Bo­ca­di­tos de ¡SA­LUD!

La Jornada (Canada) - - ENGLISH SECTION -

Los ca­na­dien­ses que fue­ron a las clí­ni­cas de me­di­ci­na de via­je, en­fer­mos con la in­fec­ción por el vi­rus Zi­ka, mues­tran una se­rie de preo­cu­pa­cio­nes, su­gie­re un nue­vo es­tu­dio. El

Zi­ka que se pro­pa­ga a tra­vés de mos­qui­tos en el Ca­ri­be, Su­da­mé­ri­ca, Cen­troa­mé­ri­ca y al­gu­nos es­ta­dos de los Es­ta­dos Uni­dos, se aso­cia con sín­to­mas si­mi­la­res al de la gri­pe. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las per­so­nas con Zi­ka no ten­drá sín­to­mas. Has­ta aho­ra no se ha­bían ana­li­za­do los da­tos pro­por­cio­na­dos por via­je­ros ca­na­dien­ses que re­gre­sa­ban en­fer­mos. El es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Ca­na­dian Me­di­cal Aso­cia­ción Jour­nal mos­tró que el Zi­ka fue diag­nos­ti­ca­do con tan­ta fre­cuen­cia como el den­gue. El vi­rus pue­de cau­sar mi­cro­ce­fa­lia y pa­ra­la­xis.

Al­gu­nos re­me­dios ca­se­ros pa­ra la sar­na:

La sar­na es una en­fer­me­dad (de la piel) cu­tá­nea cau­sa­da por el áca­ro Sar­cop­to, un pa­rá­si­to que in­fes­ta y ata­ca la piel. La pi­ca­zón sue­le ser se­ve­ra du­ran­te la no­che. Ella ge­ne­ral­men­te se pro­pa­ga por con­tac­to di­rec­to de la piel con la piel---con una per­so­na in­fec­ta­da. Sue­le ocu­rrir en in­di­vi­duos con un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­fi­cien­te, co­mún­men­te en per­so­nas ma­yo­res y per­so­nas que ya tie­nen un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­bi­li­ta­do. Se­gún es­tu­dios, el acei­te de Cla­vo ayu­da a des­ha­cer­se de la sar­na, por sus pro­pie­da­des an­ti-in­fla­ma­to­rias y an­ti-bac­te­ria­nas. La cúr­cu­ma es efec­ti­va cuan­do se mez­cla con acei­te de neem. Tam­bién se pue­de tra­tar con vi­na­gre blan­co. Aloe Ve­ra pue­de ace­le­rar el pro­ce­so de cu­ra­ción y por úl­ti­mo, mez­cla­da con agua y el le­gía ayu­da a ma­tar los áca­ros.

La so­ja no es tan mal como se pen­sa­ba:

Se­gún una nue­va in­ves­ti­ga­ción, el consumo de ali­men­tos de so­ja pue­de con­du­cir a una su­per­vi­ven­cia pro­lon­ga­da en al­gu­nas mu­je­res con cán­cer de ma­ma. És­te es uno de los más co­mu­nes en las mu­je­res. La en­fer­me­dad tam­bién pue­de afec­tar a los hom­bres. Sus fac­to­res de ries­go in­clu­yen an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer de ma­ma, so­bre­pe­so, una me­no­pau­sia tar­día o nun­ca dar a luz. In­ves­ti­ga­cio­nes an­te- rio­res han su­ge­ri­do que el consumo de pro­duc­tos de so­ja pue­de au­men­tar el ries­go de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma. Sin em­bar­go, de acuer­do con un nue­vo es­tu­dio, el com­po­nen­te de la so­ja tie­ne pro­pie­da­des si­mi­la­res a los es­tró­ge­nos pa­ra ra­len­ti­zar el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las de cán­cer ya men­cio­na­do.

Los ma­los há­bi­tos de sue­ño con­du­cen a au­men­to de pe­so:

Cier­tos ge­nes están aso­cia­dos con el au­men­to de pe­so, ha­cien­do cier­tas per­so­nas más sus­cep­ti­bles a la obe­si­dad. Se­gún un nue­vo es­tu­dio, los ma­los há­bi­tos de sue­ño pue­den con­du­cir a un au­men­to de pe­so en adul­tos con al­to ries­go de obe­si­dad ge­né­ti­ca. Se en­con­tró que las per­so­nas ge­né­ti­ca­men­te pre­dis­pues­tas a ella---cu­ya du­ra­ción del sue­ño era de­ma­sia­do lar­ga o de­ma­sia­do cor­ta---pe­sa­ban más que los que dor­mían en­tre 7-9 ho­ras ca­da no­che, lo re­co­men­da­ble. La sies­ta du­ran­te el día y el tra­ba­jo noc­turno tam­bién es­ta­ban vin­cu­la­dos a un pe­so ma­yor pa­ra aque­llos con al­to ries­go ge­né­ti­co de obe­si­dad. El es­tu­dio fue pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en el Jor­nal Ame­ri­cano de la Nu­tri­ción Clí­ni­ca.

Tra­ta­mien­to pa­ra la dis­fun­ción eréc­til en los hom­bres jó­ve­nes:

Cuan­do se tra­ta de la vi­ri­li­dad, la­men­ta­ble­men­te, la ma­yo­ría de los hom­bres ex­pe­ri­men­ta­rán pro­ble­mas pa­ra con­se­guir o man­te­ner el pe­cho rec­to en al­gún mo­men­to du­ran­te la edad adul­ta. Cla­ro, con­se­guir o man­te­ner una erec­ción no siem­pre se­rá cau­sa­do por un pro­ble­ma mé­di­co. Sin em­bar­go, al­gu­nos hom­bres desa­rro­llan la con­di­ción mé­di­ca lla­ma­da ‘dis­fun­ción eréc­til’. És­ta es una con­di­ción que ocu­rre cuan­do el mu­cha­cho aquel no re­ci­be su­fi­cien­te san­gre pa­ra pro­du­cir una erec­ción ca­paz de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les y pue­de ser cau­sa­da por la obe­si­dad, una die­ta po­bre, fal­ta de ejer­ci­cio o fu­mar. Con­sul­te un mé­di­co.

Por Dal­bert Sánchez San­chez.da­bert@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.