Trum­pse­de­pri­mey Co­mey­se­lo­co­me

La Jornada (Canada) - - QUE PASA -

Los pri­me­ros me­ses de su pre­si­den­cia han si­do un nau­fra­gio pa­ra las mu­je­res, los ne­gros, los ho­mo­se­xua­les, los tran­se­xua­les, y los re­fu­gia­dos – mien­tras es­tos úl­ti­mos les co­rren a las atro­ci­da­des, co­me­ti­das por los go­bier­nos de sus paí­ses. Asi­mis­mo, pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas de an­sie­dad y de­pre­sión por ca­re­cer de la fa­mo­sa “green card” pa­ra sa­lir de la clan­des­ti­ni­dad a ga­nar­se la co­mi­da.

Tras el mis­mo Trump ad­mi­tir que no cree en ha­cer ejer­ci­cios, va­rias ca­de­nas de no­ti­cias es­ta­dou­ni­den­ses re­por­tan que, tras mu­dar­se a la Ca­sa Blan­ca, Trump ha au­men­ta­do mu­cho de pe­so.

“Aho­ra vi­ve den­tro de sí mis­mo, que es un lu­gar pe­li­gro­so pa­ra Do­nald Trump”, re­ve­ló CNN una fuen­te que ha­bla con el pre­si­den­te. “Lo veo emo­cio­nal­men­te re­ti­ra­do, ha subido de pe­so y no tie­ne a na­die en quien con­fiar”. Po­co a po­co, Trump es­tá des­cu­brien­do que la pre­si­den­cia, no es co­mo ad­mi­nis­trar un ho­tel. Ella es pa­ra co­me-hom­bres y has­ta aho­ra Trump só­lo ha de­mos­tra­do ser só­lo un du­ro con sus tweets.

Y ha­blan­do de tweets, re­cien­te­men­te, Trump twi­tió una pa­la­bra que na­die en­cuen­tra. “A pe­sar de lo ne­ga­ti­vo de la pren­sa cov­fe­fe”. El po­bre Sean Spi­cer, por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, siem­pre con la di­fí­cil ta­rea de te­ner que tra­du­cir los tweets de su je­fe. “El pre­si­den­te y un pe­que­ño gru­po de per­so­nas sa­ben exac­ta­men­te lo que él qui­so de­cir”, le res­pon­dió Spi­cer a los pe­rio­dis­tas.

¡Quéee! “¿Un pe­que­ño gru­po de per­so­nas?” A pe­sar de que se tra­tó de una sim­ple erra­ta, pe­rio­dis­tas y co­mu­ni­ca­do­res es­cu­dri­ña­ban ma­ta­bu­rros por do­quier bus­can­do el sig­ni­fi­ca­do de ‘cov­fe­fe’ y en to­dos los idio­mas, pe­ro no lo en­con­tra­ron. Se es­pe­cu­ló que Trump es­cri­bió cov­fe­fe en su cuen­ta de Twit­ter y se dur­mió. Sin em­bar­go, unas cin­co ho­ras más tar­des lo bo­rró.

Al en­te­rar­se de que el FBI in­ves­ti­ga­ba la su­pues­ta in­tru­sión de Ru­sia, cuan­do Vla­di­mir Pu­tin tá­ci­ta­men­te bus­ca­ba afec­tar a (Hi­llary Clin­ton) la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Do­nald Trump no po­día que­dar­se tran­qui­lo. De he­cho, el pre­si­den­te ter­mi­nó can­ce­lan­do Ja­mes Co­mey an­tes de que cum­plie­ra su man­da­to de 10 años, co­mo ca­be­za de la prin­ci­pal ra­ma de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. Co­mey tes­ti­fi­có que, co­mo pre­si­den­te elec­to, el pri­mer man­da­ta­rio de la na­ción lo in­vi­tó a la Ca­sa Blan­ca pa­ra pe­dir­le un “ju­ra­men­to de leal­tad”.

En lo que du­ró co­mo director del FBI, Co­mey ha­bló con el pre­si­den­te Trump nue­ve ve­ces. Ba­jo ju­ra­men­to, en una au­dien­cia pú­bli­ca don­de el Se­na­do in­ves­ti­ga si con su des­pe­di­da Trump bus­ca­ba de­te­ner la in­ves­ti­ga­ción de Ru­sia y si ha obs­trui­do la jus­ti­cia, Co­mey agre­gó que en los ocho años que Ba­rack Oba­ma du­ró co­mo pre­si­den­te, ha­bló con él só­lo tres ve­ces.

¡Nun­ca ti­re el per­so­nal de in­te­li­gen­cia de­ba­jo del bus, por­que cuan­do lo­gran sa­lir­se te co­men vi­vo! Trump se de­di­có a de­ni­grar a quie­nes es­ta­ban al fren­te de las di­fe­ren­tes agencias de in­te­li­gen­cias, cuan­do sus res­pec­ti­vos en­car­ga­dos teo­ri­za­ban que exis­tía la po­si­bi­li­dad de que Ru­sia se ha­bía in­mis­cui­do en las pa­sa­das elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Co­mey no só­lo es­cri­bió con­tem­po­rá­nea­men­te ca­da vez que se reunía y se co­mu­ni­ca­ba con Do­nald Trump, en per­so­na o por te­lé­fono, sino que tras ser des­pe­di­do le fil­tró in­for­ma­ción a la pren­sa so­bre esas con­ver­sa­cio­nes. Co­mo sue­le ha­cer, Trump lo til­dó de fil­tra­dor de in- for­ma­ción y su abo­ga­do pro­me­tió acu­sar a Co­mey for­mal­men­te de un cri­men. Ello, se­gún ex­per­tos no pro­ce­de, ya que Co­mey co­mu­ni­có in­for­ma­ción per­so­nal y cuan­do lo hi­zo era un ciu­da­dano co­mún y no director del FBI.

Co­mey fue fur­ti­vo cuan­do es­cri­bía el ca­viar de sus en­cuen­tros con el pre­si­den­te.

“Re­cuer­do ha­ber pen­sa­do: Es­te es un acon­te­ci­mien­to muy in­quie­tan­te”, di­jo Co­mey, agre­gan­do que hi­zo una nota men­tal por­que ne­ce­si­ta­ba re­cor­dar ca­da pa­la­bra de la con­ver­sa­ción y do­cu­men­tar­la. Asi­mis­mo, tam­bién to­mó la de­ci­sión de pa­ten­ti­zar­la de al­gu­na ma­ne­ra que no afec­ta­ría la cla­si­fi­ca­ción de se­gu­ri­dad, pues sus no­tas po­drían ser pos­te­rior­men­te com­par­ti­das con co­le­gas e in­ves­ti­ga­do­res del go­bierno. “Mi pen­sa­mien­to fue que si es­cri­bo de tal ma­ne­ra que no in­clu­ya na­da que des­en­ca­de­ne la cla­si­fi­ca­ción, eso ha­rá que sea más fá­cil dis­cu­tir en el FBI y el go­bierno”.

Co­mey afir­mó que cuan­do de­ci­dió co­mu­ni­car­se in­di­rec­ta­men­te con la pren­sa, lo hi­zo pa­ra pro­te­ger la in­te­gri­dad del FBI, por­que Trump ha­bía men­ti­do y ata­ca­do pú­bli­ca­men­te a sus in­ves­ti­ga­do­res. Ade­más, lo hi­zo pa­ra obli­gar a que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de­sig­na­ra a un in­ves­ti­ga­dor es­pe­cial.

Co­mey lo­gró su ob­je­ti­vo: Ro­bert Mue­ller, el tam­bién ex director del FBI fue de­sig­na­do pa­ra di­ri­gir las pes­qui­sas so­bre los po­si­bles ne­xos de Do­nald Trump y el go­bierno de Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Canada

© PressReader. All rights reserved.