So­li­da­ri­dad ...

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL - Edi­tor In­vi­ta­do: Ri­car­do Ben­tan­cur

En tiem­pos de los na­zis, el pas­tor Mar­tín Nie­mö­ller di­jo es­tas pa­la­bras:

“Pri­me­ro vi­nie­ron a bus­car a los co­mu­nis­tas y no di­je na­da por­que yo no era co­mu­nis­ta. Lue­go vi­nie­ron por los ju­díos y no di­je na­da por­que yo no era ju­dío. Lue­go vi­nie­ron por los sin­di­ca­lis­tas y no di­je na­da por­que yo no era sin­di­ca­lis­ta. Lue­go vi­nie­ron por los ca­tó­li­cos y no di­je na­da por­que yo era pro­tes­tan­te. Lue­go vi­nie­ron por mí pe­ro, pa­ra en­ton­ces, ya no que­da­ba na­die que di­je­ra na­da”.1

Los na­zis con­tro­la­ron Ale­ma­nia y se pro­pu­sie­ron con­quis­tar Eu­ro­pa. Fue­ron ven­ci­dos, pe­ro lle­va­ron a la muer­te a se­sen­ta mi­llo­nes de per­so­nas.

Hay un egoís­mo gro­se­ro y re­pul­si­vo; pe­ro hay otro egoís­mo que no lo pa­re­ce: la in­di­fe­ren­cia an­te el su­fri­mien­to. Los re­clui­dos en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi su­frie­ron la cruel­dad hitle­ria­na y la in­di­fe­ren­cia de los pue­blos li­bres. Aun­que Mar­tín Nie­mö­ller se con­fe­só in­di­fe­ren­te an­te el su­fri­mien­to ajeno, sí pro­tes­tó an­te Hitler, y es­te man­dó po­ner una bom­ba en su igle­sia y a él lo arres­tó. El pas­tor se es­tre­me­ció. ¿Quién lo ayu­da­ría si to­dos en Ale­ma­nia ha­bían si­do si­len­cia­dos? El 7 de fe­bre­ro de 1938, un guar­dia es­col­tó al pas­tor Nie­mö­ller has­ta el juz­ga­do. Mien­tras ca­mi­na­ba por los pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos, pen­sa­ba en la suer­te que le aguar­da­ba. El ros­tro del guar­dia no mos­tra­ba ex­pre­sión al­gu­na, pe­ro al as­cen­der las úl­ti­mas es­ca­le­ras, a Nie­mö­ller le pa­re­ció es­cu­char un su­su­rro. Al prin­ci­pio no su­po de dón­de pro­ve­nía, lue­go ad­vir­tió que el guar­dia le de­cía al oí­do es­tas pa­la­bras: “To­rre fuer­te es el nom­bre de Jeho­vá; a él co­rre­rá el jus­to, y se­rá le­van­ta­do” (Pro­ver­bios 18:10).2

El te­mor de Nie­mö­ller se es­fu­mó. Esas pa­la­bras lo sos­tu­vie­ron du­ran­te el jui­cio y su re­clu­sión en un cam­po de con­cen­tra­ción.

Al co­mien­zo de 2017, cuan­do el mal flo­re­ce y to­dos su­fri­mos sus es­tra­gos, ha­ría­mos bien en ha­cer una re­so­lu­ción: amar a Dios y ayu­dar al pró­ji­mo. Tal vez es­te año el su­fri­mien­to nos afec­ta­rá. Co­mo ocu­rrió con el pas­tor Nie­mö­ller, qui­zá no sea­mos li­bra­dos de la aflic­ción; pe­ro en la Pa­la­bra de Dios en­con­tra­re­mos fuer­za pa­ra so­por­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.