San­tos afir­ma que el No­bel fue de­ci­si­vo pa­ra ce­rrar el acuer­do de paz en Co­lom­bia

La Jornada (Canada) - - ACTUALIDAD -

El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, des­ta­có en Os­lo la im­por­tan­cia del No­bel de la Paz, pa­ra im­pul­sar un acuer­do de­fi­ni­ti­vo con la gue­rri­lla de las FARC y se­ña­ló co­mo principal re­to que es­te sea im­ple­men­ta­do de la for­ma más rá­pi­da po­si­ble.

“Vino co­mo caí­do del cie­lo. Fue una gran ayu­da pa­ra mí, los ne­go­cia­do­res y pa­ra to­do el pue­blo co­lom­biano”, di­jo San­tos so­bre un ga­lar­dón que dio “un enor­me im­pul­so” a un pro­ce­so gol­pea­do días an­tes por el triun­fo del “no” en el re­fe­ren­do po­pu­lar so­bre el pri­mer acuer­do.

El pre­mio re­no­vó la es­pe­ran­za de lo­grar lo que pa­re­cía “un sue­ño im­po­si­ble” unos años an­tes, ex­pli­có el man­da­ta­rio, quien re­sal­tó el diá­lo­go abier­to tras el ple­bis­ci­to pa­ra in­cor­po­rar las ob­ser­va­cio­nes de los detractores y ce­rrar un nue­vo pac­to, re­fren­da­do el 30 de no­viem­bre por la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

San­tos se mos­tró con­fia­do en que la Corte Cons­ti­tu­cio­nal dé luz ver­de es­te lu­nes a la vía rá­pi­da pa­ra su im­ple­men­ta­ción, de mo­do que los co­lom­bia­nos pue­dan ver pron­to los be­ne­fi­cios de un acuer­do que ca­li­fi­có de úni­co a ni­vel mun­dial, por­que am­bas par­tes ac­ce­den a una jus­ti­cia tran­si­cio­nal no im­pues­ta por ter­ce­ros.

El pre­si­den­te co­lom­biano lle­gó a Os­lo acom­pa­ña­do por una co­mi­ti­va de trein­ta in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, en­tre ellos víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do y miem­bros de su equi­po ne­go­cia­dor, pe­ro nin­gún re­pre­sen­tan­te de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) es­ta­rá en la ca­pi­tal no­rue­ga.

Su au­sen­cia obe­de­ce a los pro­ce­sos le­ga­les que con­tra ellos hay to­da­vía en Co­lom­bia y a que la gue­rri­lla es con­si­de­ra­da aún un gru­po te­rro­ris­ta por la Unión Eu­ro­pea y Es­ta­dos Uni­dos, por lo que un via­je a Os­lo po­dría ha­ber re­sul­ta­do pro­ble­má­ti­co, tam­bién pa­ra No­rue­ga.

Pe­ro es­ta­rán “en co­ra­zón y es­pí­ri­tu”, di­jo San­tos en el Ins­ti­tu­to No­bel, don­de es­tu­vo acom­pa­ña­do por su di­rec­tor, Olav Njøls­tad, y por la vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té No­bel, Be­rit Reiss-An­der­sen, sus­ti­tu­ta de la di­ri­gen­te de es­te or­ga­nis­mo, Ka­ci Kull­mann Fi­ve, que es­ta­rá au­sen­te de to­do el pro­gra­ma de ac­tos por en­fer­me­dad.

San­tos re­sal­tó el com­pro­mi- so de las FARC en la sus­ti­tu­ción de los cul­ti­vos de co­ca en el cam­po, un pa­so pa­ra su­pe­rar el cos­te me­dioam­bien­tal del con­flic­to, y ase­gu­ró que el Es­ta­do tie­ne los re­cur­sos pa­ra pro­te­ger a los gue­rri­lle­ros cuan­do pa­sen a la po­lí­ti­ca pa­ra que no se re­pi­ta lo ocu­rri­do con Unión Pa­trió­ti­ca. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.