Es­cri­tu­ra co­la­bo­ra­ti­va, có­mo con­ver­tir­se en es­cri­tor en el pri­mer año de es­pa­ñol

La Jornada (Canada) - - TENDIENDO PUENTES -

Cuan­do los es­tu­dian­tes se ma­tri­cu­lan en un cur­so de es­pa­ñol co­mo len­gua ex­tran­je­ra en el ni­vel prin­ci­pian­te, nun­ca re­la­cio­nan el ini­cio del es­tu­dio de un se­gun­da len­gua con vol­ver­se es­cri­to­res y es­cri­to­ras. Mu­cho me­nos, se ima­gi­nan que des­pués de es­cri­bir su li­bro, re­ci­bi­rán de­re­chos de au­tor. Ade­más, nun­ca se ima­gi­na­rán que con su li­bro ayu­da­rán a una co­mu­ni­dad de ni­ños en Cuba que ne­ce­si­tan ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co de es­te ti­po, es de­cir, a par­te de apren­der es­pa­ñol, tam­bién lo­gran un com­pro­mi­so con la co­mu­ni­dad. Na­die se ima­gi­na que to­da es­ta aven­tu­ra su­ce­da en es­pa­ñol pa­ra prin­ci­pian­tes en la uni­ver­si­dad e Wes­tern. No obs­tan­te, sí su­ce­de. Los es­tu­dian­tes del pri­mer año de es­pa­ñol han lo­gra­do lle­var a ca­bo to­do lo des­cri­to al ini­cio.

El lec­tor se pre­gun­ta­rá có­mo es po­si­ble que en una eta­pa tan tem­pra­na del apren­di­za­je del es­pa­ñol, los es­tu­dian­tes sean ca­pa­ces de lo­grar tan­to. La mo­ti­va­ción es uno de los prin­ci­pa­les factores pa­ra con­se­guir di­chos re­sul­ta­dos. Los pro­fe­so­res del de­par­ta­men­to de es­pa­ñol han po­di­do mo­ti­var a los es­tu­dian­tes pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del pro­yec­to pi­lo­to so­bre es­cri­tu­ra co­la­bo­ra­ti­va a tra­vés de la pla­ta­for­ma Story­bird.com.

El nom­bre de la pla­ta­for­ma de es­cri­tu­ra crea­ti­va en in­glés in­vi­ta a vo­lar con nues­tra ima­gi­na­ción a tra­vés de la es­cri­tu­ra. Tie­ne una in­ter­faz muy sen­ci­lla e in­tui­ti­va en su ma­ne­jo, ca­rac­te­rís­ti­cas que la con­vier­ten en una he­rra­mien­ta con una cur­va de apren­di­za­je que no es com­pli­ca­da pa­ra los es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res. Por ello, los es­tu­dian­tes de las tres sec­cio­nes ini­cia­les de es­pa­ñol 1030 han vis­to una opor­tu­ni­dad pa­ra ex­plo­tar su crea­ti­vi­dad a tra­vés de Story­bird.com. Qué otra me­jor ma­ne­ra de de­mos­trar a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías lo que se apren­de en cla­se. De es­ta ma­ne­ra, en el de­par­ta­men­to de es­pa­ñol de la uni­ver­si­dad Wes­tern, se une lo que en mu­chos ca­sos, en pleno si­glo XXI se en­cuen­tra se­pa­ra­do: la edu­ca­ción y las nue­vas tec­no­lo­gías. Dos pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra la so­cie­dad ac­tual que de­ben ir de la mano con­ti­nua­men­te.

Por otra par­te, con es­ta ac­ti­vi­dad de es­cri­tu­ra co­la­bo­ra­ti­va, los es­tu­dian­tes se sien­ten mu­cho más có­mo­dos y sa­tis­fe­chos con su pro­duc­ción es­cri­ta. No se pue­de ol­vi­dar la an­gus­tia de es­cri­bir una com­po­si­ción en cla­se, la cual se de­be lle­var a ca­bo en una ho­ra. No to­dos los es­tu­dian­tes se sien­ten sa­tis­fe­chos cuan­do ven su no­ta, y pien­san que pu­do ser me­jor si no hu­bie­sen es­ta­do ba­jo la pre­sión del tiem­po y el efec­to co­la­te­ral que la eva­lua­ción pro­du­ce en la me­mo­ria de mu­chos es­tu­dian­tes, quie­nes al mo­men­to de la prue­ba su­fren un ata­que de am­ne­sia tem­po­ral. En cam­bio, con el pro­yec­to de es­cri­bir un li­bro ilus­tra­do pa­ra ni­ños de en­tre 7 y 10 años, no su­ce­de tal si­tua­ción por­que es un pro­ce­so que du­ra un se­mes­tre y en el que los es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res se in­vo­lu­cran, ya no en tér­mi­nos de la eva­lua­ción y la pre­sión. To­do lo con­tra­rio, la an­gus­tia se ol­vi­da y su­ce­de que los es­tu­dian­tes cam­bian su vi­sión de lo que es­tán pro­du­cien­do y lo to­man co­mo un pro­yec­to per­so­nal, por­que es una crea­ción pro­pia que va a lle­gar a otro lu­gar del mun­do y le fa­ci­li­ta­rá el apren­di­za­je de la lec­tu­ra a mu­chos ni­ños que no tie­nen su­fi­cien­te ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co en sus es­cue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.