Mo­zart, el com­po­si­tor más apro­gra­ma­do en tea­tros y fes­ti­va­les ópe­ra

La Jornada (Canada) - - ACTUALIDAD -

Wolf­gang Ama­deus Mo­zart, del que se ce­le­bra el 250º aniver­sa­rio de su nacimiento, es el com­po­si­tor más pro­gra­ma­do en los tea­tros y fes­ti­va­les de ópe­ra de España. Pe­ro, ade­más, ade­más, en es­te año de con­me­mo­ra­cio­nes su obra pro­ta­go­ni­za­rá otras ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les, co­mo con­cier­tos en la ca­lle, con­fe­ren­cias y dos ‘ma­ra­to­nes’.

Con un ca­tá­lo­go que muy po­cos au­to­res pue­den igua­lar tan­to por el nú­me­ro de pá­gi­nas crea­das, co­mo por la ex­ce­len­cia de su ca­li­dad com­po­si­ti­va, se cum- plen 225 años de la muerte de Wolf­gang Ama­deus Mo­zart. El crea­dor de al­gu­nas de las me­lo­días im­bo­rra­bles en el uni­ver­so mu­si­cal aca­bó sus días en Viena sin, tan si­quie­ra, ha­ber po­di­do con­cluir la úl­ti­ma pá­gi­na en la que es­ta­ba tra­ba­jan­do, su ce­le­bé­rri­mo Ré­quiem en re me­nor.

Mo­zart fa­lle­ció en la ciu­dad a la que se mu­dó atraí­do por el im­pre­sio­nan­te cen­tro de crea­ción ar­tís­ti­ca en que se ha­bía con­ver­ti­do la ca­pi­tal. La Viena del si­glo XVIII era un sor­pren­den­te fo­co cul­tu­ral in­ter­na­cio­nal que con­ta­ba con un em­pe­ra­dor fran­cés, Fran­cis­co de Lo­re­na; un poe­ta im­pe­rial ita­liano, Pie­tro Me­tas­ta­sio y un com­po­si­tor ale­mán, Johann Adolf Has­se, quien es­cri­bía ópe­ras con li­bre­tos de Me­tas­ta­sio.

El pú­bli­co afi­cio­na­do de­man­da­ba y com­pra­ba mú­si­ca fá­cil de com­pren­der y de to­car y ese mis­mo pú­bli­co es­ta­ba in­tere­sa­do en leer so­bre mú­si­ca y dis­cu­tir al res­pec­to. Na­ció el pe­rio­dis­mo mu­si­cal: a par­tir de me­dia­dos de si­glo sur­gie­ron re­vis­tas con­sa­gra­das a no­ti­cias, re­se­ñas y crí­ti­cas mu­si­ca­les.

Con es­te ti­po de pú­bli­co, el len­gua­je de­bía ser uni­ver­sal y no ver­se li­mi­ta­do por fron­te­ras na­cio­na­les: te­nía que ser no­ble pe­ro en­tre­te­ni­do; ex­pre­si­vo, pe­ro no de­ma­sia­do atre­vi­do. Te­nía que ser na­tu­ral, en el sen­ti­do de des­po­jar­se de com­pli­ca­cio­nes téc­ni­cas in­ne­ce­sa­rias y sus­cep­ti­ble de gus­tar de in­me­dia­to a cual­quier oyen­te mí­ni­ma­men­te sen­si­ble. Atrás que­dan esas fugas de Bach to­tal­men­te en­de­mo­nia­das que só­lo, si se te­nía la maes­tría del dia­blo, po­dían eje­cu­tar­se cuan­do és­te se sen­ta­ba fren­te al te­cla­do del ór­gano. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.