A pro­pó­si­to del mes del amor … ...

La Jornada (Canada) - - EDITORIAL -

Mi hi­jo, cuan­do pe­que­ño, es­ta­ba ocu­pa­do con sus ta­reas es­co­la­res, y de pron­to pre­gun­tó: “Pa­pá, ¿cuál es el ser vi­vo más mor­tí­fe­ro de la tie­rra?”

En­con­tra­mos que los ti­bu­ro­nes y los lo­bos so­lo ma­tan un pro­me­dio de diez per­so­nas por año. En cam­bio, el león y el ele­fan­te son cau­san­tes de 100 muer­tes, y el hi­po­pó­ta­mo de 500. Mil per­so­nas por año ma­ta el co­co­dri­lo, el pe­rro ra­bio­so ma­ta 25.000, y la ser­pien­te 50.000. Pe­ro los se­res vi­vos más mor­tí­fe­ros de la tie­rra son el mos­qui­to (zan­cu­do), con 725.000 muer­tes por año, y el hom­bre con 475.000. Así que el hom­bre es el gran de­pre­da­dor de su pró­ji­mo.

Que­da­mos pen­sa­ti­vos. Nos pre­gun­tá­ba­mos, ¿cuál es el con­cep­to del amor en es­te bo­rras­co­so si­glo XXI?

Nos gus­ta amar y ser ama­dos. Pue­de de­cir­se que el amor es la sus­tan­cia de la vi­da. Tal co­mo las fa­ce­tas del dia­man­te, que re­fle­jan la luz y ha­cen va­lio­sa es­ta ge­ma, el amor tie­ne va­rias for­mas de ma­ni­fes­tar­se. Los grie­gos te­nían cua­tro pa­la­bras pa­ra re­fe­rir­se a las fa­ce­tas del amor.

Eros. En eros la pa­sión y la atrac­ción fí­si­ca son las fuer­zas mo­to­ras. Es el amor de no­vios y es­po­sos. El amor eros es una for­ma idea­li­za­da de amor. Es el sen­ti­mien­to apa­sio­na­do de éx­ta­sis ex­pe­ri­men­ta­do en el co­mien­zo de una nue­va re­la­ción, don­de la pa­sión y la atrac­ción fí­si­ca son las fuer­zas mo­to­ras.

Stor­gé es el amor en­tre pa­rien­tes. Co­no­ci­do tam­bién co­mo amor fra­ter­nal. La pa­la­bra leal­tad ri­ge es­te ti­po de afec­to, lo desa­rro­lla­mos ha­cia nues­tra fa­mi­lia, com­pa­ñe­ros y ami­gos. Ba­jo es­ta de­fi­ni­ción se dan las re­la­cio­nes en las que el com­pro­mi­so es fun­da­men­tal, in­clu­so po­de­mos sen­tir­lo ha­cia al­gu­na mas­co­ta o cual­quier co­sa que des­pier­te el de­seo de cui­dar­nos mu­tua­men­te.

Fi­lía crea un sen­ti­do de leal­tad ha­cia los ami­gos, la fa­mi­lia y la co­mu­ni­dad. In­du­ce a com­par­tir mu­tua­men­te. Es­te pue­de ser un amor de mu­chos. La in­ten­ción de es­te ti­po de amor es pro­mo­ver el bien co­mún y la coo­pe­ra­ción con otros se­res hu­ma­nos du­ran­te la con­vi­ven­cia. Tie­ne mu­cho más que ver con la psi­co­lo­gía so­cial y el có­mo in­ter­ac­tua­mos con otras per­so­nas den­tro de un am­bien­te de­ter­mi­na­do.

Ága­pe es el amor con el que ama­mos a Dios por­que así nos ama él. No es co­mo eros, un amor hor­mo­nal, ni co­mo stor­ge, amor de pa­rien­tes. No es co­mo fi­lía, un amor de pró­ji­mos y ami­gos. Es­te es el con­cep­to que re­sal­ta el la­do más pro­fun­do de la pa­la­bra, se­gún la de­fi­ni­ción de Wi­ki­pe­dia, re­fie­re a un amor in­con­di­cio­nal y re­fle­xi­vo, en el que la prio­ri­dad siem­pre es el bie­nes­tar del ser ama­do. Es­ta de­fi­ni­ción le da un tono un po­co re­li­gio­so al amor, ya que lo po­de­mos aso­ciar con la fi­lo­so­fía cristiana so­bre la di­vi­ni­dad y la de­vo­ción.

Eros, el amor de dos, stor­ge, el amor de va­rios, fi­lía, el amor de mu­chos, y ága­pe el amor de to­dos, es­tán a nues­tro al­can­ce.

¿Y us­ted que opi­na?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.