Una ex­po­si­ción eso­bre ana­to­mía n Ro­ma can­ce­la un es­pec­tácu­lo que cau­só des­ma­yos

La ex­po­si­ción “Real Bo­dies”, que ex­pli­ca có­mo fun-cio­na el cuer­po hu­mano, ha sus­pen­di­do cua­tro días des­pués de su inau­gu­ra­ción en Ro­ma una en ac­tua­ción en la que hom­bres y mu­je­res se col­ga­ban de la piel, lo que cau­sa­ba ma­reos y des­ma­yos en­tre el pú­bli­co.

La Jornada (Canada) - - NEWS -

La mues­tra, que es iti­ne­ran­te y en los úl­ti­mos años ha re­co­rri­do ciu­da­des co­mo Madrid, Pamplona, Bar­ce­lo­na o Mi­lán, se ex­hi­be aho­ra en el cen­tro Gui­do Re­ni Dis­trict de la ca­pi­tal ita­lia­na, has­ta el 2 de ju­lio.

“Real Bo­dies” in­clu­ye ca­dá­ve­res hu­ma­nos “plas­ti­na­dos” (a los que se les han ex­traí­do los lí­qui­dos pa­ra sus­ti­tuir­los por si­li­co­na), ór­ga­nos, mo­mias y fe­tos con el ob­je­ti­vo de in­vi­tar a los asis­ten­tes a co­no­cer el fun­cio­na­mien­to del cuer­po hu­mano y pro­mo­ver la adop­ción de há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble.

Pe­ro en el ca­so de Ro­ma, uno de los atrac­ti­vos prin­ci­pa­les era un es­pec­tácu­lo de sus­pen­sión a car­go del equi­po “Wild Sus­pen­sion Team” en el que hom­bres y mu­je­res se col­ga­ban de la piel con gan­chos de me­tal pa­ra po­ner en prác­ti­ca una an­ti­gua técnica que re­quie­re de una se­ve­ra con­cen­tra­ción y de gran fuer­za fí­si­ca, se­gún in­for­man los me­dios lo­ca­les.

El es­pec­tácu­lo, sin em­bar­go, ha si­do de­ma­sia­do im­pre­sio­nan­te pa­ra los vi­si­tan­tes y la or­ga­ni­za­ción ha te­ni­do que sus­pen­der­lo des­pués de que 13 per­so­nas su­frie­ran ma­reos, e in­clu­so en al­gu­nos ca­sos lle­ga­ran a des­ma­yar­se, tras ver la san­gre que co­rría por el cuer­po de los ar­tis­tas.

En­tre los afec­ta­dos se en­cuen­tra un jo­ven de 16 años que sin­tió un vahí­do y al caer­se al sue­lo se hi­zo una he­ri­da le­ve en la ca­be­za.

El pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción pro­mo­to­ra del even­to, Ve­ni­ce Ex­hi­bi­tion srl, Mau­ro Ri­go­ni, mos­tró su sor­pre­sa por los efec­tos que el es­pec­tácu­lo ha cau­sa­do en­tre los vi­si­tan­tes y la­men­tó su can­ce­la­ción.

“Las sus­pen­sio­nes te­nían so­lo una fi­na­li­dad cien­tí­fi­ca y cier­ta­men­te no es­pe­rá­ba­mos una reac­ción de su­fri­mien­to y de im­pre­sión co­mo la que se ha pro­du­ci­do en­tre el pú­bli­co”, con­si­de­ró.

La san­gre que aflo­ra­ba de las he­ri­das de los ar­tis­tas du­ran­te el es­pec­tácu­lo “era una can­ti­dad de po­cos mi­lí­me­tros”, com­pa­ra­ble a “la que se pro­du­ce en un pe­que­ño cor­te du­ran­te un ac­ci­den­te do­més­ti­co”, ase­gu­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.