Bo­ca­di­tos

La Jornada (Canada) - - TENDIENDO PUENTES -

Los edul­co­ran­tes ba­jos en ca­lo­rías no son bue­nos co­mo se pien­sa:

En el mun­do de hoy quie­nes con­tro­la­mos de ma­ne­ra ob­se­si­va to­do lo que con­su­mi­mos, pre­fe­ri­mos los edul­co­ran­tes ba­jos en ca­lo­rías. ¡Pe­ro cui­da­di­to, cui­da­di­to, cui­da­di­to! Se­gún un nue­vo es­tu­dio, ellos au­men­tan la for­ma­ción de gra­sa en los in­di­vi­duos que ya es­tán obe­sos. La in­ves­ti­ga­ción re­ve­la que los edul­co­ran­tes, co­mo los que con­tie­nen los re­fres­cos de die­ta, pue­den au­men­tar la for­ma­ción de gra­sa. Los cien­tí­fi­cos de la Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity así lo con­clu­ye­ron me­dian­te el aná­li­sis de los efec­tos de la su­cra­lo­sa en las cé­lu­las ma­dre de­ri­va­das de te­ji­do adi­po­so hu­mano, así co­mo en mues­tras de gra­sa ab­do­mi­nal.

El sín­dro­me de la fa­ti­ga cró­ni­ca:

El sín­dro­me de la fa­ti­ga cró­ni­ca es una en­fer­me­dad de­bi­li­tan­te ca­rac­te­ri­za­da por fa­ti­ga se­ve­ra que du­ra más de seis me­ses. La con­di­ción tam­bién es acom­pa­ña­da por una se­rie de síntomas des­de do­lo­res de ca­be­za a do­lor mus­cu­lar y la dis­fun­ción cog­ni­ti­va. Una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción [Co­lum­bia Uni­ver­sity] en­con­tró que muy pron­to los mé­di­cos po­drían diag­nos­ti­car la en­fer­me­dad y tra­tar­la con ma­yor efi­ca­cia. El sín­dro­me de la fa­ti­ga cró­ni­ca es más fre­cuen­te en las mu­je­res.

¡De­tec­tar el cán­cer de prós­ta­ta olien­do los ori­nes!:

In­ves­ti­ga­do­res de In­dia­na Uni­ver­sity creen que una vez per­fec­cio­na­da, oler una mues­tra de ori­na po­dría de­tec­tar el cán­cer de prós­ta­ta. Es­te mé­to­do ayu­da­ría a los mé­di­cos a re­du­cir las biop­sias in­ne­ce­sa­rias pa­ra el diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad. Tras ser apro­ba­da, la mis­ma es­ta­ría lis­ta pa­ra uso clí­ni­co en tan só­lo unos años, lo que evi­ta­ría que mi­les de hom­bres ten­gan que so­me­ter­se a biop­sias in­ne­ce­sa­rias. Los úl­ti­mos re­sul­ta­dos de la prue­ba ex­pe­ri­men­tal mues­tran que un 90 por cien­to de mues­tras de ori­na en hom­bres con cán­cer de prós­ta­ta con­te­nían un pe­que­ño con­jun­to de com­pues­tos iden­ti­fi­ca­bles que es­ta­ban au­sen­tes en las mues­tras de hom­bres sa­nos.

Los bomberos pro­pen­sos a en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res:

Una nue­va in­ves­ti­ga­ción aña­de otro pe­li­gro a la lar­ga lis­ta de pe­li­gros aso­cia­dos a uno de los tra­ba­jos más arries­ga­dos. El ca­lor ex­tre­mo ha si­do vin­cu­la­do a un ries­go ma­yor ries­go de ata­ques del co­ra­zón en los bomberos. El pe­li­gro más ob­vio du­ran­te la pro­xi­mi­dad a las lla­mas es, des­de lue­go, las po­ten­cia­les que­ma­du­ras. Sin em­bar­go, exis­te otro ase­sino más in­si­dio­so que se es­con­de de­trás de la pi­ra. Pa­ra in­ves­ti­gar por qué es­te po­dría ser el ca­so, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res en el Reino Uni­do, es­tu­dió a 19 bomberos sa­nos y no fu­ma­do­res. Sus ha­llaz­gos, pu­bli­ca­dos en la Revista Cir­cu­la­tion, son los pri­me­ros en de­mos­trar los cam­bios es­pe­cí­fi­cos en la san­gre des­pués de la par­ti­ci­pa­ción en una prue­ba de simulación de in­cen­dios.

Téc­ni­cas pa­ra va­ciar la ve­ji­ga:

La fre­cuen­cia uri­na­ria pue­de sig­ni­fi­car que una per­so­na se des­pier­ta nu­me­ro­sas ve­ces du­ran­te la no­che con ga­nas de ir al ba­ño. Es­tos son só­lo al­gu­nos de los pro­ble­mas aso­cia­dos con la fre­cuen­cia uri­na­ria. Pa­ra al­guien que va al ba­ño con más fre­cuen­cia, exis­ten téc­ni­cas que pue­den tra­tar pa­ra ase­gu­rar­se que va­cían su ve­ji­ga por com­ple­to. Por ejem­plo, la uti­li­za­ción de la téc­ni­ca de ‘do­ble va­cia­do’ en la que se es­pe­ra un po­co des­pués de va­ciar la ve­ji­ga y des­pués se vuel­ve a in­ten­tar. Ade­más, el en­tre­na­mien­to de la ve­ji­ga y ejer­ci­cios de la mus­cu­la­tu­ra pél­vi­ca que ayu­dan a los ner­vios y múscu­los in­vo­lu­cra­dos en el va­cia­do de la ve­ji­ga a fun­cio­nar me­jor. Asi­mis­mo, la ma­nio­bra de Cre­dé. Aquí se tra­ta de ha­cer una pre­sión su­pra­pú­bi­ca (con la mano) du­ran­te la mic­ción pa­ra fa­ci­li­tar el com­ple­to va­cia­do.

Los be­ne­fi­cios del be­so:

Los in­for­mes cien­tí­fi­cos nos di­cen que el be­so au­men­ta los ni­ve­les de oxi­to­ci­na, la sus­tan­cia quí­mi­ca na­tu­ral que cal­ma el cuer­po. Ade­más au­men­ta las en­dor­fi­nas, las sus­tan­cias quí­mi­cas que ha­cen sen­tir bien el cuer­po. Tam­bién se com­pro­ba­do que el in­ter­cam­bio de sa­li­va a tra­vés de los be­sos au­men­ta la do­pa­mi­na, que ayu­da a sen­tir­se ro­mán­ti­ca­men­te cer­ca. Se­gún al­gu­nos den­tis­tas los sa­li­va­zos du­ran­te el be­so te ayu­dan a eli­mi­nar bac­te­rias da­ñi­nas, a re­mi­ne­ra­li­zar los dien­tes y a pro­te­ger­los de ata­ques de áci­dos. El be­so es ca­paz de in­du­cir una sen­sa­ción de cal­ma, la re­la­ja­ción, y la unión en los se­res hu­ma­nos. Da­do que la hor­mo­na se li­be­ra du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les y el or­gas­mo, el be­so ha de­mos­tra­do ser tan po­ten­te co­mo la me­di­ta­ción y mu­chos me­di­ca­men­tos con­tra la an­sie­dad en la pro­duc­ción de una sen­sa­ción de paz y sa­tis­fac­ción.

Por

Dal­bert Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.