­ta­gio­sos co­mo la sal­sa y la rum­ba, la Cu­ba de su­cu­len­tas y ex­qui­si­tas co­mi­das. Sin lu­gar a du­da, la Cu­ba que es si­nó­ni­mo de lo que sig­ni­fi­ca ser la­tino.

Aun­que me­nos co­mer­cia­li­za­da, la Cu­ba que con su mez­cla de raí­ces es­pa­ño­las y afri­ca­nas es la is­la más gran­de y más ex­ci­tan­te del Ca­ri­be. El cu­bano es si­nó­ni­mo de sin­ce­ri­dad y ami­go de quien aven­tu­ra por su sue­lo. Los cu­ba­nos –aquí y allá-, no lo pien­san dos ve­ces pa­ra abrir­te la puer­ta de su casa y brin­dar­te un pla­to de co­mi­da o una ta­za de café. Los cu­ba­nos se pue­den des­cri­bir co­mo per­so­nas fuer­tes, ex­pre­si­vas, abier­tas, cá­li­das, ge­ne­ro­sas y ex­tre­ma­da­men­te ami­ga­bles, perdone la re­dun­dan­cia.

La otra Cu­ba es la que la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na siem­pre ha que­ri­do te­ner ocul­ta ba­jo los ma­res y agua­ma­ri­nas que cu­bren las pla­yas al­re­de­dor de la is­la: La Cu­ba de la dic­ta­du­ra, uno de los úl­ti­mos bas­tio­nes del mun­do del co­mu­nis­mo. De he­cho, el re­la­ti­vo ais­la­mien­to po­lí­ti­co de la is­la ha im­pe­di­do que el mun­do co­noz­ca más so­bre la opre­sión, la vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, la mi­se­ria que allí im­pe­ra, los pre­sos po­lí­ti­cos que él ré­gi­men cas­tris­ta ha sa­bi­do man­te­ner bien es­con­di­dos de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, en­tre otros ma­les.

Es mu­cho lo que po­de­mos re­se­ñar de la tie­rra adop­ti­va del Che Gue­va­ra, a quien mu­chos con­si­de­ran un hé­roe y otros til­dan de vi­llano. Co­mo hé­roe fue bau­ti­za­do por ayu­dar a Fi­del Cas­tro con la re­vo­lu­ción y vi­llano por los cu­ba­nos que su­pues­ta­men­te lin­chó su­ma­ria­men­te tras el de­rro­ca­mien­to del tam­bién dic­ta­dor Ful­gen­cio Ba­tis­ta.

Asi­mis­mo exis­ten dos Fi­del Cas­tro: el lí­der de la Re­vo­lu­ción, cu­yo apo­yo lo­gró cul­ti­var al­gu­nos de los me­jo­res atle­tas en el mun­do; el Fi­del que le ofre­ció al cu­bano edu­ca­ción gra­tis y sa­lud gra­tis. És­tas se en­cuen­tran en­tre las me­jo­res del pla­ne­ta. De igual mo­do, exis­tió el Fi­del que asen­tó las le­yes más ri­gu­ro­sas pa­ra ve­dar el por­te de ar­mas de fuego, y pa­ra cas­ti­gar la de­lin­cuen­cia y el con­su­mo de las dro­gas. Cu­ba es un país muy se­gu­ro.

¡Có­mo no se­ña­lar la Cu­ba, don­de us­ted va al médico gra­tui­ta­men­te y nun­ca tie­ne que es­pe­rar tan­to tiem­po pa­ra ver un es­pe­cia­lis­ta! Es­ta es la nor­ma en paí­ses co­mo Ca­na­dá, don­de us­ted tie­ne que es­pe­rar me­ses y has­ta años pa­ra cier­tas ci­ru­gías. Lo que me­nos desea­mos es hon­rar a se­me­jan­te opre­sor; sin em­bar­go, lo que es de ce­sar es de ce­sar.

¡Y el otro Fi­del Cas­tro! El Fi­del res­pon­sa­ble de tan­tos ase­si­na­tos; el Fi­del que lle­nó las cár­ce­les de pre­sos po­lí­ti­cos; el Fi­del que arres­tó a ciu­da­da­nos y lo en­vió a una cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad por va­rios años só­lo por de­cir pú­bli­ca­men­te, “Aquí en Cu­ba lo que ha­ce fal­ta es (co­mi­da) ja­ma”; el Fi­del que a pe­sar de ha­cer­los pro­fe­sio­na­les gra­tui­ta­men­te con­vir­tió a sus ciu­da­da­nos en es­cla­vos sin ca­de­nas; el Fi­del que tor­tu­ró y se­pa­ró a cien­tos de mi­les de cu­ba­nos de sus fa­mi­lias.

Se­gún afir­mó el se­na­dor de Te­xas Ted Cruz, su tía fue una de mu­chas per­so­nas tor­tu­ra­das por Fi­del Cas­tro—cuan­do era só­lo una ado­les­cen­te. Ella y su her­mano Ra­fael, el pa­dre de Cruz, se en­fren­ta­ron al dic­ta­dor, vién­do­se obli­ga­dos a aban­do­nar la is­la.

Cruz, ex can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano du­ran­te la re­cién elec­ción elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Nov 2016), y otras figuras po­lí­ti­cas vie­ron la de­cla­ra­ción del pri­mer mi­nis­tro co­mo un bo­chorno. “Fue ver­gon­zo­sa y pre­gun­tó, ¿Por qué los jó­ve­nes so­cia­lis­tas ido­la­tran a los ti­ra­nos to­ta­li­ta­rios?” pu­bli­có el le­gis­la­dor en su cuen­ta de Twit­ter. “Cas­tro, Sta­lin, Mao, Pol Pot – son to­dos ma­les, tor­tu­ra­do­res ase­si­nos”, agre­gó el cu­bano-ame­ri­cano, quien na­ció en Cal­gary (Al­ber­ta) y re­nun­ció a su ciu­da­da­nía ca­na­dien­se pa­ra po­der as­pi­rar a pre­si­den­te en Grin­go­lan­dia.

El tam­bién cu­bano-ame­ri­cano y se­na­dor por Flo­ri­da Mar­co Ru­bio no se que­dó atrás. “¿Es es­to una de­cla­ra­ción real o una pa­ro­dia? Por­que si es­to es una de­cla­ra­ción ver­da­de­ra del Pri­mer Mi­nis­tro de Ca­na­dá, es em­ba­ra­zo­so y ver­gon­zo­so,” es­cri­bió Ru­bio en su cuen­ta de Twit­ter.

Aquí en el pa­tio, qui­zás pa­ra ano­tar pun­tos po­lí­ti­cos, miem­bros de la Opo­si­ción tam­bién cri­ti­ca­ron a Tru­deau. “No pue­do creer que nues­tro PM es­té ex­pre­san­do ‘pro­fun­do do­lor’ y lla­man­do ‘le­gen­da­rio re­vo­lu­cio­na­rio’ y ‘lí­der no­ta­ble’ a un dic­ta­dor des­pre­cia­ble que ma­tó y en­car­ce­ló a mi­les de inocen­tes y ex­pul­só al exi­lio a más de un mi­llón”, ma­ni­fes­tó Ma­xi­me Ber­nier, miem­bro del Par­la­men­to Fe­de­ral por la cir­cuns­crip­ción de Beau­ce, en Que­bec y as­pi­ran­te a lí­der Par­ti­do Con­ser­va­dor.

Fi­del Cas­tro, mu­rió a los 90 años – cau­san­do con­tro­ver­sias en la vi­da y en la muerte.

Por Dal­bert Sán­chez San­chez.dal­bert@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.