La­ti­noa­mé­ri­ca vi­ve en­tre el mie­do y la re­sig­na­ción la lle­ga­da de Trump

La Jornada (Canada) - - ENGLISH SECTION -

Los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca vi­ven en­tre la re­sig­na­ción y el mie­do la as­cen­sión de Do­nald Trump a una pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos de la que no es­pe­ran na­da bueno, sino una be­li­ge­ran­te po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta fren­te a sus ve­ci­nos.

El mie­do cre­ce se­gún se com­prue­ba que los peo­res men­sa­jes de Trump no eran sim­ples aren­gas elec­to­ra­les du­ran­te su cam­pa­ña, sino que los ha re­afir­man­do co­mo pre­si­den­te elec­to en vís­pe­ras de su to­ma de po­se­sión.

Trump ha in­sis­ti­do en cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, y que sea es­te país el que lo pa­gue, pa­ra im­pe­dir la emi­gra­ción des­de su so­cio del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te ( TLCAN).

El pre­si­den­te elec­to de EEUU tam­bién ha pues­to en du­da los be­ne­fi­cios de ese tra­ta­do, del que for­ma par­te tam­bién Ca­na­dá,y ha lan­za­do recomendaciones muy di­rec­tas y has­ta ame­na­zan­tes con­tra las in­ver­sio­nes de fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses en Mé­xi­co.

Los en­cuen­tros y con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas de Trump con En­ri­que Pe­ña Nie­to pa­re­cen ha­ber sur­ti­do po­do efec­to y el pre­si­den­te me­xi­cano de ve obli­ga­do en to­das sus com­pa­re­cen­cias a re­fe­rir­se, de una u otra ma­ne­ra co­mo el más acu­cian­te pro­ble­ma de su país, a las ame­na­zas del nue­vo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

Un día des­pués de la vic­to­ria elec­to­ral la ma­yo­ría de los dia­rios me­xi­ca­nos coin­ci­die­ron en ti­tu­lar en sus por­ta­das con ex­pre­sio­nes co­mo ¡ A tem­blar! o “Sa­cu­di­da Glo­bal”, y esos au­gu­rios se es­tán cum­plien­do.

Trump no se ha re­fe­ri­do tan con­cre­ta­men­te al res­to de paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro sus men­sa­jes ha­cia Mé­xi­co re­sue­nan con re­chino en el res­to de la re­gión, en la que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les EEUU es el pri­mer in­ver­sor ex­tran­je­ro y en la que las ca­rac­te­rís­ti­cas y pro­ble­mas en la re­la­ción con Was­hing­ton son muy co­mu­nes.

La in­to­le­ran­cia co­mo úni­ca res­pues­ta a la emi­gra­ción afec­ta tam­bién se­ve­ra­men­te a los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, es­pe­cial­men­te a los lla­ma­dos del Trián­gu­lo Nor­te, Guatemala, El Sal­va­dor y Hon­du­ras,que te­men ver de vuel­ta a mi­llo­nes de sus ciu­da­da­nos y sus­pen­di­das las re­me­sas que en­vían des­de EEUU si las peo­res ame­na­zas de Trump se cum­plen.

En el ám­bi­to pu­ra­men­te po­lí­ti­co la ma­yor in­quie­tud la aca­pa­ra Cu­ba y sus fla­man­tes re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con EEUU, res­tau­ra­das en 2015. efe

La res­tau­ra­ción de esas re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas fue­ron so­lo el ini­cio de un pro­ce­so cu­ya cul­mi­na­ción de­be­ría ser el fi­nal del em­bar­go eco­nó­mi­co de EEUU a Cu­ba y que aho­ra ha que­da­do su­mi­do en la ma­yor de las in­cer­ti­dum­bres ba­jo la pre­si­den­cia de Trump.

Co­lom­bia, qui­zás el me­jor alia­do po­lí­ti­co de EEUU en La­ti­noa­mé­ri­ca, co­rre el ries­go de ver en­tor­pe­ci­do su pro­ce­so de paz con la gue­rri­lla de las FARC si la ad­mi- nis­tra­ción de Trump no se avie­ne a co­la­bo­rar co­mo han es­ta­do dis­pues­tos to­dos sus an­te­ce­so­res, en­tre otras, aho­ra con me­di­das be­nig­nas ha­cia los gue­rri­lle­ros co­lom­bia­nos pre­sos en EEUU.

Y Los re­gí­me­nes de Venezuela y de Ni­ca­ra­gua, en prin­ci­pio, so­lo pue­den es­pe­rar un en­du­re­ci­mien­to ha­cia ellos de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.