Frus­tra Sue­ño Utó­pi­co de Do­nald Trump

La Jornada (Canada) - - ¿QUÉ PASA? -

“El pre­si­den­te más ig­no­ran­te y más pe­li­gro­so en la his­to­ria de EE UU es­tá muy ocu­pa­do tra­tan­do de con­ver­tir a nues­tros me­jo­res alia­dos en nues­tros enemi­gos. Des­de lue­go que él no se da cuen­ta quie­nes en reali­dad son nues­tros alia­dos más cer­ca­nos. Es­tá com­ple­ta­men­te in­cons­cien­te de lo ton­to que ha si­do en sus lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con lí­de­res ex­tran­je­ros.” Así lo ex­pre­só un pe­rio­dis­ta del ca­nal MSNBC, des­pués que Do­nald Trump ame­na­za­ra al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to por te­lé­fono con en­viar sol­da­dos ame­ri­ca­nos a Mé­xi­co, por­que se­gún él allí hay mu­chos hom­bres ma­los, re­fi­rién­do­se a los car­te­les de las dro­gas.

Co­mo si tu­vie­ra pri­sa, Trump ha fir­ma­do tan­tos de­cre­tos, que fá­cil­men­te se le es­tán aca­ban­do los la­pi­ce­ros. Una de las pro­me­sas que hi­zo fue que cons­trui­ría un mu­ro en la fron­te­ra de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos. De igual mo­do, gri­ta­ba a pul­món com­ple­to que Mé­xi­co y só­lo Mé­xi­co iba a cu­brir los gas­tos. En la pri­me­ra se­ma­na de su go­bierno, fir­mó un de­cre­to or­de­nan­do que la cons­truc­ción del con­tro­ver­sial mu­ro em­pe­za­ra lo más pron­to po­si­ble. ¡Dón­de es­tá la pla­ta!

A Trump se le ha ido el ti­ro por la cu­la­ta. El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, le sa­lió chi­qui­to pe­ro pi­co­so. Le con­tes­tó que su país no pa­ga­rá por la cons­truc­ción de se­me­jan­te mu­ro. ¡Y le pe­gó por el ge­me­lo que más le due­le! “He­mos in­for­ma­do a la Ca­sa Blan­ca que no asis­ti­ré a la reunión de tra­ba­jo pro­gra­ma­da con el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos,” pu­bli­có Pe­ña Nie­to en su cuen­ta de Twit­ter. El pri­mer man­da­ta­rio me­xi­cano obli­gó a Trump a re­ci­tar un ma­ria­chi di­fe­ren­te. “No­so­tros va­mos a cons­truir el mu­ro [es­ti­ma­do en 12-25 mil mi­llo­nes de dó­la­res) y Mé­xi­co nos re­em­bol­sa­rá la pla­ta Más tar­des,” di­jo Trump, lo que Mé­xi­co reite­ra que tam­po­co ha­rá.

A Trump na­die se le ade­lan­ta pa­ra pu­bli­car men­sa­jes en su red so­cial pre­di­lec­ta, por lo que ha bau­ti­za­do co­mo “El Pre­si­den­te de los 140 ca­rac­te­res,” en re­fe­ren­cia a lo má­xi­mo que se pue­de es­cri­bir en un men­sa­je de Twit­ter y por su com­ple­ta de­di­ca­ción al twit­teo. Su por­ta­voz, Sean Spi­cer y otros su­plen­tes in­va­die­ron a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra de­cir que “la can­ce­la­ción del en­cuen­tro fue al­go mu­tuo,” lo que se­gún fuen­tes fi­de­dig­nas no fue cier­to. Pe­ña Nie­to tam­bién su­gi­rió que Trump ha adop­ta­do me­di­das ar­bi­tra­rias, emu­lan­do a dic­ta­do­res co­mo Be­ni­to Mus­so­li­ni y Adolfo Hitler.

Trump tam­bién se pe­leó con Mi­chael Turnbull, Pri­mer Mi­nis­tro de Aus­tra­lia, a quien le col­gó el te­lé­fono. De acuerdo con The Wa­shing­ton Post, que ci­ta a per­so­nas de al­tos ran­gos ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to, Trump le di­jo a Turnbull que el acuerdo al que ha­bía lle­ga­do con Oba­ma era “el peor acuerdo de la his­to­ria” y se que­jó de que, de cum­plir­lo, lo iban a ma­tar po­lí­ti­ca­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

Ade­más, acu­só a Aus­tra­lia de que­rer exportar “al pró­xi­mo ata­can­te de Bos­ton”, en re­fe­ren­cia a los te­rro­ris­tas que aten­ta­ron en 2013 du­ran­te una ma­ra­tón en esa ciu­dad, al pre­ten­der en­viar a 1.250 re­fu­gia­dos que en ese país es­tán en­ce­rra­dos en cen­tros de de­ten­ción. El em­pre­sa­rio re­ga­ñó a Turn­ball cuan­do le co­mu­ni­có que la con­ver­sa­ción que es­ta­ban man­te­nien­do era la peor de las cin­co que ha­bía sos­te­ni­do ese día con man­da­ta­rios in­ter­na­cio­na­les, in­clui­do el ru­so Vla­di­mir Pu­tin.

Vi­cen­te Fox Que­sa­da, tam­bién cri­ti­có la po­lé­mi­ca cau­sa­da con las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te grin­go, quien ha acu­sa­do a Mé­xi­co de ga­nar for­tu­nas a cos­ti­lla de Es­ta­dos Uni­dos y que tra­ta a los ame­ri­ca­nos “co­mo si fué­ra­mos es­tú­pi­dos.”

“Se lo di­je a Trump y se lo vuel­vo a re­pe­tir que Mé­xi­co no pa­ga­rá por el mal­di*o mu­ro,” re­pi­te Fox ca­da vez que lo en­tre­vis­tan so­bre el te­ma. Fox, quien fue Pre­si­den­te de Mé­xi­co del 2000-2006, opi­nó que los se­gui­do­res de Trump es­tán si­guien­do a un fal­so pro­fe­ta, quien se ha de­di­ca­do a fir­mar de­cre­tos que no sig­ni­fi­can na­da.

No obs­tan­te, al­gu­nos de sus con­tro­ver­sia­les de­cre­tos han de­mos­tra­do lo con­tra­rio. Re­cien­te­men­te, Trump de­cre­tó que los ciu­da­da­nos de Si­ria, in­clu­yen­do a los re­fu­gia­dos, Irán, Iraq, Li­bia, So­ma­lia y Su­dan de­ben ser de­pu­ra­dos ex­tre­ma­da­men­te. La pur­ga in­clu­ye a re­si­den­tes per­ma­nen­tes, in­clu­yen­do mu­je­res y ni­ños, aun­que ten­gan la fa­mo­sa ‘Green Card’ (Re­si­den­cia Per­ma­nen­te). A cien­tos de mi­les de per­so­nas les han si­do re­vo­ca­dos sus vi­sa­dos. Ellos han si­do de­te­ni­dos en los ae­ro­puer­tos, se les ha ne­ga­do una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a sus fa­mi­lia­res en Es­ta­dos Uni­dos o a un abo­ga­do y en­ton­ces han si­do de­por­ta­dos.

Hay con­fu­sión so­bre si se tra­ta de una ‘de­pu­ra­ción’ o de prohi­bir­les la en­tra­da a los mu­sul­ma­nes por su re­li­gión, lo que no só­lo ha si­do cri­ti­ca­do por tra­tar­se de dis­cri­mi­na­ción en con­tra de la re­li­gión del is­lam, sino por la cual la ad­mi­nis­tra­ción de Trump es­tá sien­do de­man­da­da en la cor­te.

Iró­ni­ca­men­te, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se no in­clu­yó en la lis­ta— de los paí­ses cu­yos ciu­da­da­nos de­ben ser ex­tre­ma­men­te de­pu­ra­dos—a nin­guno de los paí­ses don­de él y sus hi­jos tie­nen ne­go­cios, in­clu­yen­do a Ara­bia Sau­di­ta don­de se ori­gi­na­ron 15 de los 19 te­rro­ris­tas que el 11 de Sep­tiem­bre, 2001, cam­bia­ron el mun­do.

Por Dal­bert Sán­chez San­chez.da­bert@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.