Bi­lin­güis­mo im­per­fec­to

La Jornada (Canada) - - ¿QUÉ PASA? -

Es ne­ce­sa­rio ha­blar tu se­gun­do idio­ma per­fec­ta­men­te pa­ra ser con­si­de­ra­do bi­lin­güe? Pa­ra apren­di­ces de una se­gun­da len­gua eso pa­re­ce el es­tán­dar que se tie­ne que lo­grar co­mo ob­je­ti­vo pri­ma­rio. No es al­go so­la­men­te im­pues­to por los ha­blan­tes na­ti­vos, sino tam­bién por ellos mis­mos.

Hay va­rias ma­ne­ras de apren­der un idio­ma: en una cla­se for­mal, in­mer­sión en paí­ses don­de lo ha­blan co­mo len­gua na­ti­va, y hoy se pue­de apren­der has­ta con apli­ca­cio­nes o cla­ses en lí­nea. Ca­da for­ma tie­ne sus pro­pias ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, pe­ro la pre­sión de lo­grar per­fec­ción es igual en to­dos los ca­sos. Aun­que no se pue­de sa­ber con se­gu­ri­dad, pro­ba­ble­men­te se de­ba al sis­te­ma edu­ca­ti­vo tra­di­cio­nal y a la ma­ne­ra de que eva­lua­mos otras ha­bi­li­da­des y otras asig­na­tu­ras en el mundo edu­ca­ti­vo.

La primera co­sa que te­ne­mos que con­si­de­rar es que las asig­na­tu­ras que se apren­den en la es­cue­la re­quie­ren que exis­ta per­fec­ción cuan­do se de­mues­tra el co­no­ci­mien­to de las mis­mas, sino es un fra­ca­so. Al es­tu­diar ma­te­má­ti­cas apren­de­mos que 4 más 4 son 8. Si de­ci­mos que son 7 de­mos­tra­mos una fal­ta de co­no­ci­mien­to bá­si­co de có­mo fun­cio­nan los nú­me­ros. El es­tu­dio de la quí­mi­ca es igual. Pa­ra pro­du­cir cier­tos re­sul­ta­dos, el co­no­ci­mien­to de las pro­pie­da­des de los ele­men­tos es ne­ce­sa­rio. Por ejem­plo, si com­bi­na­mos hi­dró­geno y oxí­geno po­de­mos ter­mi­nar con H20 que es agua, o H202, que es pe­ró­xi­do de hi­dró­geno, lo cual no se pue­de con­su­mir. Co­me­ter errores en es­tos cam­pos re­sul­ta en la in­ca­pa­ci­dad de cum­plir el fin pa­ra el cual sir­ven.

Por otro la­do, el pro­pó­si­to de una len­gua es trans­mi­tir y en­ten­der men­sa­jes y aun­que exis­ten re­glas y nor­mas que in­di­can el uso gra­ma­ti­cal co­rrec­to de la len­gua, no se­guir­las no ne­ce­sa­ria­men­te im­pi­de que la gen­te te en­tien­da. Es­to se com­prue­ba en la pro­duc­ción de ha­blan­tes na­ti­vos; ni ellos mis­mos ha­blan con per­fec­ción. La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE), que se en­car­ga de la do­cu­men­ta­ción y ac­tua­li­za­ción del idio­ma, ha acep­ta­do re­cien­te­men­te pa­la­bras co­mo “otu­bre”, “al­món­di­ga” y “to­ba­lla” por “oc­tu­bre”, “al­bón­di­ga” y “toa­lla” por la can­ti­dad de per­so­nas que las de­cía y/o es­cri­bía in­co­rrec­ta­men­te. Cam­bios in­ter­nos co­mo es­tos en el es­pa­ñol re­pre­sen­tan la evo­lu­ción de la len­gua y el he­cho de que la de­fi­ni­ción de lo que es co­rrec­to no es­tá es­cri­to en pie­dra.

En­ton­ces, si al­guien, a pe­sar de al­gu­nos errores, es ca­paz de con­sis­ten­te­men­te co­mu­ni­car sus ideas sin pro­ble­mas de ser en­ten­di­do se­ría con­si­de­ra­do téc­ni­ca­men­te bi­lin­güe, ¿no? Es­to tam­po­co pa­re­ce una con­clu­sión de­fi­ni­ti­va. Las nor­mas lin­güís­ti­cas for­man un sis­te­ma pre­de­ci­ble. Aun­que po­de­mos en­ten­der a per­so­nas que co­men­ten al­gu­nos errores, es gra­cias a la ba­se de la gra­má­ti­ca que te­ne­mos, ha­cien­do su­fi­cien­te sen­ti­do de lo que pro­du­je­ron. Mien­tras que el es­fuer­zo pa­ra en­ten­der al ha­blan­te no sea tan­to que nos cues­te más des­ci­frar su men­sa­je que el be­ne­fi­cio de en­ten­der­le, no hay pro­ble­ma.

Te­nien­do to­do es­to en cuen­ta, re­gre­sa­mos a la pre­gun­ta ini­cial, si no es ne­ce­sa­rio ha­blar un idio­ma con per­fec­ción pa­ra com­pro­bar que una per­so­na tie­ne un buen do­mi­nio, ¿cuán­do es uno ver­da­de­ra­men­te bi­lin­güe? To­da­vía no se sa­be dón­de que­da la lí­nea pre­ci­sa de bi­lin­güis­mo, pe­ro no es un ha­blan­te que ha­bla sin sen­ti­do, ni es un ha­blan­te per­fec­to. Co­mo apren­diz de es­pa­ñol, con­si­de­ro que el per­fec­cio­na­mien­to de­be­ría ser una me­ta se­cun­da­ria, sin em­bar­go, uno es bi­lin­güe mu­cho an­tes de ha­blar ‘per­fec­ta­men­te’ co­mo un ha­blan­te na­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.