An­ti­guo alia­do de Cuba, Venezuela y el co­mu­nis­mo

La Jornada (Canada) - - MUNDO -

El ve­ne­zo­lano Ilich Ra­mí­rez Sán­chez, alias Car­los “El Cha­cal”, fi­gu­ra del te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal de los años 1970 y 1980, fue con­de­na­do es­te mar­tes a ca­de­na per­pe­tua por un aten­ta­do co­me­ti­do ha­ce más de 40 años en Pa­rís. zón de Pa­rís en 1974 y en el que mu­rie­ron dos per­so­nas y re­sul­ta­ron he­ri­das 34.

En­car­ce­la­do en Fran­cia des­de que fue cap­tu­ra­do en 1994 en una ope­ra­ción del es­pio­na­je fran­cés en Su­dán, es­te an­ti­guo ac­ti­vis­ta por la cau­sa pa­les­ti­na pur­ga ya dos con­de­nas a per­pe­tui­dad por un tri­ple ho­mi­ci­dio en 1975 en Pa­rís y por cua­tro aten­ta­dos co­me­ti­dos tam­bién en Fran­cia ha­ce trein­ta años.

“Las víc­ti­mas que lu­chan en me­dio de una so­le­dad ex­tre­ma des­de ha­ce 40 años ob­tu­vie­ron jus­ti­cia hoy”, de­cla­ró an­te la pren­sa Geor­ges Ho­lleaux, abo­ga­do de 18 de las 30 par­tes ci­vi­les del jui­cio, en­tre ellas las viu­das de los dos fa­lle­ci­dos.

“Es­te ve­re­dic­to es la prue­ba de que la im­pu­ni­dad no exis­te a par­tir del mo­men­to en que se lu­cha. Que lo se­pan los au­to­res de crí­me­nes te­rro­ris­tas, las víc­ti­mas des­de aho­ra no desis­ti­rán nun­ca”, agre­gó.

La de­fen­sa, que ha­bía so­li­ci­ta­do que Car­los sea ab­suel­to, con­si­de­ran­do que no exis­te nin­gu­na prue­ba de su cul­pa­bi­li­dad, anun­ció que re­cu­rri­rá la sen­ten­cia. “Nos ve­re­mos en un año”, lan­zó Fran­cis Vui­lle­min, que de­fien­de a “El Cha­cal” des­de ha­ce 20 años.

En su úl­ti­ma de­cla­ra­ción an­tes del ve­re­dic­to, Car­los, que acos­tum­bra pro­nun­ciar lar­gos so­li­lo­quios de va­rias ho­ras, sor­pren­dió al tri­bu­nal con un mo­nó­lo­go de ape­nas trein­ta mi­nu­tos en el que tra­tó de des­acre­di­tar un pro­ce­so “irre­gu­lar”. “Los pro­ce­sos cri­mi­na­les no me re­sul­tan ex­tra­ños”, de­cla­ró el ve­ne­zo­lano, ves­ti­do con una ele­gan­te cha­que­ta ne­gra, pa­ra­do tras un cris­tal blin­da­do y acom­pa­ña­do de dos gen­dar­mes. Tam­bién pi­dió al pre­si­den­te del tri­bu­nal que “to­me la de­ci­sión co­rrec­ta”.

El jui­cio se abrió el 13 de mar­zo al tér­mino de una lar­ga ba­ta­lla le­gal tras la cual la jus­ti­cia fran­ce­sa es­ti­mó que la pres­crip­ción de diez años que­dó in­te­rrum­pi­da por pro­ce­di­mien­tos de la in­ves­ti­ga­ción en otros su­ma­rios, que a su pa­re­cer es­tán co­nec­ta­dos con el aten­ta­do de 1974.

La in­ves­ti­ga­ción es­ta­ble­ció una co­ne­xión en­tre Car­los, ese aten­ta­do y una to­ma de rehe­nes que co­men­zó dos días an­tes en la em­ba­ja­da fran­ce­sa en La Ha­ya en ma­nos del Ejér­ci­to Ro­jo ja­po­nés, un gru­po ar­ma­do ja­po­nés de ex­tre­ma iz­quier­da.

La fis­ca­lía cree que Car­los co­me­tió es­te aten­ta­do pa­ra do­ble­gar al go­bierno fran­cés en ple­na ne­go­cia­ción con los se­cues­tra­do­res de La Ha­ya, que exi­gían la li­be­ra­ción de uno de sus miem­bros de­te­ni­do en el ae­ro­puer­to parisino de Orly.

La acu­sa­ción se ba­só tam­bién en los tes­ti­mo­nios de an­ti­guos ca­ma­ra­das del ve­ne­zo­lano y en el ori­gen de la gra­na­da uti­li­za­da en el aten­ta­do. Es­ta úl­ti­ma for­ma­ba par­te del mis­mo lo­te que las usa­das por los se­cues­tra­do­res de La Ha­ya y que la des­cu­bier­ta en Pa­rís en el do­mi­ci­lio de la aman­te de Car­los.

El fis­cal ci­tó ade­más una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en 1979 en la revista Al-Wa­tan Al-Ara­bi en la que Car­los reivin­di­có el aten­ta­do. Pa­ra la fis­ca­lía, aun­que el acu­sa­do ne­gó pos­te­rior­men­te ha­ber da­do esa en­tre­vis­ta, en la mis­ma fi­gu­ra­ban “ex­pli­ca­cio­nes que el pe­rio­dis­ta no po­día co­no­cer”. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.