El sim­bó­li­co Re­loj del Apo­ca­lip­sis se acer­ca a la me­dia­no­che

La Jornada (Canada) - - ENGLISH SECTION -

Las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te Do­nald Trump y el “en­som­bre­ci­mien­to del es­ta­do de la se­gu­ri­dad glo­bal” hi­cie­ron el mun­do más in­cier­to, se­ña­ló el Bo­le­tín de Cien­tí­fi­cos Ató­mi­cos, que ade­lan­tó su Re­loj del Apo­ca­lip­sis 30 se­gun­dos más ha­cia la me­dia­no­che. las de­cla­ra­cio­nes de una so­la per­so­na”, di­je­ron dos de sus cien­tí­fi­cos, Lawrence Krauss y Da­vid Titley, en una co­lum­na de opinión en The New York Ti­mes.

“Pe­ro cuan­do esa per­so­na es el nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, sus pa­la­bras im­por­tan”, ad­vir­tie­ron.

Des­de 1947, es­te re­loj se ac­tua­li­za por la jun­ta di­rec­ti­va del Bu­lle­tin of the Ato­mic Scien­tists. El número de mi­nu­tos pa­ra las do­ce de la no­che me­dia­no­che es co­rre­gi­do pe­rió­di­ca­men­te y ayer se ade­lan­tó 30 se­gun­dos pa­ra que­dar­se a só­lo dos mi­nu­tos y me­dio de las do­ce.

Y es que des­de que fue pues­to en ho­ra por pri­me­ra vez en 1947, cuan­do mar­ca­ba las 23:50, el re­loj ha es­ta­do muy cer­ca de dar las do­ce cam­pa­na­das, don­de no ha­bría las tra­di­cio­na­les do­ce uvas de la suer­te, sino la des­truc­ción to­tal.

Los ri­fi­rra­fes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la en­ton­ces Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas mo­vían las ma­ne­ci­llas pe­li­gro­sa­men­te. Así, en 1953, la hu­ma­ni­dad se que­dó a dos mi­nu­tos pa­ra el fin del mun­do, 23:58, el mo­men­to más crí­ti­co de to­da la his­to­ria. Was­hing­ton pro­ba­ba su pri­mer in­ge­nio ter­mo­nu­clear y Mos­cú ha­cía lo pro­pio. efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.