Con­se­jos pa­ra una Vi­da mas Sa­na y Fe­líz … con Pan!

La Jornada (Canada) - - ¿QUÉ PASA? -

El pan apor­ta fi­bra, hi­dra­tos de car­bono, vi­ta­mi­nas del gru­po B, mi­ne­ra­les (fós­fo­ro, mag­ne­sio y cal­cio) y pro­teí­nas ve­ge­ta­les. Es un pro­duc­to que con­tri­bu­ye al equi­li­brio ali­men­ta­rio, es­tá exen­to de gra­sas, sa­cia a quien lo con­su­me, tie­ne un sa­bor neu­tro ideal pa­ra acom­pa­ñar a otras co­mi­das. For­ma par­te de la ba­se de la ali­men­ta­ción y en es­pe­cial de los his­pa­nos ya que so­mos co­no­ci­dos co­mo muy ‘pa­ne­ros’.

Aquí la en­tre­vis­ta a un pa­na­de­ro ar­te­sal, lo­cal e his­pa­no­par­lan­te:

Na­ció en agos­to de 1942 en la ciu­dad de Ro­sa­rio, San­ta Fe, Ar­gen­ti­na. En es­te mo­men­to él tie­ne 74 años de edad. Don Car­los es­tu­dió me­cá­ni­ca y lue­go co­men­cé a es­tu­diar in­ge­nie­ría en la uni­ver­si­dad. Por unos cin­co años tra­ba­jó co­mo di­bu­jan­te pro­yec­tis­ta me­cá­ni­co, pro­fe­sión que ama­ba de co­ra­zón.

“A los 22 años de edad co­no­cí el Evan­ge­lio y a los 24 de­jé la ca­rre­ra de in­ge­nie­ría pa­ra ir al se­mi­na­rio don­de ter­mi­né el cur­so mi­nis­te­rial. Lue­go ser­ví en el mi­nis­te­rio de la Igle­sia Ad­ven­tis­ta en di­fe­ren­tes ocu­pa­cio­nes: es­cri­tor; edi­tor; con­fe­ren­cian­te; pas­tor de igle­sia y agen­te de pu­bli­ca­cio­nes” nos con­tó Don Car­los.

La agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na en los ‘80 lo obli­gó a emi­grar a Ca­na­dá. Por en­ton­ces, Dor­ches­ter, ON. él te­nía 46 años de edad, es­po­sa y cua­tro hi­jos. En sus pri­me­ros 8 años en Ca­na­dá tra­ba­jó ma­yor­men­te de pa­na­de­ro. Ofi­cio que lle­gó a amar in­ten­sa­men­te y del cual apren­dió mu­cho.

Lue­go la Igle­sia vol­vió a in­vi­tar­me pa­ra tra­ba­jar co­mo pas­tor de igle­sia. De­jé de tra­ba­jar en pa­na­de­rías pe­ro no de­jé, ni por un mo­men­to, de leer, in­ves­ti­gar y pro­bar. Con­ti­nua­men­te ela­bo­ra­ba pan pa­ra mi fa­mi­lia y ha­cía to­do ti­po de ex­pe­ri­men­tos.

En mar­zo de 2008, a la edad de 65, me re­ti­ré del mi­nis­te­rio ac­ti­vo, pe­ro no del ofi­cio del pan. Te­nien­do más tiem­po dis­po­ni­ble con­ti­nué es­tu­dian­do y pro­ban­do. Con el pa­sar de los años mi tra­ba­jo en el pan se fue pro­fun­di­zan­do y ex­ten­dien­do. “Fi­nal­men­te en el 2016 año abrí una mi­ni pa­na­de­ría ar­te­sa­nal. Es­te úl­ti­mo pa­so no fue fá­cil por cuan­do mis me­dios son es­ca­sos. Pe­ro co­men­cé con lo que te­nía y usan­do tam­bién de la gentileza de una fa­mi­lia ami­ga que me per­mi­tió usar sus fa­ci­li­da­des apro­ba­das por el de­par­ta­men­to de sa­lud pa­ra que yo es­ta­ble­cie­ra mi pa­na­de­ría”, re­cuer­da Don Car­los.

Don Car­los, ¿cuá­les son sus es­pe­cia­li­da­des en pa­na­de­ría?

Des­de los co­mien­zos de mi tra­ba­jo con el pan

Car­los Pe­rro­ne en su ta­ller de pan en la ciu­dad de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.