El ma­tri­mo­nio Oba­ma de­ja la Ca­sa Blan­ca des­pués de ocho años de man­da­to pre­si­den­cial. Una pa­re­ja pa­ra la his­to­ria…

La Jornada (Canada) - - ACTUALIDAD -

Las úl­ti­mas pa­la­bras de Ba­rack Oba­ma co­mo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos han te­ni­do a su es­po­sa, Mi­che­lle, co­mo des­ti­na­ta­ria, “su me­jor ami­ga”, co­mo la de­fi­nió en su dis­cur­so de des­pe­di­da en el cen­tro de con­ven­cio­nes McCor­mick Pla­ce de Chica­go, el pa­sa­do 10 de enero, diez días an­tes de ce­der el po­der a su su­ce­sor, el re­pu­bli­cano Do­nald Trump.

En­tre lá­gri­mas, el sa­lien­te pre­si­den­te re­cor­dó que Mi­che­lle asu­mió el pa­pel de primera da­ma “que no ha­bía pe­di­do” con “gra­cia, es­ti­lo y buen hu­mor” y que ha he­cho de la Ca­sa Blan­ca “un lu­gar que per­te­ne­ce a to­dos. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen me­tas más al­tas por­que tú has si­do su mo­de­lo”.

“En los úl­ti­mos 25 años no so­la­men­te has si­do mi es­po­sa y la ma­dre de nues­tras hi­jas (Ma­lia y Sas­ha), tam­bién fuis­te mi me­jor ami­ga”, in­ci­dió el 44 pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ter­mi­nar ase­gu­ran­do que Mi­che­lle le “ha lle­na­do de or­gu­llo y ha enor­gu­lle­ci­do al país”.

Los Oba­ma ter­mi­nan su man­da­to pre­si­den­cial mos­tran­do la com­pli­ci­dad y cer­ca­nía de la que han he­cho ga­la en es­tos ocho úl­ti­mos años.

Ba­rack (Ho­no­lu­lu, 1961) y Mi­che­lle (Chica­go, 1964) se han com­por­ta­do co­mo dos enamo­ra­dos, via­jan­do por me­dio mundo, aten­dien­do y re­ci­bien­do a los gran­des man­da­ta­rios mun­dia­les, to­ma­dos de la mano en mul­ti­tud de oca­sio­nes, con mi­ra­das cóm­pli­ces, con cien­tos de mues­tras de ca­ri­ño e in­clu­so be­sán­do­se y bai­lan­do en pú­bli­co, “aun­que es­to no es lo mío”, co­mo se­ña­ló el pre­si­den­te tras uno de sus nu­me­ro­sos bai­les.

“Mi zo­rro pla­tea­do”

Jun­to a Ba­rack Oba­ma, Mi­che­lle Ro­bin­son, su nom­bre de sol­te­ra, ha te­ni­do un gran pro­ta­go­nis­mo en el man­da­to pre­si­den­cial. La primera da­ma es­ta­dou­ni­den­se tam­bién ha te­ni­do su des­pe­di­da y pa­la­bras pa­ra su ma­ri­do. En un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, el pa­sa­do 11 de enero, la se­ño­ra Oba­ma le­yó una no­ta es­cri­ta por ella con un men­sa­je ca­ri­ño­so. “Gra­cias, Ba­rack por de­mos­trar que no eres un ‘pa­to co­jo’, sino mi ‘zo­rro pla­tea­do’”.

Su pa­pel co­mo primera da­ma ha si­do muy re­le­van­te. “Al­gu­nos pue­den cues­tio­nar la ca­li­dad de nues­tro pre­si­den­te, pe­ro na­die cues­tio­na la ca­li­dad de nues­tra primera da­ma”, lle­gó a de­cir el man­da­ta­rio de su es­po­sa en 2013.

Des­de que se ins­ta­ló en la Ca­sa Blan­ca en enero de 2009, Mi­che­lle ha de­di­ca­do mu­cho de su tiem­po a im­pul­sar la ali­men­ta­ción sa­na y el ejer­ci­cio fí­si­co con ini­cia­ti­vas co­mo “Let´s Mo­ve” (¡A mo­ver­se!), ade­más de su la­bor más im­por­tan­te: la de “ma­má en je­fe”, co­mo ha de­fi­ni­do al cui­da­do de sus hi­jas.

Gra­dua­da en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, Mi­che­lle ha pro­mo­vi­do otras cam­pa­ñas, co­mo “Let Girls Learn” (“De­jad que las ni­ñas apren­dan”) que la ha lle­va­do por me­dio mundo. “Me veo en esas ni­ñas. Veo a mis hi­jas en esas ni­ñas”, re­co­no­ció Mi­che­lle so­bre los mi­llo­nes de chi­cas que lu­chan por rom­per ba­rre­ras que les im­pi­den ac­ce­der a la edu­ca­ción.

Pa­ra trans­mi­tir es­tos men­sa­jes, Mi­che­lle no ha es­ca­ti­ma­do me­dios. Du­ran­te es­tos ocho años, la he­mos vis­to sal­tar a la com­ba, ha­cer fle­xio­nes o bai­lar el hu­la-hoop, ade­más de par­ti­ci­par en las re­des so­cia­les.

In­clu­so, sus dis­cur­sos du­ran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les han te­ni­do mu­cho eco. “No per­mi­tan que na­die les di­ga que es­te país no es gran­de, que de al­gu­na ma­ne­ra te­ne­mos que ha­cer que sea gran­de otra vez. Por­que, aho­ra mis­mo, es­te es el me­jor país del mundo”, di­jo en alu­sión a Do­nald Trump du­ran­te su in­ter­ven­ción en la Con­ven­ción de­mó­cra­ta el pa­sa­do mes de ju­lio.

Los Oba­ma aban­do­nan la Ca­sa Blan­ca des­pués de ocho años, pe­ro no vol­ve­rán a su ca­sa de Chica­go, don­de se co­no­cie­ron en el ve­rano de 1989 y don­de se ca­sa­ron tres años des­pués.

A par­tir del 20 de enero, la fa­mi­lia del cua­dra­gé­si­mo cuar­to pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos vi­vi­rá en una man­sión al­qui­la­da en un ex­clu­si­vo ba­rrio de Was­hing­ton, a unos tres ki­ló­me­tros de la Ca­sa Blan­ca, don­de tie­nen pen­sa­do per­ma­ne­cer has­ta que su hi­ja me­nor, Sas­ha, ter­mi­ne la edu­ca­ción se­cun­da­ria.

Allí con­ti­nua­rán su ca­mino, el de una pa­re­ja que ha he­cho his­to­ria … efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.